Miércoles, 01 Marzo 2017

“Pepa María” Riascos

una bloguera que visibiliza la diversidad desde el teclado.

twitter
facebook

Dignificar y empoderar la cultura afro desde el teclado con contenidos de calidad, es parte de su esencia. Llamar la atención sobre la diversidad cultural en las diferentes plataformas de moda, es su gran reto.


Por: Ruth Mery Geovo Mosquera
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

 

Su abuela materna “Pepa”, madre y tías, fueron mujeres con las que creció viendo imágenes de moda, las cuales, se convirtieron en su inspiración. Su madre, el gran ícono de moda, por su fantástica forma de vestir, del que ella aprendió.
Aprendizaje que en la actualidad la ha convertido en un referente de moda, y es por eso, que para contemplar y exaltar el arte y el talento hecho mujer, es necesario ubicarnos en la Sucursal del Cielo, en Cali, la tierra de “Pepa María” Riascos. Al nacer, estaba claro que no sólo corría sangre por sus venas, el estilismo y la moda, ya hacían parte de su genética familiar.
A sus 4 años, ella era el “ratón” del taller de la abuela. Entre telas, figurines y máquinas se forjó una mujer quien con el pasar de los años sería una brillante estudiante de economía y, a quien la moda, no le llegaría por accidente. Para Gloria Isabel “Pepa María” Riascos Correa, quien decidió firmar sus columnas como era llamada su abuela, ya le era bastante conocido este amplio mundo que desde muy niña era su pasión y estilo de vida.

 

 

En su ahora, su risa contagiosa e innumerables post e historias en las populares redes sociales como Instagram @_pepamaria y Facebook (PEPA MARIA), hacen que tanto mujeres como hombres decidan ver sus publicaciones relacionadas con moda, maquillaje, “pintas”, críticas u observaciones sobre algún acontecimiento relacionado con la pantalla chica y las últimas tendencias en este tema. Y es que el criterio de esta mujer tiene sustento propio, su experiencia de vida y de formación profesional en el exterior le permiten ahondar y expresar su punto de vista con tal argumento que incita a interesarse en este maravilloso y amplio mercado, del que Medellín, Cali y mucho menos el resto de Colombia se escapa. ¡Pepa es una  bloguera empoderada del lenguaje de la moda!


‘La Beyoncé de Timbiquí’, como la han denominado sus lectoras en redes sociales, y que es aprobado por ella, reúne los mundos a los que pertenece; se considera un referente importante en la industria de la moda en Colombia, más no un ícono de la misma. “Así me vea ultra producida, no decido a veces mirarme como un ícono, me siento mejor cuando me identifican como un referente que rompe estereotipos entre moda, cultura y diversidad en la industria nacional”.
Pero para poder llegar a ser un referente de moda, esta caleña ha tenido que pasar muchas horas y meses de estudio y aprendizaje. A los 16 años, cuando se graduó del colegio, quería estudiar moda y como no le era imposible hacerlo en el momento decidió estudiar economía en la Pontificia Universidad Javeriana de Cali, graduándose con honores.

 

 

Después del paso por la universidad, y siendo mayor de edad, decide irse a estudiar inglés a Londres -la capital de la moda-, y a la vez comienza a trabajar en marcas de ropa y es ahí, donde obtiene parte de su experiencia en este sector, la cual reforzó especializándose en mercadeo de moda y estilismo. Luego decide regresar por seis meses al país y en ese tiempo su padre fallece y ella decide quedarse en casa.


“Mi papá,Carlos Riascos (Babillo), era un gran futbolista. Él jugó en el  América de Cali y en la Selección Colombia durante los 60’s -70’s.  Además, era un gran hijo de Buenaventura declarado Gloria del Deporte”, indica.

 


Papá y hermano mayor de Pepa María.


Con el tiempo, y aprovechando sus dos pasiones, Pepa María, se ha hecho acreedora a diferentes reconocimientos nacionales. Entre ellos, el Premio Cámara de la Moda Vallecaucana a Mejor Blogger Moda 2016.


