Del 29 de septiembre al 23 de octubre Participa de nuestro premio Contar lo Nuestro

imagen de la publicación

Brasil, la pandemia remarcó la desigualdad 

La pandemia ha afectado a todo el mundo, pero hay lugares donde la confluencia de diferentes hechos ha creado una tormenta perfecta, siendo Brasil el caso más emblemático. El gigante de Sudamérica se ha convertido, trágicamente, en ejemplo de lo que no se debe hacer en una pandemia.

 

Publicidad

Desde el inicio de la pandemia, el número total de muertos en Brasil sólo es superado por Estados Unidos; los más de 330 mil muertos oficiales que reporta el gobierno de Bolsonaro son uno de los más altos con 160 muerto cada 100 mil habitantes, con todas las críticas que se han hecho en Colombia, los muertos llegan a 129 por cada 100 mil habitantes. Esta semana  se superó el registro diario de muertes con más de 4 mil, una cifra récord a nivel mundial.

 

Las cuarentenas y  los toque de queda no han impedido que este país rebose su capacidad en unidades de cuidados intensivos; los datos del gobierno informaban que 21 capitales estatales  tenían una ocupación UCI superior al 90% para el lunes de esta semana. 

 

Pero a pesar que se ha dicho que el virus no distingue para afectar a cualquier persona, si que tiene una predilección por ser más letal en las poblaciones vulnerables, o ensañarse con los pueblos  indígenas y  negros de Brasil. 

 

El Estado de Amazonas

El Estado de Amazonas no es uno de los más poblados, pero si uno de los que más ha sido afectado con 12 mil muertes; en comparación, en el Estado de Sao Paulo han muerto 78 mil personas pero su población es casi 10 veces superior. Amazonas tiene una gran población étnica, y según datos divulgados por la Articulación de los Pueblos Indígenas de Brasil (APIB), los indígenas muertos por coronavirus ya superaron los 1000.

 

Al comienzo de la pandemia, en la la capital del estado de Amazonas, Manos, se observó la tasa más alta de letalidad por el covid 19  en 6,07 por ciento al 23 de julio de 2020. 

 

Ser negro en una pandemia 

En 2020, un estudio publicado por The Lancet estimó que es 1,3  mayor la posibilidad de morir por covid si se es negro en Brasil, mientras que  los mestizos y mulatos tienen 1,5 veces más probabilidades de morir por que los blancos por el virus. No solo las comorbilidades como la obesidad, la diabetes, el asma y otras enfermedades, que aumentan el riesgo de mortalidad están más presentes en la población negra y mulata, también hubo un cruce con las condiciones socioeconómicas, afirma el estudio. 

 

Poco más de la mitad de la población de Brasil es negra, pero la pandemia ha hecho más visibles la desigualdad que este país presenta. France 24 afirmó en un artículo que “la tasa de mortalidad del virus es de 15,6 por cada 100.000 habitantes para los negros, frente a 9,6 para los blancos”, esto en el Estado de Sao Paulo, pues las personas viven en regiones apartadas o no tienen forma de acceder a servicio medico.

 

En la Mare, una favela de Río de Janeiro, solo hay un hospital público, allí la tasa de mortalidad (casos confirmados dividido las muertes) llegó al 30% a mayo del año pasado. 

 

«Las personas negras no son solo la mayor parte de la población brasileña, son casi el 55 % de todo el país pero también es uno de los sectores más precarios de la sociedad, pues tienen menos acceso a educación, a trabajo regular o a vivienda». dijo Paula Núñez, una concejala del Partido Socialismo y Libertad (PSOL) en la ciudad de Sao Paulo.

 

Un informe del instituto oficial de estadística, IBGE, afirma  que el promedio de ingreso mensual de la población negra es apenas el 55,8% del de los blancos.

 

Un gobierno indolente 

 

La informalidad en el país es del  40%. “En Brasil, las políticas monetarias dirigidas al sector financiero ascendieron a unos 230.000 millones de dólares, mientras que las iniciativas fiscales dirigidas a los impactos sociales de la pandemia recibieron menos de la mitad de esta suma”, afirma otra publicación de The Lancet llamada COVID-19 en Brasil: mucho más allá de la biopolítica.

 

Y es que el gobierno de Bolsonaro ha expedido pocas medidas en beneficio de la población más vulnerable; población que ha tenido que escoger entre el hambre o el virus.  Una de las más importantes medidas fue un subsidio que benefició a 70 millones de brasileños con 100 dólares durante 7 meses; pero esto acabó en diciembre pasado. 

Para diferentes líderes sociales de Brasil, lo que pasa en el país  es un genocidio para exterminar a ciertos grupos. «Es un presidente que no tiene conciencia, es un presidente genocida. Él está viendo en esta pandemia una forma de eliminación de población afro, indígena y la población más pobre  de mi país». Silvana Verissimo, miembro Rede Nacional de Mulheres Negras no Combate a Violência; una opinión que también comparte el Instituto Nacional De Pesquisa E Promoção De Direitos Humanos.

 

El gobierno central de Brasil ha implementado medidas fallidas de aislamiento social, ha hecho estímulos a la aglomeración, deslegitimó  la gravedad del virus e incentivó el uso de medicamentos que no han demostrado ser efectivos. Todo esto ha generado la crisis que hoy conocemos y que nos hace ver la mirada hacia Brasil. 

 

Fotografías: Agencia Anadolu, AP News y Telam

 

CATEGORÍAS

política

Recomendados

Unión feminista a la candidatura presidencial

RECOMENDADOS / 7 de abril de 2021

Ángela María Robledo y Francia Márquez, inician su precandidatura presidencial de Colombia para . . .

Un presidente negro para un pueblo sin memoria

RECOMENDADOS / 8 de diciembre de 2020

A propósito de las pasadas elecciones presidenciales en el país, hubo un tema que para bie . . .

kipling

Un defensor del imperialismo no es un representante de la Diáspora

RECOMENDADOS / 11 de diciembre de 2020

En la Fiesta del Libro y la Cultura de Medellín de este año se conmemora a las diásporas y al m . . .

Tras meses de polémica, se nombró a William Yeffer Vivas como nuevo personero Municipal de Medellín

RECOMENDADOS / 8 de diciembre de 2020

El acto ocurrió en el recinto del concejo municipal de Medellín, ubicada en la Alpujarra, . . .