Del 29 de septiembre al 23 de octubre Participa de nuestro premio Contar lo Nuestro

El problema del mestizaje

por qué 7 Teresa asprilla

Llevo largo rato pensando en esta columna, procesando mi pensamiento, concretando asuntos desde lo conceptual para hacer que usted, queridx lectxr pueda entender en qué consiste, sin tanta parla y sin tanto cuento, el problema del mestizaje. Y por esas misma razones, empezaré la cosa desde el principio.

 

Todxs estamos de acuerdo en algo simple: el concepto de raza, aplicado al ser humano, es un constructo social. Así las cosas, no puede hablarse de raza sin la racialización de lxs cuerpxs que, en primera instancia, establece unas diferenciaciones y clasificaciones hechas; desde la apariencia física de las personas. Y esto es posible dada la notoriedad de la variedad fenotípica existente entre los diversos grupos humanos. Lo que esto quiere decir es que, en principio, se tomaron muy en cuenta las diferentes características físicas de lxs cuerpxs de las personas. Hasta aquí solo he mencionado un factor: el fenotipo, pero el asunto se complejiza, como veremos a continuación.

 

Así las cosas, la racialización fue un proceso en el cual, una porción de la humanidad que estaba en la capacidad tanto económica como tecnológica de dominar, se puso de acuerdo para poder sacar provecho de estas diferencias, las cuales, fueron profundizando para dar cabida a otros elementos, que, desde lo ideológico, pudieran sustentar todo un sistema que, aunque social, se dio bajo la premisa de la explotación comercial de diversos recursos.

 

En esta parte de la historia es cuando se establecen las condiciones de desigualdad entre los pueblos humanos, tomando las diferencias culturales propias de los distintos grupos poblacionales, (ya distinguidos por las obvias características físicas) y biologizándolas; creando con ello un orden clasificatorio, que, en tanto prestado de la zoología y la taxonomía* encontró un asidero pseudocientífico sobre el cual sustentarse a lo largo del tiempo.

 

Mi intención no es, queridx lectxr, recordarte la historia de la colonización, simplemente, necesito que entiendas el contexto sobre el cual se crearon las ventanas de posibilidad que dieron nacimiento a los procesos de mestizaje. 

 

En ese sentido, la aparente racionalización del concepto de raza, embutiéndolo en nociones cientificistas, lo que hizo fue asentar las bases de un aparato ideológico de dominación mucho más grande, que incluía otros y más poderosos elementos, entre los que vale la pena resaltar la monarquía, que, en tanto ampliamente gestionada desde la religión, terminó por configurar a la blanquitud como concepto resultante de la doctrina católica derivada de la tradición judeo-cristiana de occidente. Y como este, muchos otros asuntos que, amablemente te pido consultar por tu cuenta (de lo contrario, esta no sería una columna sino un ensayo, no es mi intención que te aburras leyendo esto…)

 

Es así como terminaron de establecerse los elementos sobre los cuales, posteriormente; pudieran justificarse la barbarie y el sometimiento. 

 

Y esta justificación se hacía desde la idea de un humanismo occidental excluyente, que, mediante la racionalización y la clara delimitación de estas diferencias, profundizaron las desigualdades concretas establecidas previamente, definiendo principalmente quienes podían ser considerados como humanos, y quienes no lograban tal clasificación**.

 

La raza es, por tanto, un artificio que se ha ido naturalizando con el pasar del tiempo. Esto lo que significa en lo concreto, es que, para que todo asunto que se haya naturalizado, se hace necesario transitar un proceso, por lo tanto, requiere ser construido. Parece redundante, pero, si se dedica usted a prestar atención, claramente, no lo es. 

 

Lo que yo quiero que entienda es que no existe ninguna “ley natural” o condicionamiento preestablecido a priori, que dictamine que tales o cuales grupos humanos son superiores o inferiores que otros. Tal es una conclusión bastante obvia que nos llevó muchísimos siglos entender***.

 

La raza no funciona, como, por ejemplo, la ley de la termodinámica o de la gravedad; no se presentan unas variables fijas e insustituibles que configuren el plano cultural y del relacionamiento humano y que no puedan ser cambiadas al respecto. Por lo que, si fuimos capaces de construirla, también nos es posible desarmarla.

 

Ahora bien, expuesto el contexto, entremos en materia. El problema principal con el mestizaje es, a mi modo de ver, uno solo. Y se puede entender desde la unicidad del relato único de la historia, que, a través del uso romantizado del lenguaje, nos vende la idea del mismo como “lo mejor de tres mundos” y no como lo que realmente fue: un proceso increíblemente violento que incluyó el genocidio de los pueblos americanos originarios, la explotación esclavista del esclavizadx africanx introducidx a la fuerza en el continente; y la violencia sexual contra los cuerpxs racializados en el marco de la colonización del mundo.

