Del 29 de septiembre al 23 de octubre Participa de nuestro premio Contar lo Nuestro

imagen de la publicación

Representación de los niños y niñas afrocolombianos en los cuentos infantiles

 

La representación, una palabra que abarca todo un sinfín de emociones, es hoy en día un tema importante para debatir en los colegios, escuelas y lugares donde sean protagonistas los niños y niñas afrodescendientes del país.

 

La representación es sinónimo de inclusión, empezando por nuestros niños y niñas de la región Pacífica de Colombia y como tal de todo el territorio. Se hace indispensable y necesario que los niños y niñas afros del país se sientan representados y vean en los cuentos infantiles, en la literatura infantil, sus rasgos, sus vidas y las vidas de sus familias, que no se sientan diferentes ni extraños en una sociedad que a diario les muestra lo contrario.

 

Cuando yo era niña, recuerdo que en los cuentos infantiles presentados en la televisión nunca vi un personaje como yo, es decir, con las características propias de una persona afrodescendiente o negra. Muchas dudas surgían en mí, pero las guardaba en mi corazón.

 

Publicidad

No entendía como todos los niños y niñas de los cuentos eran siempre blancos y peor aún, no entendía por qué la profesora en el colegio nos decía: “niñas saquen el color “piel”, ¿color piel?  ¿Cómo era posible que existiera un color piel, y si era color piel porque no tenía el color de mi piel? Todas estas dudas me persiguieron por años en mi época de estudiante de primaria, ya cuando uno crece se va dando cuenta de las realidades existentes.

 

Las muñecas de los comerciales, cuando se acercaba navidad, eran todas blancas, no había una muñeca negrita como yo, y un día mi mamá llegó a casa con una muñeca negra para mí, era pequeñita, tenía las manos entrelazadas como quien tiene vergüenza, sus ojos estaban cerraditos y tenía el bemba colará como dice la canción de la gran Celia Cruz. Mi felicidad era inagotable, yo cargaba con mi muñeca negra a todas partes, entendía a mi corta edad lo que significaba para mí.

 

Ahora que soy adulta entiendo mucho más y todas las dudas que tenía en mi infancia las he ido resolviendo, hoy en día nuestros niños y niñas negras podrían tener un mejor futuro, uno más incluyente, en donde las escuelas y colegios tengan en sus bibliotecas literatura afro infantil, cuentos narrados por personas negras o afrodescendientes quienes conocen y sienten nuestra verdadera historia.

 

Es urgente y necesario que los niños y niñas afros se vean representados en los cuentos, y que, los niños y niñas blanco-mestizos conozcan de ello. Se trata de educar para la vida, no para un momento, se trata de criar personas no estereotipos.

 

Es hora que nuestros niños y niñas se sientan orgullosos y orgullosas de lo que son y de cómo son, que no vean nada malo en sus cuerpos porque sencillamente no hay nada malo en ellos; enseñarles cómo es nuestra cultura, porque a veces hasta nosotros nos olvidamos de dónde venimos, quiero que los niños afros no olviden quienes son; enseñar a nuestros niños afros y no afros permitirá derribar los estereotipos que aún existen en esta sociedad, porque estoy plenamente convencida de que todas las personas sin importar raza, sexo o estatus social merecen un faro de esperanza mediante la igualdad de derechos. Es por esto que mi mayor anhelo es poder aportar a la construcción de mi país; empezando por crear una conciencia incluyente en todos los ámbitos de convivencia social.

 

Cuando los niños y niñas afros se ven representados en los cuentos se abre en ellos una perspectiva diferente del mundo que los rodea, pueden ser ellos mismos, sin temor, se van a sentir con la emoción de querer leer aquel texto en donde él o ella se ve reflejado (a); empiezan en realidad a sentirse parte de esta sociedad.

 

Los cuentos con identidad también incentivan la lectura los niños, es fundamental concientizarlos, que si bien es cierto que la tecnología es buena en la medida que la sepan utilizar, los libros les proporcionan mayor conocimiento y ayudan para su desarrollo personal e intelectual.

 

Sin ninguna duda, soy partidaria de que podemos cambiar esta sociedad, podemos darle una esperanza nueva a los niños y niñas afrocolombianos que ven en nosotros un ejemplo, podemos dejar una Colombia mejor de como la encontramos, podemos hacer la diferencia, los padres, las madres, hermanos, hermanas, tíos, tías, primos, primas… de esos pequeños que son nuestra alegría podemos dejar en ellos un mundo incluyente y más amable para con ellos.

 

La representación de los niños y niñas afrocolombianos en los cuentos infantiles es uno de los caminos que nos llevará a mitigar o minimizar el racismo que desde las escuelas se vive, ya que, como adultos responsables contribuiríamos para que el tejido social no se desintegre más.

 

Ver más columnas de Ginna Litceth

 

*Las opiniones aquí expresadas son de exclusiva responsabilidad del autor y pueden o no coincidir con las de este medio de comunicación. 

 

Fotografía: Cortesía

 

CATEGORÍAS

opinión

Recomendados

Yo soy chocoano de nacimiento: una auto¬representación para un nuevo rumbo

RECOMENDADOS / 21 de abril de 2015

Actualmente  la  chocoanidad  vive  la  gran  crisis  de  la  auto¬representación.   . . .

Víctimas del conflicto interno armado en Colombia, nuestro asunto pendiente

RECOMENDADOS / 11 de diciembre de 2020

"Aún en el territorio nacional hay personas víctimas del conflicto interno armado, que no tien . . .

Víctimas del conflicto interno armado en Colombia, nuestro asunto pendiente

RECOMENDADOS / 7 de mayo de 2020

"Aún en el territorio nacional hay personas víctimas del conflicto interno armado, que no tien . . .

Vestirse diferente es posible con Bomby Style

RECOMENDADOS / 14 de junio de 2017

En el barrio San Javier de Medellín y gracias al trabajo en familia, existe una boutique co . . .