Del 29 de septiembre al 23 de octubre Participa de nuestro premio Contar lo Nuestro

Un testimonio de manos que sangraban

Nithy Kasa es una poeta nacida en El Congo y radicada en Irlanda. Sus poemas han sido publicados en Poetry Ireland Review, Trumpet Magazine, SAH Journal, Flare, A New Ulster, Dedalus Press’s Writing Home: The New Irish Poets y la antología conmemorativa de The Ireland Chair of Poetry Hold Open the Door de UCD Press. Participó con su poesía en la serie de Ó Bhéal Make a Connection, para el Año Europeo del Patrimonio Cultural (EYCH, 2018). Fue poeta invitada para la Residencia de MFA de la Universidad de Carlow (EE. UU., 2019) en el Trinity College de Dublín, y fue preseleccionada para el Red Line Book Festival el mismo año. Ha dado charlas en la Universidad Nacional de Irlanda Galway y la Real Academia Irlandesa sobre Lengua y Migración.

 

En los poemas de Nithy Kasa, hallamos una constante reivindicación de su identidad como mujer congoleña. Frecuentemente, aparecen imágenes inspiradas en el colonialismo y el genocidio sufrido por su nación. Maldita por su riqueza.

 

Nithy se pronuncia, a menudo, en contra del abuso y la discriminación. En una lectura general de su obra, produce la sensación de que “todo tiempo pasado fue mejor”, ya que como migrante, nos revela en sus versos el constante anhelo por tocar la tierra que la vio nacer.

Nithy 

Antes de que llegara la muerte

Del jardín de los huesos
huyen los zorzales
el camino está en cenizas

La luz bosteza
y golpea el cristal de la ventana
hay una hoja

joven y verde
observa a la muerte
como si no fuera
la muerte
en absoluto

 

Reunión

Eran rojas las talladas colinas en el lomo de la granja
un testimonio de manos que sangraban
trabajábamos con pico y pala
y con las manos arrancábamos las cebolletas por el pescuezo
recolectábamos la hierba
parecía un prado de arroz a lo lejos
el barro, como guantes, hería las muñecas
donde reposaban los relojes
los cultivos se diseñaban en el cuero cabelludo
de la tierra como hileras de maíz
clasificados en cestas
una venta de veintidós y el resto para comer
nos bañábamos en el río y, después
caminábamos hacia la casa, hacia la calma
en un sendero iluminado por insectos
con un arroyo que relamía las oraciones
y una iglesia, dulce al paladar de la tierra

 

Después

Lo que viste, mirándote a los ojos, para siempre
eran las lunas como bulbos, danzando
las cenizas sepultaron a los negros
se prolongaron los eclipses durante años
te miramos fijamente en tus momentos tranquilos
y nos preguntamos si te desviaste
o si era otra la hora de oración
tu cabello continuaba siendo en el verano
la fría hierba del inverno

 

Un Opus

La calle O’Connell está excavada y prohibida
los cláxones, los bang-bang
el tic-tac de las doce en punto
Otros rieles se añaden
aunque los obreros carecen de abrigos
allí, atiborrados, en el único semáforo
que aún funciona, el alfa mira
y, al otro lado

Un niño se oculta en una envoltura
(no se divisan sus ojos
hace demasiado frío para salir)

Entonces, la lluvia moja la bolsa
la multitud se mueve, avanza el rebaño
en un ensayo de migración
alguien con diferencias miserables
para él, es una costa

 

Acentos

Mi acento quedó exiliado
blanqueando su piel
con las caderas metidas en un corsé
masticando inglés
con agua salada lavó sus pies
reposó en una roca y habló solo

Enseñó a la lengua otra pronunciación
aunque lo contrariaba

Sabrán que llegaste aquí en barco, no en bicicleta

Transcurrieron los días pasando verbos
por el ojo de una aguja
tejiendo frases y un pinchazo
hizo arrodillar a quien fui de niña

Vine a alejarme del problema
el inglés no vino a mí
para quedarse

Lee más columnas de María Del Castillo

 

*Las opiniones aquí expresadas son de exclusiva responsabilidad del autor y pueden o no coincidir con las de este medio de comunicación.

 

Fotografía: Cortesía

 

CATEGORÍAS

opinión

Recomendados

Yo soy chocoano de nacimiento: una auto¬representación para un nuevo rumbo

RECOMENDADOS / 21 de abril de 2015

Actualmente  la  chocoanidad  vive  la  gran  crisis  de  la  auto¬representación.   . . .

Y si la muerte pisa nuestro huerto, ¿Qué dejaremos?

RECOMENDADOS / 27 de octubre de 2021

El otro día me encontraba trastornado por la noticia del asesinato del líder social del San Juan . . .

Y deja que las emociones te ayuden a vivir…

RECOMENDADOS / 11 de agosto de 2021

Las emociones son nuestra realidad, estas influyen en el relacionamiento con el otro y cualquier . . .

Víctimas del conflicto interno armado en Colombia, nuestro asunto pendiente

RECOMENDADOS / 11 de diciembre de 2020

"Aún en el territorio nacional hay personas víctimas del conflicto interno armado, que no tien . . .