 

Siendo así las cosas; encuentro problemático el relato, porque habla de un ‘descubrimiento’ como un cuento de hadas en el que Europa vino a salvarnos de nuestra propia ignorancia. Encuentro problemático el relato porque se habla de que hubo una ‘conquista’, entendiendo ésta como un asunto de amor cristiano, cuando la realidad concreta es que se dio sobre la base del exterminio y la extracción. Encuentro problemático el relato porque está claramente incompleto y repleto de imágenes reducidas, esencialistas, sobre la complejidad que el proceso en sí mismo contuvo.

 

Hay un punto sobre el que quisiera detenerme brevemente. Se trata sobre la extracción y lo que ella representa y sigue representando para las comunidades racializadas del mundo entero. La extracción es destrucción. Destrucción de culturas. Destrucción de lenguajes. Destrucción de pueblos, saberes y cosmovisiones originales. Destrucción de cientos de miles, de millones de cuerpxs que fueron engullidos por el sistema y cuyos testimonios, conocimientos y acervos se perdieron para siempre, irremediablemente, en el transcurso de la historia****.

 

Por otra parte, el ideario del mestizaje nos transmite la idea de una democracia racial que no existe, pues si bien hay una mezcla de elementos culturales e identitarios a través de las nuevas geografías humanas resultantes del proceso*****, el mismo se hizo sobre la base del blanqueamiento como aspiración última para la validación del ser. Esto es: “limpiar la sangre” para poder asegurar la supervivencia y alcanzar un status de humanidad recurrentemente negado desde las élites en el poder, cuya supremacía requiere necesariamente, la negación de lo no blanco o de lo que esté más por fuera de la blanquitud bajo la cual se gestiona. Lo triste del asunto, es que la fórmula aún sigue vigente, y sucede que, por ejemplo, nos venden el sueño de un príncipe europeo, caucásico, rubio y de mirada azul nos salve del subdesarrollo, “mejorando nuestra raza…”

 

Así las cosas, el mestizaje es problemático porque nos sitúa en una complejísima gama de grises que no nos permite encontrar coherencia sobre los elementos que nos permitan tener una identidad propia libre de sesgos racistas.

 

El mestizaje es problemático porque transmite la falsa sensación de que, al no ser una cosa, pero tampoco la otra, todxs estamos en igualdad de condiciones, negando los efectos prácticos de la racialización sobre la realidad material, concreta y cotidiana de las personas racializadas, cuya construcción es de vieja data y que, por tanto, no ha encontrado el camino de la reparación.

 

El mestizaje es problemático porque alimenta el mito de una meritocracia inexistente, en la cual se recrea el mito del esfuerzo personal para lograr el éxito, restándole responsabilidad al sistema que generó las desigualdades en primer lugar. 

 

El mestizaje es problemático porque vacía lxs cuerpos de su carga simbólica y política en el plano de las reparaciones que deben hacerse. El mestizaje es problemático, en fin de cuentas, porque en sí mismo es complejo y desdibuja las barreras del racismo cotidiano, que se confunden con un asunto de idiosincrasia, porque es que ajá, “no somos ni chicha ni limonada”, entonces nada que hacer ahí…

 

No entender esto es no entender que no es una casualidad que las comunidades empobrecidas sigan siendo las mismas: racializadas, excluidas. No entender esto resulta siendo revictimizante, porque no nos da los elementos que nos permita encontrar las soluciones que nos ayuden a avanzar de manera conjunta, en beneficio de todxs lxs que habitamos el planeta, ahora sí, sin distingos de raza.

 

Hay otros temas que vale la pena mencionar, pero de momento no quiero aburrirle queridx lectxr. Lo que necesito que haga ahora es sentarse a pensar sobre esto que le digo. Que de su incomodidad y de la mía, empecemos a transitar el camino de regreso; ese que revierta, en algún punto de la historia de la humanidad, las desigualdades surgidas en la génesis del sistema.

 

Eventualmente le escribiré nuevamente amigx lectxr, sobre porqué el capitalismo que nos vende un ideario de libertad, fraternidad y de igualdad (que es el sistema al que tanto me refiero en esta entrada) es profundamente colonial, teniendo serias implicaciones racistas en la vida de las personas. Pero quiero, por el momento, que se encuentre interesadx. Se la dejo hasta aquí…

 

___________

 

Notas:

