Del 29 de septiembre al 23 de octubre Participa de nuestro premio Contar lo Nuestro

MEDICINA ANCESTRAL

Del Pacífico al Caquetá se conserva la medicina ancestral afro

La medicina ancestral se mantiene viva tan viva desde el Pacífico hasta la selva del Caquetá.

Viche, balsámica, arrechón y tumbacatre,  son algunas de las bebidas tradicionales del Pacífico que contribuyen a mantener vivo el legado ancestral y reflejan la resistencia cultural del pueblo afrodescendiente.

 

Cuando se cierran los ojos para ir a la Colombia profunda, a la Amazonia o a cualquier territorio fuera del Pacífico, se dibuja en el imaginario colectivo una región de pueblos originarios y es así; pero el Caquetá y los territorios de la diáspora también suenan a marimba, currulao, chirimía y alabaos; huelen a  chontaduro, ñame, queso, pescado y tienen el sabor propio del viche, arrechón, tumbacatre, tomaseca, pipilongo y curao porque muchos de sus pobladores salieron de sus lugares de orígenes por diversas razones y llegaron a estos territorios conservando sus tradiciones ancestrales.

 

Es el caso de Nohelia Balanta y Walton Palacios, dos afros del Pacífico colombiano que durante la década del 80, al igual que otros colonos, llegaron al Caquetá para desempeñarse en diferentes profesiones u oficios como la docencia, agricultura, ganadería, el deporte y el comercio, convirtiéndose en generadores de desarrollo en sectores que pocas personas han querido construir y  hoy son actores dinámicos que inciden en el fortalecimiento cultural a través de su medicina ancestral, gastronomía, estética, economía y cultura.

 

Los padres de Nohelia provenientes de Timba (Cauca), se ubicaron en la vereda El Arenoso del corregimiento de Río Negro en el municipio de Puerto Rico cuando ella tenía apenas 4 años. En este territorio Carmelina se crío, formó su familia y ahora es una dinamizadora de todos los procesos tendientes a preservar su cultura y tradiciones.

 

En los últimos años Nohelia se ha empeñado en mantener la tradición de las bebidas tradicionales y plantas medicinales, sus efectos y contraindicaciones para atender las enfermedades de las personas del lugar; habla con propiedad del viche y sus derivados y de plantas como el unamú, prontoalivio, limoncillo, yerbabuena y el poleo, que como dice doña Nohelia, sirven para muchas cosas.

 

Por el legado de sus padres y abuela, Nohelia aprendió a conocer el proceso de elaboración de las bebidas tradicionales y el efecto curativo de cada planta, cuenta que con el anamú se pueden atender las inflamaciones, para ello es necesario cocinar la planta en un poco de agua y tomarla.

 

Para atender las gripas se puede hacer una preparación con hojas de limoncillo y pronto alivio; con los cogollos de mango, marañón y otras plantas tropicales y se  toma  el agua como un remedio infalible contra los problemas respiratorios.

 

Del viche al curao o arrechón

Nohelia también recuerda las bebidas tradicionales que sus ancestros realizaban y sus usos, afirma que cada una es especial porque se prepara de acuerdo a las necesidades de quien las compra o consume. “El arrechón, la tomaseca y el tumbacatres son bebidas ancestrales de la Costa Pacífica, son hechas a base de viche que se extrae de la caña de azúcar mezclado con hierbas como el bejuco, que tienen múltiples usos debido a los diferentes efectos que generan en las personas”; afirma Nohelia sonriendo.

Nohelia Vichera
Nohelia le ha enseñado a sus hijas no sólo el amor por las costumbres ancestrales con las bebidas y el uso de las plantas, sino también el amor por su estética.

 

Agrega que el curao y la tomaseca son más medicinales. “La toma seca es esencial y bendita para los cólicos menstruales, limpiar la matriz y para que las mujeres puedan tener hijos porque les quita el frío de la matriz mientras que el curao se le puede dar a los niños para purgarlos”.  

