Miércoles, 31 Enero 2018

San Isidro, lucha por el territorio

La minería ilegal en el municipio de San Isidro Chocó, está generando graves problemáticas en materia en salud, medio ambiente y seguridad.

twitter
facebook

Por: Anny García

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

 

La explotación minera ilegal que se realiza en la cuenca del El río Quito incluye altas dosis de mercurio, esta actividad genera una grave problemática ya que el sustento de gran parte de los habitantes depende del río. Enfermedades, violencia, destrucción del ecosistema y vulneración de los derechos de la población asentada en el municipio, representan situaciones que las personas del lugar deben enfrentar en la actualidad. 

Este proceder irracional ha ocasionado la pérdida del cauce del río en algunos tramos, en los que sus habitantes manifiestan que de no ser porque lo conocen muy bien, se perderían navegando en él. 

"Los dragones tienen su accionar en el río dentro de la zona aluvial (la parte de la orilla), allí se mueven e inician a penetrar en el terreno, al final dejan unos caños para poder entrar y salir, eso genera las divisiones y cráteres dentro del río y al final lo que antes era el canal natural deja de serlo, porque no se identifica el cauce y algunas embarcaciones quedan encalladas” dijo Fabio Teolindo Perea, Rector de la IE Antonio Anglés de San Isidro.

El Procurador Departamental del Chocó, Richard Moreno, habló acerca de las medidas de protección que existen para el río Quito, "actualmente la sentencia de la Corte Constitucional T622 del 2016, que reconoce al Río Atrato como sujeto de derechos, acoge a su vez a las cuencas del mismo, lo que beneficia al Río Quito como Cuenca hídrica que desemboca en el Atrato"; enfatiza que como Procuraduría regional están encargados de coordinar la implementación de la sentencia para el cuidado del río y sus cuenca”.

Richard Moreno opinó además sobre la situación que aún se vive en el río frente a la minería ilegal “venimos tomando acciones de protección como recurrir a Codechocó, la Alcaldía de Río Quito y las Fuerzas Militares, a quienes hemos solicitado medidas que garanticen la protección del afluente. Pero es de notar la incapacidad institucional por parte de estos actores, porque cuando llegan al sitio a quemar las maquinarias la mayoría no están; esta situación amerita una acción nacional que pueda cortar la minería ilegal y establecer los proyectos de recuperación del río Quito urgente".

Estamos hablando de un municipio perteneciente al Chocó con un alto índice de pobreza, según el informe estadístico del Departamento Nacional de Planeación- DPN; situación que, en gran medida, se debe a la explotación irracional de los recursos naturales. En pocas palabras la minería a gran escala ha afectado el desarrollo del municipio y la región, generando un impacto negativo en el medio ambiente y poniendo en riesgo el ecosistema. 

la Institución Educativa Antonio Anglés del corregimiento de San Isidro (Río Quito), lidera un proyecto social que puede entenderse como un mecanismo de resistencia frente a esta situación. La creación del Centro Agro Ambiental de la Biodiversidad Etno-cultural del Chocó- CABECH, representa una alternativa sostenible para la conservación del medio ambiente.

La Institución Educativa Antonio Anglés tiene como misión el manejo de la Micro reserva ecológica “El Guayacán”. Esta zona tiene una extensión de 20 Hectáreas protegidas de actividades como la tala de árboles, caza de animales y minería,; y se pretende ampliar la zona de reserva a 50 Hectáreas, para lo cual se avanza en acuerdos con el Consejo Comunitario como máxima autoridad

El proyecto CABECH, cuenta con una Granja agro productiva y la empresa escolar de productos verdes; en la que se trabaja en la transformación de productos como el borojó; gracias al cual, la Institución representó al país en la 3° Feria Internacional del Emprendedorismo en Buenos Aires- Argentina. 

La casa etno- ambiental, como escenario para promover los saberes y prácticas ancestrales, es una meta a futuro que permitirá fortalecer el sistema de información con guías eco-turísticas, la producción de material educativo, y articular el proyecto a la red de observatorio a nivel nacional. Estudiantes, docentes y padres de familia se han unido a la causa por la defensa y protección de su territorio, en una apuesta por el desarrollo de la región. 

José Luis Palacios, Personero estudiantil del colegio manifiesta que “el centro es nuestra esperanza de vida, porque la minería está acabando con nosotros, nuestros ríos y el ecosistema; consideramos que no estamos viviendo sino sobreviviendo, por eso invitamos a la comunidad en general para que se una al proyecto y nos apoyen a sacarlo adelante; necesitamos cuidar nuestro medio ambiente y generar alternativas de empleo que no sean la minería con maquinaria pesada”.

El Procurador regional reconoce el proyecto como "una iniciativa comunitaria para la protección del medio ambiente y la identidad cultural”, y hace un llamado al Ministerio de Medio Ambiente, para que la apoyen tanto a nivel político como económico. El proyecto resulta importante para la comunidad ante la crisis que viven el municipio y el departamento. 

Las comunidades que luchan por la defensa de su territorio, que generan herramientas de resistencia y buscan el fortalecimiento de costumbres y de conocimientos ancestrales, se constituyen en un verdadero ejemplo para el resto del país.

Los estudiantes, docentes y padres de familia del colegio invitan a la comunidad del departamento y a las organizaciones o instituciones para unirse a esta causa, con el fin de desarrollar la iniciativa en su totalidad y proteger el ecosistema. Este proyecto ha permitido que los habitantes de San Isidro puedan resistir y en esa medida pretende ser ejemplo para otras comunidades no solo en el Chocó, sino a nivel nacional e internacional.

                                                                 
                                                                                              Publicidad

 

 
*Fotografías: Anny García.