Lunes, 12 Junio 2017

Pasión y disciplina, dos palabras que describen a esta bailarina

El baile es una expresión corporal que logra comunicar emociones e interactuar socialmente con las demás personas, la pasión, la disciplina y el amor por este arte marca la vida de Erika María Meneses Foronda, quien desde pequeña se ha dedicado a darle movimiento a su vida.

twitter
facebook

Por: Katherine Marín Ramírez

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

 

En la vereda San Andrés del municipio de Girardota nació Erika, quien en medio de la entrevista relata que allí se encuentra un asentamiento afrodescendiente que data del siglo XVI y que ha trabajado a lo largo de la historia por la memoria cultural afro y por fortalecer el patrimonio material e inmaterial, allí se creó hace 18 años el Consejo Comunitario Afrodescendiente, siendo su mamá la representante legal del mismo.

Un cuerpo torneado, tonificado y con mucha elasticidad es que el posee Erika, una mujer que al verla en el escenario genera atención inmediata y curiosidad de saber cómo hace para ser tan precisa y recordar cada movimiento que incorpora en sus diferentes rutinas, porque no contenta con estar en dos compañías de baile, dirige su propia academia.

Desde los 6 años está bailando, ya que la danza hace parte de su historia familiar, después de su inicio en un grupo tradicional de su vereda incursionó en el Ballet Folclórico de Antioquia en el elenco juvenil, en este duró siete años. Posteriormente decidió empezar su academia que se llama Danzarte, al inicio fue con su familia, pero después se extendió por las demás veredas e instituciones educativas de Girardota, contando actualmente con 80 alumnos que encuentran allí la posibilidad de aprender desde ballet hasta baile urbano.

El baile es el eje central de su vida ya que además de ser parte de dos compañías estudia en la Universidad de Antioquia una Licenciatura en Danza, la cual está por culminar. Su rutina de ensayos empieza a las 6:00 am hasta la 1:00 pm, luego se desplaza a la universidad, y en la noche da sus clases en Danzarte. Así normalmente transcurren sus días, dedicada totalmente a la danza y a enseñar a otros todo su conocimiento en el tema “A mí me encanta bailar y enseñar” afirma ella.

Erika hace parte de las compañías de danza contemporánea H3 y Danza Concierto, con esta última se encuentra en el montaje de la obra “Cicatrices y Sueños”, que aborda todo el tema de las secuelas que ha dejado la guerra en nuestro país.

Esta mujer de 34 años es una viva expresión del arte, su tenacidad y pasión la hacen relevante para su comunidad, donde por medio del baile que lo lleva en su sangre, esparce conocimiento y aporta al crecimiento patrimonial de su entorno.