*La taxonomía es un concepto extraído de la biología cuya función consiste en clasificar y ordenar a los seres vivos en función de sus características compartidas y diferenciadas. Una rápida definición del concepto arrojado por wikipedia es la siguiente: “Ciencia que trata de los principios, métodos y fines de la clasificación, generalmente científica; se aplica, en especial, dentro de la biología para la ordenación jerarquizada y sistemática de los grupos de animales y de vegetales”. En ese sentido, y para darle nivel de legitimidad científico a la raza, se dio uso de tal concepto biológico para intentar explicar el asunto de las “diferencias naturales” supuestamente existentes entre los grupos humanos, desarrollando posteriormente la antropología biológica cuyos primeros postulados eran principalmente racistas, con lo cual, se han ido descartando en el tiempo de manera sistemática. No obstante, este descarte conceptual se ha dado de manera tardía (segunda mitad del siglo XX tras la segunda guerra mundial), por lo que, el racismo también fue científico por mucho tiempo, lo cual desestima la objetividad de la misma ciencia como paradigma (muy occidental por lo demás) que anule los estragos hechos por la racialización. Al respecto leer: La cuestión racial, Unesco, 1951 | Discurso sobre el colonialismo. Césaire, Aimé, 1950.

 

** La deshumanización del ser humano por nociones de raza para su posterior esclavización, contiene en sí misma un fuerte componente ideológico de carácter religioso. Al ser considerados “seres sin alma”, no llegaban a la categoría de humanos, por lo cual, se les podía poseer, esclavizar y someter, porque el cuerpo, en tanto envase del alma, realmente, no tiene mucha importancia. Siendo este el caso, al vaciar el cuerpo del alma a través de tales nociones, la humanidad del mismo queda infravalorada, por lo cual las personas, pasaron a ser, simplemente, una pieza más, un engranaje que mantenía a la maquinaria en funcionamiento.

 

***El racismo fue también, científico. Las conclusiones sobre la inexistencia de la raza, en términos objetivos se dio de manera muy tardía, como mencionamos anteriormente, y se correspondió con la preocupación derivada del holocausto nazi durante la segunda guerra mundial. Sin embargo, nos mantenemos en la línea de pensamiento de Aimé Césaire, cuando denunciaba que, en cada látigo fustigador, en cada violación sexual y en cada acto depravado derivado de la racialización y de la esclavización racista, había un Hitler en potencia, solo que no se le prestó la adecuada importancia porque el sistema se justificaba en sí mismo bajo la premisa de que quienes estaban sometidxs, ni siquiera eran humanxs. En ese sentido, la esclavización del hombre y la mujer negra fueron el laboratorio de prueba del exterminio sistemático, que posteriormente, se sofisticó mediante la industrialización de la empresa de exterminio nazi, cuyos rendimientos eran altamente eficientes en los términos de la mortalidad. El holocausto, simplemente, tuvo mayor impacto, porque los judíos europeos eran más parecidos a la gente blanca de lo que la blanquitud se negaba a aceptar, por lo cual, solo hasta entonces, se planteó la cuestión racial como un asunto que necesitaba ser revisado con urgencia. Para más, ver: Mbembe, Achille. Necropolítica, 1999.

 

**** Sobre esto, recomendamos leer: Césaire, Aimé. Discurso sobre el colonialismo, 1950.

 

*****Entiéndase el concepto de “geografías humanas” como el conjunto de personas pertenecientes a un grupo humano sobre un territorio específico. En este caso, tomo el concepto de María Cristina Navarrete; historiadora, quien introduce el término en el contexto de los procesos de mestizaje derivados de la dinámica colonial, por lo que, como resultado, se generan nuevos “tipos” de personas que, ubicadas en un territorio específico (la América colonial) hacen parte de un sistema que se gestiona mediante la aplicación de una jerarquía social en términos de raza.

 

Lee otras columnas de Teresa Asprilla 

 

*Las opiniones aquí expresadas son de exclusiva responsabilidad del autor y pueden o no coincidir con las de este medio de comunicación.

 

Fotografía: Instagram Teresa Asprilla

 

Vive Afro, 8 años haciendo periodismo étnico digital

 

CATEGORÍAS

Opinión

Recomendados

Yo soy chocoano de nacimiento: una auto¬representación para un nuevo rumbo

RECOMENDADOS / 21 de abril de 2015

Actualmente  la  chocoanidad  vive  la  gran  crisis  de  la  auto¬representación.   . . .

Y si la muerte pisa nuestro huerto, ¿Qué dejaremos?

RECOMENDADOS / 27 de octubre de 2021

El otro día me encontraba trastornado por la noticia del asesinato del líder social del San Juan . . .

reseteando el amor propio, disfuncionalidad

Y está de moda:

RECOMENDADOS / 18 de diciembre de 2021

Está de moda el no querer, está de moda el callarnos y no decir lo que sentimos y pensamos como . . .

Y deja que las emociones te ayuden a vivir…

RECOMENDADOS / 11 de agosto de 2021

Las emociones son nuestra realidad, estas influyen en el relacionamiento con el otro y cualquier . . .