Viernes, 05 May 2017

“Ser niño en Colombia, da miedo”

 

twitter
facebook

Cuando leí el titular en la prensa “niña de 4 meses fue abusada sexualmente”, inmediatamente las lágrimas inundaron mis ojos, sentí asco, rabia y desconsuelo. Aún no entendiendo, no me cabe en la cabeza como alguien puede mirar con ojos de perversión a los niños.

No es el primer caso que los medios registran, hace poco el país conmocionó con el caso de Yuliana Samboní y en el mes abril otros casos de abuso a menores fueron titulares en los medios de comunicación, como el de Armero, en donde otra niña de nombre Sarita, fue violada, torturada y asesinada. Ella partió de este mundo con tan solo tres años de vida.

Como dice el dicho ‘los niños son el futuro del país’, ellos se convertirán en los futuros profesionales, pero con estos vejámenes no se en realidad ni me quiero imaginar en que se vayan a convertir nuestros pequeños.

Esta editorial la escribo también como un llamado a padres, madres y familiares, para que cuidemos y estemos más pendientes de nuestros hijos. El peligro al que están expuestos se puede prevenir, hablemos con ellos de forma clara, démosles esa confianza para que cuando les suceda algo ellos no tengan temor de contarlo.

Lastimosamente los niños en Colombia no tienen garantías para sus derechos, cuántos miles de casos no sucederán a diario, cuantos miles de niños han sido maltratados y abusados, la cifra de los últimos tres años registra 30.503 abusos según indica el periódico El Colombiano en uno de sus artículos.

Esos pequeñitos solo necesitan amor y acompañamiento, crecer en ambientes donde la paz sea un pilar fundamental, y el país por su parte, debe garantizar ese sano crecimiento, además establecer medidas para prevenir y condenar el abuso y el maltrato a los menores.

Me deja un sinsabor y una tristeza profunda pensar en cómo fueron esas últimas horas de las niñas abusadas, ¿en donde estaban sus padres cuando eso sucedió? y en qué estaban pensando los abusadores cuando encontraron en las pequeñas la única y cruel forma de saciar su perversión.

 

Vanessa Márquez Mena

Directora y fundadora

@VaneMarquez27