Miércoles, 31 Octubre 2018

Selva negra en una ciudad de cemento

A finales de septiembre se llevó a cabo la versión número 18 de Cali exposhow, donde me dieron escarapela de prensa y pude asistir a las diferentes pasarelas y programación del evento. 

facebook

Por: Bettsy Angulo

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

 

Si hablo del evento como tal, esta era mi tercera participación, la primera como vestuarista y las dos últimas como prensa. De las veces que he asistido les puedo asegurar que esta para mí fue bastante positiva, en especial por la  amplia locación en donde se desarrolló esta versión del evento (base aérea Marco Fidel Suárez), lo que permitió tener todo en un mismo espacio, y cuando hablo de todo hago, referencia a la muestra comercial, académica y pasarelas en un mismo espacio, aunque siempre habrá cosas por mejorar, creo que van por un buen camino.

Aunque el evento estuvo muy bien organizado, esta vez mi objetivo se centrará en escribir sobre la diseñadora Lía Samantha, sobre su pasarela y acerca del por qué todas las personas negras debiéramos apoyar y conocer su trayectoria. 

La primera pasarela que vi de Lía fue en el año 2016 en Colombia Moda (Medellín), y les puedo decir que si desde antes ya sentía algo de admiración por ella, en ese momento empecé a seguir sus pasos por medio de redes sociales, siempre tratando de apoyarla desde ahí y asistiendo a las pasarelas o eventos que estén a mi alcance. 

 

Para amar el trabajo de Lía Samantha lo primero es conocer o tratar de saber qué entiende ella por moda, pues tiene una concepción de la vida y de la moda que siempre van de la mano y muy presente con su discurso. Lo primero que se debe tener claro es que para ella la ropa no es un accesorio, ¡no, no, no!, ella la ve como medio de protección a través de toda su simbología, por eso está convencida del poder del sol, de la lluvia, de la luna, las estaciones y todo lo que nos rodea. 

Es por ello, que para esta última colección rindió un homenaje a un amigo que falleció recientemente, pero sobretodo fue producto de una ardua investigación por los municipios de Cartago hasta terminar en el Chocó, como lo dije, producto de la simbología del sol, siendo su inspiración principal. No menos importante fue ver cómo ella misma crea sus telas, lo que me da a entender que va un escalón superior.

 

 

Si nos vamos a la pasarela, esta se caracterizó porque las modelos llevaban unos peinados trenzados como manifestación de que el cabello afro es arte, un arte en el tejer y los mensajes que esos peinados representan, tejidos y mensajes que se complementaban con prendas como cullotes, faldas, blusas con mangas de mucho volumen como un patrón constante en la colección.  Y si hablamos de colores, el amarillo, el rojo, el verde y el morado fueron los que más resaltaron; además acompañados de diferentes combinaciones pero en mi opinión, muy acertadas y todo lo anterior resaltado con música en vivo del cantante Alexis play y Lia Samantha (sí señores, también canta). De esta colección se siente que todos sus detalles fueron pensados y plasmados en la pasarela, fue una colección rica en investigación, en materiales y en musicalización.

Para finalizar siento que debemos replantear nuestro estilo, pensar con qué fin compramos nuestra ropa y qué queremos proyectar. Sería muy interesante que en nuestro estilo aún conserváramos esa historia de ancestralidad, color y simbología. Como invitación final, está apoyar y seguir el trabajo de Lia Samantha que es muy interesante y enriquecedor para la cultura afro de este país. 

 

*Trabajadora social y Tecnóloga en Diseño de Modas.

 

*Las opiniones aquí expresadas son de exclusiva responsabilidad del autor y pueden o no coincidir con las de este medio de comunicación.

 
 *Fotografías: cortesía.