Del 29 de septiembre al 23 de octubre Participa de nuestro premio Contar lo Nuestro

TURISMO

Los peligros y oportunidades que trae el turismo, frente al patrimonio cultural

La actividad turística representa al mismo tiempo un peligro y una oportunidad para el patrimonio cultural y las identidades propias de cada territorio. La pérdida de significados de los elementos culturales, o la homogeneización de productos por parte de la globalización son el objetivo para lograr la gran difusión que permite el turismo.

 

En la época moderna, el turismo se ha convertido en una de las industrias más importantes, en 2018 se calculó las ganancias de este sector, a nivel internacional, en 5.000 millones de dólares según la Organización Mundial de Turismo (OMT), pero esta industria se ha consolidado bajo algunos principios como la homogeneización de los servicios y hasta la producción en masa, elementos que permiten reducir costos.

 

Es usual que el turismo haga modificaciones a esos elementos de las costumbres de los pueblos para así hacerse más atractivos al turista, como empezar a consumir productos que antes no eran bien vistos o empezar a “actuar” frente estos grupos externos. Agustín Santana Talavera menciona que todo puede ser susceptible de ser comercializado por el turismo: “Repitiendo en gran medida los procesos y actuaciones que se llevaron a cabo para el disfrute del patrimonio cultural singular por los turistas convencionales, los bienes y espacios cotidianos son transformados en productos de representación y sistemáticamente reorientados, construidos y/o readaptados para obtener el beneplácito de sus consumidores, satisfacer sus esperanzas y expectativas”.

 

Los estereotipos que son creados por el turismo suelen responder al mercado y es que básicamente se convierten en bienes comerciales, “Estos se transforman creando nuevos estereotipos que son muestra de la conjunción de las demandas de mercado (de los compradores potenciales, mayoritariamente turistas, y desde los países de origen) y la adaptación, más o menos consciente, por las gentes del destino”, menciona también Santana.

Pero es ilógico pensar que las identidades culturales permanezcan inmutables, especialmente el patrimonio cultural inmaterial, solo hay que pensar en cómo los usos pragmáticos de la lengua hacen perder expresiones y crean nuevas. Con el turismo ambos lados (turistas y pueblos) se ven permeados por la cultura del otro, lo importante para las comunidades es la planificación de esto y que no termine en un proceso de subordinación cultural como lo menciona María José Pastor, de la Universidad de Alicante: “Estamos, por tanto, ante un proceso de aculturación, situación que se produce cuando dos o más grupos, con identidades étnicas diferentes, conviven en un mismo espacio físico; en estos casos ciertos elementos culturales pasan, a modo de préstamo, de una sociedad a otra, bien de manera recíproca, bien con la subordinación de una de ellas”.

El peligro del turismo para el patrimonio cultural de los pueblos es cuando la industria se impone a la tradición, cuando se empieza a producir en masa los productos para la venta, pero se olvida mencionar al turista cuál es la historia que se lleva para su casa.

 

TAGS

identidad
patrimonio
patrimonio cultural afro
turismo

¿Tienes un proyecto que resalta las tradiciones de las comunidades negras, afros, raizales o palenqueras? participa en los Premios Contar lo Nuestro     

Este contenido se realizó gracias a recursos públicos de la convocatoria “Medellín palpita desde sus territorios” de la Secretaría de Comunicaciones de la Alcaldía de Medellín.

    El siguiente es un video en el que el doctor en Ciencias sobre Arte por la Universidad de las Artes de Cuba, Eduardo Rencurrel habla de algunos peligros y posibilidades que trae el turismo:

Fotografías: Archivo Vive Afro

Multimedia

Recomendados