Jueves, 27 Septiembre 2018

Soy la novia de un negro

Un día común y corriente, conversando como de costumbre con mi novia “blanca-mestiza”, llegamos al tema de la discriminación. Ella menciona que ha sido víctima de racismo, yo le dije: - ¿Cómo? ¡Pero si tú no eres negra! -  ella me dice: lo he sufrido por ser la novia de un negro. Impactado por esta particular situación, la impulsé a escribir lo sucedido.

facebook

Por: Edwin Andrés Mosquera

Yeidys Smith González Fabra

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

 

En pleno siglo XXI, siendo mestiza crees que ya no hay racismo, te parece exagerado cuando escuchas a alguien que pertenece a algún grupo de minorías decir que se sintió discriminado. Y sigues creyendo que es así, porque es lo que percibes, como si vivieras en una burbuja donde la realidad es solo lo que contemplas; hasta que llega alguien a tu vida que rompe esa burbuja y te muestra un mundo diferente, de colores, sabores y costumbres tan distintas a la tuya que apenas y te das cuenta que el mundo que está a tu alrededor es insignificante con la infinidad de cosas que no están a tu vista. Eso fue lo que me pasó, cuando por cosas de la vida, un día cualquiera, en una clase como cualquier otra -eso era lo que pensaba- conocí a un chico negro.

 

 

Con el paso del tiempo este chico y yo nos hicimos amigos, pero como se imaginarán, las cosas no quedaron ahí. Siguió pasando el tiempo e iniciamos una relación sentimental, desde entonces han pasado 3 años. Y no, no vengo a contar una historia de amor.

Infinidad de veces lo escuché “quejarse” de comentarios que le hacían o de cosas que le pasaban en lugares comunes como la universidad, el bus, un partido de fútbol, etc. que él consideraba discriminación. Sin embargo, me parecía que exageraba, porque en mi mente no cabía que cosas así siguieran pasando, simplemente era inconcebible. De todos modos, lo escuchaba y lo ayudé a grabar algunos videos como denuncia de dicha discriminación, pero para mí, eran cosas de él.

 

 

En el momento en que personas cercanas, conocidos o compañeros de clase, se enteraban que mi novio es negro, -algunas- hacían todo tipo de comentarios, no obstante, noté que uno de los que más hacían es “te gustan los negros”, esto con todo tipo de connotación. En algunas ocasiones, no lo niego, me molesté por el tono o la forma en que lo decían, pero no le di trascendencia, sólo quería respetar las opiniones de los demás. Ese “te gustan los negros” en el transcurso de un poco más de 3 años, se volvió una constante en mi vida. 

 

 

 

 

Un día alguien me enseñó la imagen de un actor negro, diciendo: ¡Mira! a ti que te gustan los negros; miré la imagen y dije “está lindo”, y cada quien siguió en lo suyo. Este pequeño suceso se repetía en mi mente una y otra vez, y me hice consciente de la cantidad de veces que me habían dicho “te gustan los negros”, tantas, que no me atrevo a especificar un número. Me pregunté ¿Qué les hace pensar que a mí me gustan LOS NEGROS? Para ellos, ¿Qué significa ser negro? ¿Qué es una afición para mí? ¿Un fetiche? Estas y más cuestiones pasaron y siguen rodando mi mente. Por eso, hoy me atreví a responder ese comentario que tanto me han hecho... 

...Y la respuesta es ¡NO!, a mí no me gustan LOS NEGROS, a mí me gusta mi novio, porque es una persona inteligente, respetuosa, amable, noble, que me valora y que tiene cualidades que me hacen querer estar a su lado, no por su color de piel ¿Acaso creen que voy por la calle y si veo a un negro me estoy derritiendo por él? 

 

 

Ya sé que muchos dirán: no te lo decían en un mal sentido; y lo entiendo porque para mí también fue difícil comprender que esos comentarios “inocentes” son racistas. Por ello y por ser concreta dejaré expresiones que me han marcado como novia: 

● ¡Ay! ¿A ti te gustan los negros? Ay no, a mí no.

● A mí no me gustan los negros y yo no soy racista ni nada de eso, yo hablo con ellos y todo, pero de ahí a meterme con uno, no. Y no soy racista… pero que asquito. 

¡Si esto no es racismo, entonces no sé lo que sea!

Que mi novio sea negro no es lo que determina que tengamos una relación, dejemos de pensar que ser negro es algo exótico, que es lo que hace especial a una persona. Si bien es una característica física, es alguien común y corriente, y lo único que lo hará diferente y especial son sus sentimientos y esencia como persona.

  

 

*Las opiniones aquí expresadas son de exclusiva responsabilidad del autor y pueden o no coincidir con las de este medio de comunicación.

 

Ver más columnas de Edwin

 *Fotografía: cortesía.