Viernes, 01 Febrero 2019

Las palabras son poderosas

Las palabras con las que nos comunicamos de manera cotidiana, al referirnos a un ser humano sin importar su etnia, género, edad o estatura en los diferentes ámbitos en que nos movemos, suelen tener un efecto en nuestras vidas para bien o para mal. 

Por: Saslyn Mena*

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

 

Es importante comunicarnos sin utilizar etiquetas que hieren o lastiman a las personas que nos rodean, estas palabras empiezan a construirse en nuestra primera escuela, la familia, y dejan huellas para siempre y pueden ser positivas o negativas.

Procura usar tus palabras de manera correcta ya que a través de estas puedes transmitir un mundo de emociones que tienen capacidades de sanar las perspectivas del mundo interior de otros. Las palabras tejen emociones, con ellas vendemos, negociamos, enamoramos y posteriormente, cambiamos el curso de la vida.

Las palabras tienen contenidos poderosos con capacidad de llevarte al cielo, evocan y provocan energía a cada célula de tu cuerpo, llegando a cada fibra y permiten activar la epigenética y bioquímica de nuestros estados mentales y emocionales, dando rienda suelta a la expresión de nuestros sentimientos, los cuales se construyen con las diferentes experiencias de vida.

Las palabras sanan siempre y cuando al comunicarnos lo hagamos de manera asertiva, ya que son un mar de emociones que cada ser humano desde su mente transmite y son diversas, como un arcoíris llegando a nuestras vidas a transformar, trascender, enriquecer, fortalecer; en fin son infinitas las bondades de las palabras en cualquier circunstancia de la cotidianidad. Permítete siempre comunicarte sin disminuir la condición humana de nadie, llama a todos por su nombre o utiliza palabras que inspiren, que eduquen y engrandezcan el espíritu, fortaleciendo sus emociones y la interpretación de cada ser humano al mundo que le rodea.

 

 

*Psicóloga

 

*Las opiniones aquí expresadas son de exclusiva responsabilidad del autor y pueden o no coincidir con las de este medio de comunicación.

 

Ver más columnas de Saslyn

 *Fotografía: cortesía.

Lea También

  • Racismo: un monstruo que acecha

    La esclavitud fue una cruel transgresión a la vida de las personas negras que la vivieron y la fuente de la discriminación racial, xenofobia e intolerancia, que continúan perpetuándose en el tiempo y generando factores que incrementan las desigualdades sociales y económicas en gran parte del mundo.

  • Lo que nos ha enseñado el Covid-19

    Nadie se lo esperaba, el 2020 pintaba ser un gran año, pero ¿quién dijo que no lo es? siempre lo más importante de las situaciones son los aprendizajes. Si después de esta pandemia seguimos igual, definitivamente no sirvió de nada esta gran lección.

  • En Colombia también tenemos nuestros propios George Floyd

    Las redes sociales a nivel mundial se volcaron a manifestar la indignación y exigir justicia frente al asesinato del hermano afroamericano George Floyd por parte de un policía de los Estados Unidos, pero por qué no ha pasado lo mismo con Anderson Arboleda asesinado por un policía colombiano.

  • ¡Se despierta interés de la auditoría forense en el Pacífico colombiano!

    El impacto y entendimiento del fenómeno de la corrupción pre y post Covid-19 en el Pacífico colombiano, será trascendental para avanzar en políticas de desarrollo económico y social.

banner vertical derecha
Suscríbete a nuestro boletín