Del 29 de septiembre al 23 de octubre Participa de nuestro premio Contar lo Nuestro

Silencio en los tambores palenqueros con la muerte Rafael Cassiani

Rafael cassiani

“La vida es muy bonita pero al fin siempre se acaba, ¡ay, madre linda! la vida no vale nada”, narra una de las canciones del Sexteto de Tabalá, agrupación que dirigía el maestro Rafael Cassiani.

 

El pasado 4 de junio del 2022, a sus 88 años murió Rafael Cassiani Cassiani, un cantante, compositor, líder comunitario, agricultor y formador de varias generaciones musicales, con las que intentaba preservar el legado cultural y sonoro del que se sentía responsable. Cassiani, nacido en 1934, perdió la vida a causa de un infarto en su natal San Basilio de Palenque, rodeado de sus familiares y amigos.

 

Desde pequeño, el maestro recibió, preservó y expuso el legado sonoro y ancestral que heredó de su padre quien era gaitero y sus tíos quienes fueron compositores y creadores del Sexteto Habanero de Palenque; grupo musical al que perteneció desde su niñez. Cassiani aprendió a cantar, tocando las maracas y luego desarrollándose como compositor, un legado de más un siglo de música.

 

Su gusto por la música comenzó siendo aún niño y agricultor, ingenieros cubanos llevaron la música en sextetos a las plantaciones de caña que se encontraban sembradas cerca de San Basilio de Palenque, en estas canciones los tambores africanos eran los protagonista y hablaban de la vida, la libertad, la cotidianidad y el amor. Es el autor de canciones como: ‘La reina de los jardines’, ‘Rosa Carminia’, ‘Esta tierra no es mía’, ‘La puncherita’, ‘La vida es muy bonita’, entre muchas otras.

Rafa Cassiani, como le decían respetuosa y cariñosamente, fue un juglar, que con amor y lleno de orgullo dio a conocer la música palenquera no solo en Colombia, sino alrededor del mundo. En los últimos años, Cassiani estuvo hospitalizado dos veces: La primera fue en el 2018 cuando los médicos le encontraron un líquido en los pulmones, pero una vez recuperado fue dado de alta. La segunda ocasión fue el año pasado, cuando sufrió una crisis respiratoria y una diabetes que lo tuvo interno en Cartagena por varios días. Aun así, y pese a su edad avanzada, el maestro nunca olvidó ni se retiró de los escenarios, más bien lo inundaba el protagonismo anualmente en el Festival de Tambores de Palenque, celebrado durante cuatro días del mes de octubre, en el primer pueblo libre de América y que vio nacer a un grande como lo fue Rafael.

 

Rafa Cassiani y su Sexteto de Tabalá

sexteto de Rafael Cassiani

Con Rafael Cassiani la agrupación completó cinco generaciones, fundado en 1930 y hasta el día de hoy siguen interpretando las canciones que se compusieron en aquella época. Su género es el Son Cubano, la música folclórica de San Basilio de Palenque, ritmos autóctonos de África y el Caribe colombiano. Pese al conflicto armado que bañó a San Basilio de Palenque y en el que varios de los músicos han sido víctimas, todos ellos, al son de sus manos, voces, tambores y marímbulas, siguen construyendo paz, profesando la libertad, resistiendo y manteniendo viva su cultural a pesar del tiempo.

 

Lea tambien Rafael Cassiani, un ejemplo a seguir en San Basilio de Palenque

 

La agrupación tocó en varias ocasiones junto a José Valdés ‘Simancongo’ y a la dinastía de tamboreros que sembró Paulino Salgado ‘Batata’. Su música afrocaribeña los hizo gestores de un semillero para niños, niñas y jóvenes en Palenque, donde enseñan a cantar e interpretar los instrumentos nativos y autóctonos como lo son la marímbula, las maracas, las claves y la guacharaca. Esto expresa la Fundación T de Teatro sobre la agrupación musical:

 

El Sexteto Tabalá es una de las expresiones musicales más representativa de las comunidades negras en Colombia. Este grupo recoge algunas de las expresiones culturales del Palenque de San Basilio. Son músicos que sin haber estudiado en la academia mantienen una alta calidad musical y contribuyen al fortalecimiento de la cultura palenquera. Su música es una mezcla de Son Cubano con ritmos propios de la Región Caribe: Bullerengue, “Baile Cantao” y Rituales Fúnebres. El Sexteto de Tabalá, más que música es ritualidad, y es una institución cultural en Palenque”.

