Del 29 de septiembre al 23 de octubre Participa de nuestro premio Contar lo Nuestro

Racismo en las escuelas: Nuestra asignatura pendiente

 

En este tiempo en la que el racismo y la xenofobia están aumentando, es importante que todos los niños y las niñas, de todos los orígenes, aprendan y practiquen la no discriminación. La educación es la mejor herramienta para luchar contra el racismo y la discriminación, y para construir sociedades integradoras. Se puede y se debería inculcar la igualdad, el respeto y la tolerancia a los niños y niñas a una edad temprana

El racismo cotidiano discrimina al otro poniéndole obstáculos, invisibilizándolo, desvalorándolo en semejanzas con la fealdad; el racismo reproduce esquemas de violencia construidos por el color de piel. Revisar esta problemática nos lleva a reconocer las concepciones y creencias que se han construido para justificar el racismo.

En la complejidad del racismo en las escuelas, se encuentran los conflictos históricos, políticos, sociales que determinan las relaciones sociales en contextos de diversidad étnica y cultural, que incide en las poblaciones afro, en un auto reconocimiento identitario o étnico sesgado o negado; Constituyéndose en una barrera para la orientación diferencial de políticas, estrategias, programas, proyectos y recursos para estas comunidades.

Es importante enseñar a nuestros niños y niñas afros cómo es nuestra cultura, porque a veces hasta nosotros mismos nos olvidamos de dónde venimos. Se hace indispensable educar a todos los niños y niñas afros, y no afros, para que aprendan el valor de la identidad; del amor; del respeto hacia el otro.

Se hace necesario y fundamental que los docentes que están en la primera línea de responsabilidad con la infancia, comprendan la dimensión y sobre todo las consecuencias de lo que acontece a los niños negros desde la educación infantil; y así realicen una profunda reflexión y reordenamiento de su labor, no solo pedagógica sino humana proponiendo iniciativas para educar en la dignificación de los seres en los cuales influye como intelectual de la educación.

El racismo en las escuelas sigue siendo la asignatura pendiente que no hemos podido pasar; es esa asignatura que por más que la estudiamos y tratamos de entender, no entendemos, la que siempre sacamos cero en la calificación.

¿Y entonces que pueden hacer las escuelas para superar la exclusión, la intolerancia, la discriminación y el racismo? ¿Cómo los profesores pueden enseñar a sus alumnos la comprensión mutua y el respeto a la dignidad humana?

Tenemos entendido, según la Carta Política de Colombia, que todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos; que todos tienen la capacidad para participar de manera constructiva al desarrollo y al bienestar de la sociedad.

En muchas regiones del mundo, y en especial en Colombia, estas prácticas discriminatorias raciales y étnicas se hallan aun ampliamente presentes. Asimismo, toman diferentes formas, a veces dramáticamente inhumanas. Estas prácticas son nocivas para la identidad de grupos y personas, así como para la cohabitación pacífica.

Publicidad 

Las actitudes y las tensiones que conllevan al racismo y a otras formas de prácticas discriminatorias se encuentran, a menudo, profundamente enraizadas en los estereotipos y prejuicios. Uno de los desafíos más urgentes de nuestra época consiste en promover los conocimientos y la comprensión de las diferentes culturas.
De ahí que se hace necesario capacitar a los docentes de las escuelas en Colombia para que contribuyan en las acciones para eliminar de raíz el racismo en las aulas de clase.

Las escuelas deberían ser refugios seguros, libres de racismo y discriminación. Los gobiernos, la sociedad civil y las escuelas deberían aunar esfuerzos con el fin de exigir que las escuelas incorporen la lucha contra el racismo y la discriminación, así como el respeto de la diversidad, en su gestión y funcionamiento.

Las escuelas deben velar por que la educación en derechos humanos se imparta desde la educación preescolar en adelante; además, deben velar por que los materiales didácticos estén libres de contenido racista y actualizados con miras a reflejar la diversidad y pluralidad de la sociedad; proporcionar incentivos para el uso responsable de Internet; velar por que se adopten y hagan cumplir un código de conducta contra el racismo y la discriminación racial para el alumnado y el personal; vigilar los incidentes racistas y establecer políticas públicas para poner fin a los mismos.

De ahí la responsabilidad social y moral del docente, no sólo en la escuela, sino en la sociedad global. Los profesores han sido, a través de los tiempos, la personificación de las posibilidades de desarrollo de los pueblos, los portadores del conocimiento; junto a los padres y madres son los primeros ejemplos a seguir por parte de sus alumnos y alumnas.

Ver más columnas de Ginna Litceth

 

*Las opiniones aquí expresadas son de exclusiva responsabilidad del autor y pueden o no coincidir con las de este medio de comunicación. 

 

 

*Fotografías: Cortesía

 

CATEGORÍAS

opinión

Recomendados

Yo soy chocoano de nacimiento: una auto¬representación para un nuevo rumbo

RECOMENDADOS / 21 de abril de 2015

Actualmente  la  chocoanidad  vive  la  gran  crisis  de  la  auto¬representación.   . . .

Víctimas del conflicto interno armado en Colombia, nuestro asunto pendiente

RECOMENDADOS / 11 de diciembre de 2020

"Aún en el territorio nacional hay personas víctimas del conflicto interno armado, que no tien . . .

Víctimas del conflicto interno armado en Colombia, nuestro asunto pendiente

RECOMENDADOS / 7 de mayo de 2020

"Aún en el territorio nacional hay personas víctimas del conflicto interno armado, que no tien . . .

Vestirse diferente es posible con Bomby Style

RECOMENDADOS / 14 de junio de 2017

En el barrio San Javier de Medellín y gracias al trabajo en familia, existe una boutique co . . .