Martes, 30 Octubre 2018

¿Quién está detrás del éxito de “Emma y Nathi una vida juntas”?

Vanessa Serna, desde Estados Unidos busca a colombianos que vivan en el exterior y deseen contar sus historias para contagiar y sensibilizar a los lectores de Vive Afro.

facebook

Por: Alejandra Fuentes Arévalo

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

 

La cultura afro reside en el mundo entero, no únicamente en Colombia; por ello, Vanessa Serna, desde Estados Unidos busca a colombianos que vivan en el exterior y deseen contar sus historias para contagiar y sensibilizar a los lectores de Vive Afro. Ella hace parte de la revista desde finales del año pasado y hace pocos meses lo hace a distancia.

 

 

El mes pasado, al iniciar la sección Vive Afro por el Mundo, relató la historia de Nathalie Milfort Blandón, una inmigrante a la que separan de su hija, y su artículo fue uno de los más leídos de toda la edición, con más de mil seiscientos lectores.

 

 

La antioqueña Vanessa Serna Echavarría, más conocida como "Vane" o "La negra" por sus amigos, es hija de un chocoano y una medellinense. Ella decidió estudiar Comunicación Social y Periodismo en la Universidad Bolivariana de Medellín y actualmente vive en Atlanta, Estados Unidos. 

Recuerda que era la única negra en su promoción y su color de piel la hacía distinguir en algunos de los lugares que frecuentaba en su infancia; razón por la cual, en ocasiones, era objeto de algunos comentarios de menosprecio a su talento, capacidad y aptitud. No obstante, dichos comentarios tuvieron un efecto positivo en ella, pues la impulsaron a dar lo mejor de sí en el desempeño de cualquier tarea. De esta manera, afirma que vivió la discriminación y que aunque algunas veces no prestaba atención, si deseaba que la diferencia que muchos le resaltaban, finalmente, fuese bien percibida. Hoy en día, el ejemplo de ello es el éxito en todas las facetas de su vida, obtenido por la pasión que dedica a ella.

 

 

Quibdó, ciudad de origen de su padre, comenzó a ser el destino más frecuente de los viajes de Vanessa durante su adolescencia y después de pocos años, comenzó a crear contactos beneficiosos para su carrera. Un ejemplo de ello fue conocer a un emprendedor afro que la invitó a participar en uno de sus proyectos, como presentadora de un magazín que se transmitiría en Antioquia y Chocó. Ya que presentar siempre había sido uno de sus sueños, aceptó la invitación. Una vez a la semana salía al aire el programa, buscando visibilizar artistas y eventos de comunidades afro. Este tuvo gran acogida por parte del público y según afirma ella, ha sido una de las experiencias más enriquecedoras de su vida. 

Su cercanía a este tema no se detuvo allí, pues sus siguientes trabajos igualmente lo abordaban. Por ejemplo, el Canal 21, Señal Quibdó, la llamó para cubrir en directo, un evento durante diez días de las Fiestas de San Pacho. Más adelante, realizó su trabajo de grado de investigación acerca de cómo las comunidades Afro eran visibilizadas en medios antioqueños. Este fue un extenso trabajo que le tomó año y medio; no obstante, la Beca de comunidades negras del Icetex, fue uno de los tantos elogios y reconocimientos que este logró.  

 

 

Al finalizar sus estudios, realizó la práctica profesional en la Gerencia de Negritudes de la Gobernación de Antioquia, lo que le permitió conocer más de cerca procesos, tareas y actividades llevadas a cabo por la comunidad afro en Medellín y Antioquia. Así, es posible visualizar la pasión de Vanessa por conocer, relacionarse con las comunidades étnicas y trabajar por darlas a conocer. 

En 2015 ella considera necesario aventurarse con el fin de lograr una diferenciación como periodista. Por ello, viaja a Estados Unidos. Allí, una familia afroamericana la recibe con los brazos abiertos y este detalle eleva el grado de contacto con la diversidad de culturas. Finalmente logra establecer amistad con personas de diferentes acentos, costumbres, puntos de vista y las actividades cotidianas, tales como salir a comer, caminar por la ciudad y otras de entretenimiento, resultan ser más provechosas. 

 

 

En Diciembre de 2017 decide volver a Colombia y en esta visita, se entera de la convocatoria del Semillero de la Revista Vive Afro; se emociona e inscribe pensando que, su pasión por el tema, su compromiso, dedicación y talento para la comunicación, nuevamente, serán de ayuda para visibilizar su comunidad.

 

 

Entonces, a través de la Revista, empezó a asistir a diversos eventos y relatar más historias; lo cual le ha permitido experimentar un crecimiento tanto profesional como personal. Por un lado, a pesar de estudiar comunicación social, la rama escrita no era su atracción principal; sin embargo, el espacio en Vive Afro la ha hecho reconocer la inmensa oportunidad que este medio representa para inculcar el reconocimiento de la diferencia, sin discriminación en la población. Además, ha conocido personas que tienen mucho por contar, ha sido testigo del esfuerzo de comunidades por enaltecer su cultura y así, ama cada día más su etnia. 

 

 *Fotografías: cortesía.