 

Algunas personas que hicieron o hacen parte de la agrupación son: Rafael Cassiani Cassiani, quien dejó su legado como voz líder por muchísimo tiempo; Manuel Valdez Cañate quien toca la timba o tumbadora; Juan Cañate Teherán, quien hace segunda voz y toca las maracas; Franklin Hernández Cassiani, tocando las claves; Emiliano Herrera Reyes, quien interpreta la marímbula; Pedro Cassiani Cañete, quien toca la guacharaca; Joao Salgado Julio, quien toca el bongó y Rafael Santos Salgado Cassiani quien toca las maracas, mientras que los coros son hechos por todos.

 

Vive Afro tuvo la oportunidad de hablar con Rafael Santos Salgado Cassiani, nieto del maestro, quien es músico y hace parte de la escuela musical ‘Batata’.

 

¿Cómo fueron los últimos días del maestro Rafael?

 

En los últimos días de mi abuelo lo vi feliz, cantando, lo vi normal. Igualmente esta noticia nos sorprendió a todos porque lo veíamos con esa felicidad, siempre con esa energía.

 

¿Qué enseñanza te dejó el maestro que perdurará por siempre?

 

La enseñanza más grande que me dejó mi abuelo, el maestro Rafa Cassiani, como le decíamos de cariño porque se lo merecía, es que la música está en todo, la música es vivir; la música está en todos los ámbitos, en todo lugar, y siempre lo recordaré con esa linda sonrisa, con su voz que cuando lo escuchaba decía ¡wao! Igual también lo quería como un papá, siempre fui muy apegado a él. Me enseñó que siempre hay que seguir adelante, aunque esté triste o contento hay que cantarle a la vida, eso aprendí de él y nunca se me olvidará.

 

¿Te sientes responsable de seguir el legado que dejó el maestro?

El legado siempre vivirá, el legado nunca se ha perdido, el legado siempre ha estado porque han venido generaciones tras generaciones, y siempre están esos jóvenes que estamos muy interesados en aprender el Son Palenquero, de dónde viene, cómo surgió, interpretarlo. El legado siempre ha estado y nunca se va a perder y mi abuelo siempre vivirá en nuestras memorias, siempre estará presente, no físicamente, pero espiritualmente sí. El legado perdurará, lo hemos seguido por generaciones, una detrás de la otra, jamás se perderá porque siempre lo seguiremos.

 

¿Por qué crees que el maestro Rafael llegó a ser tan grande dentro de la cultura palenquera y afrocaribeña?

 

Mi abuelo hizo un gran aporte a la cultura palenquera y al Caribe, ya que representó Palenque y representó a Colombia en otros países, llevó a conocer nuestra cultura. Fue un gran representante de la música palenquera.

 

¿Cuál es la canción del maestro que recordarás por siempre y por qué?

 

Creo que canción favorita no tengo porque son muchas, todas me gustan, en todas está el Son Palenquero. Si les preguntaras a las personas te dirían que no tienen ninguna favorita porque todas llevan al mismo lugar, se sienten, todos las sentimos.

 

¿En qué momento de tu vida empezaste a notar que tu abuelo era grande y que era responsable de una herencia cultural tan predominante?

 

Sentí que mi abuelo era grande cuando comencé a meterme en el cuento, el cuento de las manifestaciones culturales, actividades culturales; en ese momento caí en cuenta de quién era mi abuelo en realidad, lo que aportaba para Colombia, para Palenque y para todo el mundo. Mi abuelo fue un gran artista.

 

¿Qué persona de tu familia consideras que debe seguir con el legado que dejó tu abuelo?

 

Creo que uno de esos sería yo mismo, siempre he seguido ese legado de mi abuelo, siempre, nunca lo dejo. Como decía antes, desde que estoy metido en el cuento siempre me apegué a él por sus canciones, su voz era mi voz favorita. Y digamos también que responsables hay muchos: Mi tío que ya hace parte de la agrupación Sexteto Tabalá y yo que estoy en el ámbito musical pero también me he enfocado en el Son Palenquero, siempre me ha gustado el Son Palenquero, de hecho, toco todos los instrumentos e interpreto algunas canciones. Por eso digo, la responsabilidad no recae sobre una sola persona, la responsabilidad recae en todos los chicos, no dejar perder ese gran legado que ha dejado el maestro Cassiani. Le puedo decir que él siempre estará en mi memoria porque lo amo, siempre he sido muy apegado a él y siempre que cante o toque lo recordaré; en cualquier momento lo recordaré porque el maestro era muy grande y hoy tuvimos la pérdida de uno de nuestros representantes en el ámbito musical y las manifestaciones de San Basilio de Palenque.

