Del 29 de septiembre al 23 de octubre Participa de nuestro premio Contar lo Nuestro

Prohibido olvidar nuestras raíces

importancia, amor, prohibido olvidar

El próximo 21 de mayo conmemoramos que hace 171 años fue abolida la esclavitud en Colombia, un proceso largo y arduo en el que participaron política y socialmente muchas personas entre ellas hombres y mujeres que sufrieron en carne propia los vejámenes de la esclavitud. Las primeras iniciativas de abolición se dieron con el decreto de Manumisión de esclavos en el año 1814 y la ley de libertad de vientres del año 1821, no obstante, la abolición absoluta se dio hasta el año 1851.

 

Este es una fecha en la que recordamos a nuestros ancestros y ancestras, pero también es un día en donde los retos nos siguen y en donde como afrocolombianos debemos preguntarnos: ¿Cómo estamos viviendo nuestra negritud? ¿Cómo estamos aportando para el bien de nuestras comunidades? ¿Qué responsabilidad tenemos con nuestra gente? ¿Con nuestros niños y niñas afros?  Ser afro no es solo el color de nuestra piel, ser afro es ser conscientes de nuestras raíces, es recordar para no olvidar, pero si para continuar juntos de la mano, caminando codo a codo buscando el bien común, el bien por el que nuestros ancestros lucharon.

 

Tenemos la responsabilidad de escribir y re escribir nuestra historia las veces que sea necesario; queda prohibido olvidar nuestras raíces, olvidar a nuestros abuelos, abuelas, bisabuelos, a nuestras madres, a nuestros padres, a los amigos del pueblo, los vecinos del territorio, nuestras festividades, nuestra cultura, nuestro acento y nuestra voz.

 

Queda prohibido conmemorar este día solo por conmemorarlo sin saber el trasfondo que existe, sin saber todo lo que conlleva llevar en nuestras venas sangre negra, nos toca a nosotros dar a conocer a quienes quieren negar a toda costa lo negro que no solo fuimos esclavizados, que venimos de seres humanos inteligentes, de una tierra pujante, de esa África negra que nos muestran como salvaje en la televisión.

 

Ser afrocolombiano, negro, raizal y palenquero no es saber bailar, saber peinar, saber cocinar, no es hipersexualizar nuestros cuerpos, queda prohibido olvidar que somos seres humanos como cualquier otro, con errores, aciertos y desaciertos.

 

Queda prohibido no reconocer a nuestras comunidades afros por los valiosos aportes a la sociedad, no reconocer nuestra diversidad, hacer caso omiso al artículo 7 de la Carta Política que reza “El Estado reconoce y protege la diversidad étnica y cultural de la Nación Colombiana”; queda prohibido que la sonrisa de nuestra gente negra se vea opacada por el llanto al perder un ser querido en la absurda violencia en la que nuestros territorios se ven inmersos, queda prohibido que nuestros niños, niñas y jóvenes afros no encuentren un futuro porque una bala se las arrebata

 

El 21 de mayo es un día para continuar con nuestras tradiciones, con nuestra alegría, con nuestra cultura, para velar por nuestros derechos como seres humanos, para reconstruir nuestra memoria histórica que hemos ido conociendo y re conociendo a través del arte, la cultura y la lectura. Queda prohibido olvidar a Manuel Zapata Olivella el primer escritor afrocolombiano que exaltó a nuestra comunidad.

 

Queda prohibido olvidar a Petrona Martínez, nuestra cantaora amada del Bullerengue,;queda prohibido olvidar a Isabell Urrutia, Katherine Ibarguen, nuestras deportistas olímpicas que tantas alegrías dieron al país; queda prohibido olvidar a los médicos, abogados, periodistas afrocolombianos que día a día trabajan por el bienestar de sus comunidades; queda prohibido olvidar al vendedor ambulante afro, a ese que no es famoso porque no sale en televisión pero que aporta a la construcción de Nación desde su quehacer.

 

Queda prohibido olvidar que gracias al trabajo de los africanos esclavizados y sus descendientes fue posible el desarrollo del país y de muchas partes del mundo, queda prohibido rendirnos y dejar a la suerte nuestros sueños como pueblo negro, queda prohibido olvidar a nuestras mujeres negras que enfrentan amenazas y desafíos pero que siguen haciendo historia, siguen comprometidas amando sus raíces y su identidad.

 

El 21 de mayo y los 365 días del año nos queda prohibido no amar nuestras raíces, no amar lo que somos, como somos y de dónde venimos; queda prohibido reconocernos como afrocolombianos por interés, sin una razón de ser.

 

Lee otras columnas de Ginna Liceth

 

*Las opiniones aquí expresadas son de exclusiva responsabilidad del autor y pueden o no coincidir con las de este medio de comunicación.

 

Fotografía: cortesía

Vive Afro, 7 años haciendo periodismo étnico digital

 

 

CATEGORÍAS

opinión

Recomendados

Yo soy chocoano de nacimiento: una auto¬representación para un nuevo rumbo

RECOMENDADOS / 21 de abril de 2015

Actualmente  la  chocoanidad  vive  la  gran  crisis  de  la  auto¬representación.   . . .

Y si la muerte pisa nuestro huerto, ¿Qué dejaremos?

RECOMENDADOS / 27 de octubre de 2021

El otro día me encontraba trastornado por la noticia del asesinato del líder social del San Juan . . .

reseteando el amor propio, disfuncionalidad

Y está de moda:

RECOMENDADOS / 18 de diciembre de 2021

Está de moda el no querer, está de moda el callarnos y no decir lo que sentimos y pensamos como . . .

Y deja que las emociones te ayuden a vivir…

RECOMENDADOS / 11 de agosto de 2021

Las emociones son nuestra realidad, estas influyen en el relacionamiento con el otro y cualquier . . .