En el 2015 fue considerada por Publimetro, como uno de los nueve mejores blogueros de moda en Colombia, y, además, en el 2012 fue nominada a los premios Afrocolombiana del Año, en la categoría medios y periodismo. Además, es “La primera mujer negra en romper récords en periodismo de moda en Colombia” según el diario El Espectador y Color de Colombia.


Pero en el camino de Pepa María, en donde se mezclan los números y las tendencias al vestir, todo no ha sido sabor a gloria. A ella, le ha tocado cargar con el estigma de que las mujeres que trabajan en la industria son “huecas y superficiales”. Pero eso no es todo, también le ha tocado afrontar con gran entereza los desprestigios mal intencionados por ser bloguera de moda. “Nos catalogan como un ‘circo’, sin entender que es algo novedoso en el país y que apenas las marcas comienzan a comprender su dimensión”, indica.


 

Ganarse el respeto en el mundo de la moda no es fácil, o si lo duda, atrévase a preguntarle a alguno de los grandes diseñadores ¿cómo lo logró?, y  seguro le responderá que, con disciplinada, trabajo constante y creatividad. Tres aspectos que con los años Pepa ha sabido fusionar y fundir, al igual que con sus dos pasiones, la economía y la moda, para convertirse en ‘científica social´.
Como pionera le ha tocado sobreponerse a los estereotipos y barreras, razones que la estimulan día a día a ser mejor. Enfrentar el desafío es un reto constante que la inspira. Además, espera dejar un legado positivo importante de su etnia y la industria con quienes entren en contacto con sus letras, sus columnas (http://blogs.eltiempo.com/pepa-maria/), y las asesorías para marcas y personas.


Ella, un referente, una mujer sin filtros


Con sus escritos, incursionó como columnista de moda, y logró ser la primera mujer afro, en el país, en hacerlo. Sin importarle que se enfrentaba a una sociedad racista y clasista que antepone el color de la piel antes que ser mujer o ser persona, Peppa, decidió romper desafíos. Para ello, decidió encontrar su propio color de teclado, ayudándola a ser ella misma, y a crear contenidos de peso que pudieran ser leídos sin estereotipos.
¡Ha sido pionera! algo que todos debemos admirar, y más cuando se trabaja en la industria de la moda. Un reto que la ha destacado. Catalogada en el medio como una mujer afro que se caracteriza por sus potencialidades en conocimiento, expresión, escritura, vestuario, maquillaje, entre otros, le ha permitido enseñarles quién es ella, qué supone una cosmovisión de la vida… estructurando la mente hacia un estado de aceptación más abierta, más diverso y no tan estereotipado.


“Superarse a sí misma, vencer miedos, empoderar a la mujer, ofrecer contenidos de alta calidad al lector y exponer la moda como un lenguaje sociocultural, natural y sencillo que permea a todos los seres humanos, entendida como la última pieza de la civilización”: Pepa María  


Sus columnas se destacan por ser escritas ‘sin filtro’, divertidas y con jalones de crítica. Con rigurosidad y el respaldo investigativo que supone la historia, la economía, la tendencia y los temas coyunturales sobre la moda, con el fin de acercar al público a este amplio campo que dejan entrever su personalidad y rasgos innatos.


Con sus columnas, también busca ilustrar a la sociedad desde el teclado, para que ‘destruyan’ los imaginarios colectivos racistas que encasillan al afro como exclusivo de la servidumbre, el fútbol, la cocina. Además, de permitir mostrar que los afros son conscientes de su mundo, al igual, que altos consumidores y conocedores de moda.


Peppa María, aprovecha para hacer un llamado a las marcas para que incluyan en sus productos, servicios y pasarelas a la mujer afro que es consumidora de los mismos y en algunos casos, en proporciones inimaginables y desconocidas.

 

 

Abrir y acondicionar el camino, parte de su trabajo. Exponer contenidos digitales de moda con calidad desde y con realidad. Dejar a un lado la “esclavitud mental”, así como la disciplina, preparación y educación en el tema de interés, es la invitación que extiende Pepa a todas las mujeres para que construyan su propio caminar, su propio vivir y acontecer afro.