San Basilio de Palenque, la tierra que vio nacer al maestro Cassiani

 

A un poco más de 50 km de la ciudad de Cartagena de Indias, al norte colombiano, se encuentra San Basilio de Palenque, pueblo que fue declarado Patrimonio Cultural e Inmaterial de la Humanidad en 1961, al ser el primer pueblo libre de América. Desde su conformación, Palenque era el sitio donde los africanos esclavizados se escapaban para poder vivir en libertad, con independencia y autonomía.

 

Mucho más de 200 años, antes de que Colombia decidiera desvincularse de España, fueron fundadas las tierras libres de San Basilio de Palenque. En 1603 se firmó la capitulación de paz entre cimarrones y españoles, y años más tarde, en 1713 específicamente, la Corona de España emitió un Decreto Real donde dejaban claro que Palenque era tierra libre de toda esclavitud. Asimismo, en 2005, San Basilio fue declarado por la UNESCO Obra Maestra del Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad, debido a que sus tradiciones africanas, las cuales siguen vivas, además de su fuerte cultura afrodescendiente, han logrado mantenerlas intactas y han prevalecido al pasar de los años.

 

En San Basilio de Palenque se respira un aire musical, africano y cultural. Allí, su idioma, la gastronomía, la identidad cultural, los ritmos sonoros, la medicina, la organización social y comunitaria, las historias, los patrones y matronas que conocen el comienzo de todo, logran tener su propia significación y riqueza ancestral, sin duda alguna, es un lugar único y especial en el mundo.

 

A raíz de los sucedido con el maestro Rafael, Vive Afro también tuvo la oportunidad de hablar con Luis Hender Martínez Cañate ‘El Azul’, productor musical y gestor cultural de San Basilio de Palenque y quien era muy cercano a Cassiani y a su familia.

 

Hasta pronto Maestro…

maestro cassiani

Para nadie es un secreto que la idiosincrasia acentuada en San Basilio de Palenque los hace ricos culturalmente, una identidad africana que ha permanecido viva y ha marcado la historia de Colombia y el mundo entero. El maestro Rafael Cassiani logró vivir esa historia, la cantó en sus canciones, la dio a conocer en otros países y la transmitió a las nuevas generaciones. Se despide un palenquero inmenso, un sabedor ancestral que con sus canciones logró marcar una huella imborrable en la cultura colombiana.

 

Desde la Revista Vive Afro, con todo el cariño, le rendimos este homenaje al maestro que deja un legado inigualable para los afrodescendientes que habitamos en Colombia y el mundo. Nos sentimos orgullosos de haberlo tenido con nosotros, poder conocer su historia mucho antes de su muerte. Así, esperamos que estos escritos lleguen allá, donde seguramente con su voz y un tambor, está llenando el espacio con preciosas notas musicales y al ritmo de un Son Palenquero.

Vive Afro, 7 años haciendo periodismo étnico digital

 

 

Recomendados

baile

Zuleima Asprilla Rojas

RECOMENDADOS / 7 de diciembre de 2020

El alma detrás del Ballet Folklórico de Antioquia. A las mujeres nos caracterizan muchas co . . .

yuri toro en new york

Yuri Toro, ex integrante del grupo Niche, presenta ‘Rapata’ desde New York

RECOMENDADOS / 11 de marzo de 2022

Yuri Toro es un cantante y compositor nacido en Quibdó, Chocó y radicado en New York. En Colombi . . .

Yotuel, Chris Tamayo y Emily Estefan presentan “Lambo en Varadero”

RECOMENDADOS / 23 de mayo de 2022

Yotuel, el ganador del Grammy Latino, líder del movimiento urbano y fiel opositor a al gobierno c . . .

Yndira Perea: la resistencia también se hace desde la danza

RECOMENDADOS / 8 de diciembre de 2020

Yndira no baila para que la vean, baila para que la escuchen.  Sus días están llenos de movim . . .