Jueves, 28 Junio 2018

¿Qué pasó Colombia?

La pregunta ¿qué pasó Colombia? en este caso obedece al plano electoral, luego de terminada las elecciones para escoger presidente en nuestro amado país el pasado 17 de junio.

facebook

Por: Robinson Mena Martínez*

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

 

 

¿Qué pasó Colombia? Es la pregunta que hoy pulula en algunas capas de la sociedad colombiana.  La pregunta ¿qué pasó?, está en tiempo pasado, lo que significa, que se quiere saber de algo que ya ocurrió, la misma adquiere mucha más fuerza, si se trata de algo que sucedió, y que no se esperaba que acaeciera o que por lo menos, se guardaba la esperanza de que no ocurriera, esto para unas esferas de la sociedad. Un ejemplo claro podría ser lo ocurrido en la final de fútbol del país, entre Atlético Nacional y Deportes Tolima, evento que ya sabemos como acabó.

Lo que ocurrió es que el 26 de mayo, se celebraron las elecciones para escoger presidente en Colombia, entre otros, se presentaron o aspiraron a la misma, los candidatos Iván Duque, Gustavo Petro, Sergio Fajardo, Germán Vargas, Humberto de la Calle y pare de contar. Los dos primeros candidatos del listado anterior, ocuparon primero y segundo puesto respectivamente, sacando la mayoría de los votos, lo que según las reglas electorales, los llevó a una segunda vuelta, para que hubiese un ganador absoluto.

Antes de la segunda vuelta, se habló mucho de fraude, de corrupción, de tachones en los E-14, de compra de votos, de alianzas, de inasistencia a los debates, de la registraduría etc. Lo cierto es que a nada se le hizo la investigación rigurosa, y la segunda vuelta se realizó común y corriente, lo que ocurrió es que el señor Iván Duque con mas de diez millones de votos ganó las elecciones presidenciales, dejando a su contendor en el camino quien sacó un poco más de ocho millones de votos.

La pregunta ¿qué pasó Colombia? surgió a raíz de los malos comentarios que signaban la campaña del ganador ya que a su padrino político, al parecer eran pocos los que lo querían, por los supuestos antecedentes que giran en torno a su persona, de esta manera y como ocurrió en 2014, muchos esperaban que el vencedor de la contienda fuera el señor Gustavo Petro, rival de Iván Duque, ya que históricamente los colombianos tienen muy buena memoria, ya que aparentemente una persona tan joven no puede gobernar y además, no se querían perpetuidades en el poder porque eso es dañino y también porque ya era la hora del cambio de una vez por todas.

Situación que como se manifiesta anteriormente, ya no ocurrió, por lo tanto, la pregunta ¿qué pasó Colombia? y si apelamos al adagio coloquial, “no se puede llorar sobre la leche derramada” ya no tendría validez, o si la tiene, solo que las respuestas dadas a la misma, ya tocaría meterlas en el cajón del olvido, o si a alguien le sirven para desahogarse, pues que las cavile, de esta manera, la pregunta cambiaría, ya no sería ¿qué pasó Colombia? sino ¿y ahora qué sigue?

Cabe manifestar que como somos un país democrático, librepensador, multicultural etc. hay gente feliz porque su candidato ganó, como también hay gente triste, porque no querían a ese sino al otro, y eso es lo bonito de la democracia, segaña, se pierde y se empata, pasa en el fútbol también y en la vida misma por supuesto.

La pregunta ¿y ahora qué sigue? No tiene una respuesta a ciencia cierta, o no tiene una respuesta absoluta, cualquier cosa que se diga, sería especular, entre otras cosas, porque no somos ni omniscientes, ni omnipresentes, ni omnipotentes, esto se le debe solo a Dios. 

En unas esferas de la sociedad se dice que ahora si vamos a comer de la que sabemos, por brutos, en otras que llegó el que tenía que llegar que Dios lo bendiga, lo que muestra claramente, que seguimos divididos como lo hemos estado siempre, pues unos piensan de una manera, otros de otra, por eso somos individuos.

Una de las mejores respuestas a la pregunta ¿y ahora qué sigue? Es esperar, tener la mejor actitud positiva, pensar que siempre se puede hacer mejor, tener fe en la causa, desear que el nuevo presidente haga oda de su eslogan presidencial y realmente si gobierne para todos.

 

*Licenciado en Lengua Castellana.

 

*Las opiniones aquí expresadas son de exclusiva responsabilidad del autor y pueden o no coincidir con las de este medio de comunicación. 

 

 *Fotografía Columnista: Cortesía.