Lunes, 30 Abril 2018

Sudor y sangre por amor al baile

Cristian no sabía bailar y según él ni le gustaba, pero cuando le brindaron la oportunidad de aprender fue capaz de dejar sangre en el asfalto. 

twitter
facebook

Por: Alexandra López Asprilla

Estudiante Comunicación Audiovisual - UdeA

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

 

Cristian David Palacios es un bailarín oriundo de Quibdó que vive en Medellín hace 9 años. Según él, fue por pura casualidad que llegó a vivir en el mismo barrio de los chicos de Son Batá. Fue precisamente en una presentación de ellos donde se sintió intrigado por el baile, de ahí empezó a asistir a sus reuniones y a los parches con ellos. En ese entonces Cristian no trabajaba ni estudiaba, por lo cual ellos lo invitaron a pertenecer al grupo, aunque al principio se negó porque creía que el baile no era lo suyo. 

 

 

Hoy a sus 30 años reconoce que fue en Son Batá donde aprendió tiempo musical, capacidad coordinativa, soltura y conciencia corporal, aptitudes que le permiten aprender y adaptarse a nuevos ritmos fácilmente. 

Cuenta que para aprender a bailar literalmente dejó sangre en el asfalto. Al principio practicaba algunos ritmos folclóricos a pies descalzos en una plancha, donde más de una vez terminó con ampollas y raspones.

Hoy no hace parte de la corporación Son Batá, pero recuerda con agradecimiento las oportunidades que ahí le brindaron, dice que todo lo que ha logrado hasta hoy tuvo un inicio allí.

 

 

Tener “el palito pa’ la cosa” le ha permitido ser parte del movimiento Adictos a Bailar, el cual convoca mensualmente a los bailadores de Medellín de manera gratuita. Cristian ayuda con la planeación de los eventos mes a mes, hace dirigidos y participa activamente de las coreografías donde según él “ solo se deja llevar por el ritmo y la imaginación hace el resto”.

Para él un bailarín debe tener lo que le llaman el “cuento”, que consiste en escuchar una canción y no pegarse a los lineamientos que enseñan en las academias, no porque esto sea malo sino porque es más importante desarrollar un estilo único que diferencie a un bailarín del resto. “No se trata de ser el mejor sino de ser diferente”.  

 

 

 

 *Fotografías: Alexandra Lopez Asprilla.