Miércoles, 21 Junio 2017

Radiografía de un soñador

Diversificar el baile, explorar los movimientos y darle un toque de sensualidad, mientras se ejercita, es la nueva tendencia dentro del estilo fitness. Raúl Caicedo, un experimentado instructor de uno de los más reconocidos gimnasios del país, lleva 16 años apostándole al baile.

twitter
facebook

Por: Yuliana Mina

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

 

“Desde que estaba en el colegio tenía claro que quería transmitir lo que llevaba por dentro y que viviría de esto”, afirma con orgullo Raúl Caicedo.

 

En su búsqueda por diversificar, llegó el pole dance, una disciplina en la que se combina fuerza y ritmo y en la que además su público objetivo son las mujeres, deseosas de ejercitarse, tonificar y encontrar la sensualidad a través de los movimientos.

Para perfeccionarlo viajó a Argentina para certificarse como entrenador internacional de Pole Dance, convirtiéndose así entre los hombres, pionero en esta modalidad.



Brasil, Japón, Perú, Panamá, Jamaica, Chile, Ecuador, Estados Unidos, México, entre otros, son los países en los que ha estado  gracias al baile, contradiciendo a lo que muchos enfatizaron por años, “de eso no se vive”.  Y el poder conocer otras culturas, otras miradas ha hecho que enriquezca su formación.

Por eso ahora es entrenador internacional de Les Mills Body Attack: una clase que viene desde Nueva Zelanda, en varios países de Latinoamérica. Prepara entrenadores para que sean instructores de esta disciplina que se enfoca en el entrenamiento cardiovascular de alta intensidad.



Pero no todo ha sido color de rosa para Raúl, uno de los momentos más tristes en su camino para ser bailarín, fue cuando presentó la audición al Ballet Folclórico de Antioquia. A pesar de pasar todos los filtros, sus escasos 1.67 metros de altura, fueron el gran impedimento para pertenecer a una de las escuelas de baile más prestigiosas del país.



Me hizo caer en depresión varios días, enfatiza mientras recuerda que logró darle un giro, superarlo y mirar otras formas de expresar a través del baile y transmitirlo a las demás personas.

“Creo que seguiré bailando hasta que el cuerpo me lo permita, porque para mí bailar es volar”


En unos años se ve enfocado en la parte gerencial, pero siempre encaminado en la danza, al arte.
 

*Fotografías: Nicolás Restrepo