Viernes, 01 Febrero 2019

Reencuentro de Colonias

El pasado 29 de diciembre del 2018, el municipio de Tadó  celebró la versión número 27 del Reencuentro de Colonias, pero algo se sintió diferente.

facebook

Por: Isabel González Quintero

Psicológa

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.  

 

Tadó es un municipio ubicado en la parte oriental del departamento del Chocó. Dentro de su idiosincrasia se destaca la tradicional celebración cultural llamada “Reencuentro de Colonias”, que se realiza a finales de diciembre de cada año. Sirviendo como escenario para celebrar el reencuentro con familiares, amigos y vecinos a través de una amplia variedad de actividades que convocan a compartir con los demás. 

El origen del “Reencuentro de Colonias” se remonta en el 2002, cuando un grupo de jóvenes tadoseños se cuestionaron sobre cómo podían aportar a su comunidad en una forma que fuese gratificante para todos sus participantes. Teniendo esto en mente, se reunieron varias colonias, es decir, tadoseños radicados en el departamento antioqueño, en Atlántico y Risaralda, y juntos fundaron esta tradición que aún sigue vigente.

“Después se fueron uniendo otras colonias como Los Llanos, Bogotá y el Valle del Cauca” Así lo afirmó el abogado y ex personero de Tadó Zamir Rentería Quintero, cofundador del Reencuentro de Colonias.

 

 

En la pasada celebración se pudo apreciar el brote de euforia de cada participante presente en el desfile que recorre las principales calles del municipio. Las coreografías individuales y grupales que de una u otra manera se sincronizaban al estar guiadas por el ritmo de la chirimía, dejaban entrever una sensación de unidad y complicidad. ¿Y cómo no sentirlo? Si “celebramos todos los años la bienvenida a los que viven aledaños y que vuelven nuevamente al pueblo” comenta Thomas Vino, participante del encuentro.

 

 

Para aquellos que son ajenos al contexto territorial, les puede parecer que la celebración consiste en esa única actividad, sin embargo Zamir nos afirma que “la tradición nació con un propósito comunitario, en ese entonces lo celebrábamos de manera muy diferente. Nos reuníamos las colonias y planeábamos obras para beneficiar el pueblo, como limpiar el parque o decíamos que determinada colonia traería libros de matemáticas o español, para fortalecer las bibliotecas de determinado colegio de Tadó”.

Sin duda, los cambios de administración afectaron paulatinamente las actividades que fueron creadas con el objetivo de integrarse, ya que escaseaba el mismo interés que alguna vez se tuvo en dar un presupuesto para apoyar el reencuentro. Poco a poco la tradición fue perdiendo fuerza, ya no se realizaban las obras benéficas; ni los torneos de fútbol entre colonias; ni los paseos de olla a las famosas “playas” que tiene el Chocó. Ahora “las colonias se organizan apenas para sacar el caché (camiseta alusiva a su colonia) y realizar el desfile y nada más” Finaliza Zamir.

 

 

Con todo esto, queda clara la importancia de recordar nuestro pasado, nuestra historia en común como sociedad. Sin ello perderíamos de vista lo importante, en este caso el propósito de esta tradición que es “regresar para aportar algo al municipio”. Vale la pena preguntar ¿cuántos tadoseños que activamente se involucran en esta celebración, conocen su historia?.

 *Fotografías: cortesía e Internet.