Miércoles, 12 Julio 2017

Sonidos que invitan a conocer las raíces

Conocer la historia es parte fundamental de la vida. Entender las raíces y qué aportes ha dejado la cultura afro al desarrollo humano hace parte de saber el papel que se juega en la sociedad.

twitter
facebook

Por: Katherine Marín Ramírez

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

 

En el año 2010 un grupo de mujeres pertenecientes a la Red Nacional de Mujeres Afrocolombianas Kambirí vio la necesidad de crear un grupo que resalta la ancestralidad de la cultura afro, de allí nació Orula, mujeres bailadoras y cantaoras que por medio de su arte quieren dar a conocer sus raíces.

El nombre de Orula es proveniente de uno de los Orishas africanos, que con la armonización de corrientes y pensamientos adquirió el nombre de San Francisco de Asís patrono de Chocó, esto lo cuenta Romelia Palacios quien fue la que propuso el nombre para el grupo y la iniciativa de crearlo fue de la coordinadora de la Red Deyanira Valdez.

De izquerda a derecha: Carmen Romelia Palacios, Aura Palacios, Rosalba Martínez, Modesta Palacios.

El grupo está conformado por 7 mujeres que oscilan entre los 57 y 75 años de edad, ellas ensayan normalmente martes y jueves en la Casa Afro de Medellín y todas son oriundas del Chocó. Cuenta Romelia que una de las motivaciones de Orula es “seguir rescatando la historia afro en la ciudad, ya que haciendo pedagogía social con sus actividades, no solo preservan la cultura, sino que también la resignifican a través del relevo generacional, con la transversalización de la parte oral con lo virtual de los jóvenes con sus registros escritos, además resaltar lo afro ayuda a minimizar el racismo imperante que se sigue dando en muchos espacios”.

Durante estos 7 años que lleva el grupo Orula se han presentado en diferentes eventos dando a conocer su arte como herramienta para enseñar. Han estado en instituciones educativas, en los Parques Bibliotecas, han amenizado las misas de San Pacho, entre otros espacio donde han mostrado su talento como cantaoras y bailadoras, el cual las ha llevado incluso a estar en eventos de talla internacional.

Esta influencia cultural tiene sus raíces en  África y llegan hasta el Pacífico norte y sur. Con sus potentes voces que son versátiles, auténticas y fuertes muestran en cada presentación que toda esta historia sigue viva, que la mujer cuenta con un papel relevante en la preservación y comunicación de la tradición y que son pilar fundamental para transmitir todo este conocimiento a las siguientes generaciones las cuales son las encargadas de seguir fortaleciendo el patrimonio cultural del país.

Aunque hay unas reconocidas en el medio como Totó la Momposina y Petrona Martínez, estas mujeres que dedican tiempo valioso de su vida juegan un papel muy importante en las expresiones artísticas que aprendieron como tradición junto a sus demás actividades cotidianas.

Orula es patrimonio vivo, vibrante y vigente, es la suma de saberes y sensibilidades diversas que nos ponen presente el inmenso valor de nuestra multiculturalidad, plurietnicidad y diversidad de los pueblos que hacen de nuestra nación un ejemplo único de culturas. Son Mujeres que con sus hermosos atuendos, llenos de color  imprimen originalidad, ancestralidad y dan fuerza e imponencia cuando se les ve bailar o cantar, ellas son la cara de esa otra parte de Colombia que vale la pena resaltar, apoyar y sentirnos muy orgullosos.



 

*Fotografía y video: Fernando Hurtado.