 

Al igual que Nohelia, los y las integrantes de las organizaciones NARP, conocen las dificultades que los habitantes de Río Negro y en general en las zonas rurales siempre han tenido para recibir atención médica, por eso tienen claro que esta medicina ancestral sirve para atender de manera primaria las emergencias que se presentan, “mientras se llega a donde haya un médico o un puesto de salud“.

 

Siempre hay un legado de todas estas tradiciones y Nohelia cuenta que fue su madre quien le enseñó todos los secretos de la medicina natural. “Ella preparaba las botellas, hacía infusiones con las plantas y nos decía que las tomáramos, que eran buenas y uno lo hacía, entonces eso me quedó para siempre”.

 

Por su parte Walton Emilio quien se radicó en la ciudad de Florencia, asegura que gracias a su tío logró conocer los secretos y bondades de las bebidas tradicionales del Pacífico norte y que la preparación de la balsámica es la que desde pequeño llamó su atención. “Mi tío se iba en las primeras horas de la mañana y se adentraba en la selva. Se iba sin desayunar y decía que la madre tierra proveía el alimento, desayunaba con las hierbas que encontraba mientras recolectaba las plantas para preparar la balsámica”.

Walter, vichero de Caquetá
Walton Emilio Palacios. Afirma que el mejor legado que puede dejarle a sus hijos es el amor por las bebidas tradicionales del Pacífico, que se convierten en una forma de reivindicación del pueblo afro.

En su familia es tradición preparar esta bebida, guardarla en una bolsa oscura y tomarla durante unas horas específicas del día: “Esta bebida que es el zumo de varias hierbas, tiene muchos poderes curativos, a nosotros nos daban una copita en la mañana para limpiar el cuerpo; recuerdo que era como un ritual y a veces uno veía a la gente en la calle con su botella debajo del brazo, bien envuelta en bolsas oscuras para que no se les fuera a dañar”.

 

Walton y Nohelia coinciden en afirmar que es importante enseñar a jóvenes y niños este legado ancestral, porque es una forma de reivindicar al pueblo afro, pero también es una forma de resistir y mantener ese legado cultural de los ancestros y ancestras.

 

Ellos al igual que cientos de sabedoras y sabedores del Pacífico colombiano esperaron ansiosos que el Ministerio elaborara el Plan Especial de Salvaguardia en el que se incluye el viche como patrimonio cultural, atendiendo a la postulación realizada por el colectivo ‘Destila Patrimonio’, un grupo conformado por productores, trasformadores, sabedores y comercializadores artesanales del Viche/Biche del Pacífico, miembros de consejos comunitarios, organizaciones, y universidades que buscan proteger y salvaguardar este producto garantizando su permanencia en el territorio como fundamento de la cosmovisión propia del pueblo negro en el Pacífico.

 

¡Tenemos ley del Viche! 3 claves para entenderla

 

Conoce más del viche y las balsámicas  (sus preparaciones y propiedades) con el Podacast  Tómaloenserio

 

Este trabajo fue un proyecto resultado del diplomado ´Contar lo Nuestro´ de la Revista Vive Afro.

 

Fotografía: Cortesía

TAGS

ancestralidad
costa pacífica
herencia
legado
medicina ancestral
viche

Recomendados

Ombligada, apuesta de resistencia y memoria

RECOMENDADOS / 25 de noviembre de 2021

En el Pacífico colombiano la existencia de la partería tradicional es una marca de la memoria an . . .

Medicina Ancestral en las Comunidades Afrodescendientes

RECOMENDADOS / 7 de diciembre de 2020

Los participantes del diplomado Contar lo Nuestro en Medellín, nos cuentan en este podcast ¿Cómo . . .

medicina ancestral

La medicina ancestral una mirada desde lo simple hasta lo complejo

RECOMENDADOS / 16 de diciembre de 2020

En el marco del diplomado y los premios Contar lo Nuestro, el sabedor, estudioso de la sabiduría . . .

La ancestralidad medicinal, una conexión con las raíces

RECOMENDADOS / 7 de diciembre de 2020

En el barrio Moravia de la ciudad de Medellín se han gestado resistencias que han posibilit . . .