Minería en Chocó, la devastación no representa progreso - Revista vive Afro

Del 29 de septiembre al 23 de octubre Participa de nuestro premio Contar lo Nuestro

Minería en Chocó, la devastación no representa progreso

La minería en Colombia es una de las actividades económicas más importantes del país. Los minerales más explotados son el oro, la plata, esmeraldas, platino, cobre, níquel y carbón. La explotación del oro se remonta a la época precolombina y se desarrolló por distintos grupos étnicos como los Muiscas, Tayronas, Zenúes, entre otros. Entre los departamentos que más producen oro en Colombia se encuentran Antioquia, Chocó, Nariño, Bolívar, Cauca y Caldas.

A través de la historia, las comunidades afro e indígenas que habitan re río Atrato han vivido de sus aguas. Sin embargo, hoy la calidad del agua es insegura, tanto así que está en peligro su derecho a la vida. Pese a esto, para el Estado colombiano es de mayor importancia el potencial minero del subsuelo que la salud e integridad de las personas que habitan el territorio.

Por otro lado, según datos recopilados por la Defensoría del Pueblo; debido a la intervención de retroexcavadoras, los ríos Atrato, San Juan, Andágueda, Apartadó, Bebará, Bebaramá, Quito y Dagua han sido contaminados y sus cauces desviados. El río Cabí también está afectado por vertimientos de tóxicos; lo que resulta de gran preocupación porque con las aguas de ese caudal se surte el acueducto de Quibdó.

 

La maldición del oro

Informes técnicos de Codechocó registran varios  impactos y efectos ambientales que generan las actividades extractivas. Por una parte, la intervención con maquinaria pesada del cauce del río San Juan alteran su hidromorfología y su hidrodinámica; a la vez que ocasionan la contaminación de fuentes hídricas, alterando principalmente para abastecimiento de las poblaciones ribereñas. Además, la emisión de gases contaminantes debido a la utilización de maquinaria pesada y utilización de sustancias químicas en el proceso de explotación del oro en los cauces de los ríos.

El oro se ha convertido en una fuente de financiamiento para grupos criminales, responsables de la violencia, conflictos y abusos a los derechos humanos. A los miembros de la comunidad, se les ha permitido hacer minería de bareque en sus entables; pero muchas de esas minas están ‘vacunadas’ por grupos armados ilegales, que terminan conservando la ganancia o cometiendo crímenes contra las personas que se niegan a pagar las extorsiones.

Según el Grupo de Diálogo sobre Minería en Colombia (GDIAM); la minería ilegal es la que cumple con algunas caracteristicas; “No dispone del correspondiente título minero vigente o de la autorización del titular de la propiedad en la que se realiza y que, además, no cumple con al menos uno de los requisitos exigidos por la ley: la licencia ambiental, las normas laborales, ambientales, de seguridad o de salubridad industrial; la capacidad técnica necesaria o el pago de regalías o de las contraprestaciones económicas exigidas para el aprovechamiento de los recursos naturales”; desconociendo así a miles de hombres y mujeres que practican la minería artesanal.  

Chocó, el más afectado

El estudio “Hacia una minería de oro transparente en Colombia” presentado por Global Financial Integrity (GFI), arroja entre sus resultados que la región del Pacífico es la más afectada por la explotación ilegal de oro de aluvión en el país; siendo Chocó en donde  se encuentra la mayor cantidad de hectáreas afectadas.

Los efectos de este panorama,  también han tocado lo laboral en el departamento de Chocó. Los trabajadores de la mina de cobre El Roble, ubicada en el Carmen de Atrato, denunciaron las inhumanas jornadas de trabajo a las que han sido sometidos. La Empresa los obliga a permanecer dentro de la empresa 28 días continuos, dejando de lado su seguridad y salud. El Sindicato de Trabajadores Sintraminergética remitió un comunicado en el que denuncia las negligencias que viene cometiendo la empresa desde hace cuatro meses.

La extracción ilícita de minerales en todo el territorio nacional, pero en especial en el departamento del Chocó, se debe a la falta de un adecuado control por parte de diferentes entidades públicas; encargadas de la regulación de la minería. A esto se le suma la falta de estudios rigurosos de medición y exploración para desarrollar una minería responsable en el Pacífico; garantizando la conservación de los ecosistemas, del territorio y los derechos de los grupos étnicos que allí habitan.

Puedes leer también “Uno más”, la historia de minería y desplazamiento premiada en el extranjero

 

La extracción de oro

El oro se encuentra en filones o vetas entre las rocas y aluviones en las arenas de algunos ríos. Los buscadores de oro artesanales recurren a una técnica ancestral llamada ‘barequeo’; en esta, usan un utensilio denominado batea, la cual permite por medio de movimientos circulares, separar los materiales de mayor peso, como el oro, de una matriz de arena y agua del río; mientras que la arena superficial se retira con el agua por la misma densidad.

Otra manera de hacer la extracción del oro, es por medio del mercurio, el cual tiene una facilidad de aleación con algunos metales como el oro, conocida como amalgama; esta propiedad es empleada por las mineras artesanales e industriales para concentrar el metal precioso.

 

El peligro del Mercurio

El uso del mercurio se da debido a que es la tecnología más asequible, menos costosa y con la cual los mineros artesanales han trabajado por décadas. Los mineros decantan el oro con mercurio que es depositado al río. Al encontrarse las minas cerca a los cuerpos de agua, el metal llega a los sedimentos desde las corrientes; allí  es incorporado a los peces, el alimento de los pobladores; acumulándose en estos últimos los cuales presentan diferentes padecimientos de salud.

 

En Colombia, con la Ley 1658 de 2013, se prohibió el uso del mercurio para la minería a partir del 16 de julio de 2018 y para las demás actividades a partir de julio de 2023. A pesar de esto, el mercurio sigue siendo empleado para la extracción artesanal del oro tanto legal como ilegal. Estas explotaciones acarrean para la población y el territorio pobreza, daño ambiental y contaminación.

La minería es una actividad productiva de subsistencia atada a los sistemas productivos ancestrales de las comunidades negras del Pacífico; regida por las formas tradicionales de organización social. Las dos más grandes Áreas Estratégicas Mineras (AEM) en Chocó se encuentran en Riosucio y sobre el Medio Atrato.

En la subregión del Bajo Atrato no se realiza minería de aluvión ni a cielo abierto; sin embargo, cómo el mercurio y todos los otros elementos tóxicos corren aguas abajo con el río, las comunidades de esta zona deben enfrentar las consecuencias más severas del agua contaminada.

 

Fotografía: Mongabay, Semana.com y Qradio.com.co

 

CATEGORÍAS

comunidad

Recomendados

Yurany Rosero

Yurany Rosero; vivir para servir a las comunidades

RECOMENDADOS / 16 de diciembre de 2020

Yurany Rosero Gonzales no es solo otra Bonaverense; es una lideresa perseverante con procesos de g . . .

Yajaira Perea, de corresponsal de Deutsche Welle al set de Canal Capital

RECOMENDADOS / 9 de diciembre de 2020

La comunicadora afrocolombiana es el nuevo rostro del Sistema de Comunicación Pública de B . . .

Wilmer Torres, levantar el peso de la adversidad  

RECOMENDADOS / 19 de febrero de 2021

Wilmer Torres: Deportista, Top 10 a nivel mundial en levantamiento de pesas, Tecnólogo en Ecolog . . .

Vicente Murrain, una vida y obra por los pueblos afros

RECOMENDADOS / 11 de diciembre de 2020

De Andagoya, Chocó, Vicente Murrain Mosquera se convirtió en un importante impulsor del movimien . . .