Martes, 06 Febrero 2018

Oí, vengo de un río. Historias de mujeres Pogueñas

Las mujeres de Pogue nos ilustran sobre los alabaos y cómo el conocimiento de las plantas ha logrado sanar sus vidas.

twitter
facebook

Por: Laura Oviedo Castrillón

Antropóloga 

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

 

“Pogue es el nombre de un río, el nombre de un pueblo, de una comunidad del municipio de Bojayá en el departamento de Chocó, Colombia. Algunos la conocen como la capital mundial del alabao, el canto con el que los pueblos negros del Pacífico colombiano acompañamos a nuestros muertos cuando emprenden el viaje”, así inicia la serie radial producida por la comunicadora Alicia Reyes Londoño.

Desde el inicio de su trabajo en el Instituto Estudios Regionales INER, de la Universidad de Antioquia, Alicia Reyes manifestó su deseo por la producción colaborativa en la radio. Simpática y sonriente, recuerda que en el comienzo la intención no era viajar a Pogue a grabar las experiencias, sino acercar a las mujeres de Pogue a la producción radial.

No obstante, cuando llegaron a Pogue en plena Semana Santa, una de las alabadoras falleció. Eso cambió el ritmo de las actividades que tenían programadas, pero permitió conocer la belleza de aquellas canciones surgidas desde las propias entrañas, los alabaos de las mujeres afroatrateñas.  

La serie radial se compone de cuatro capítulos. Neiva Martínez Palacio es quien apoya el programa con sus relatos como mujer Pogueña, aunque vive desde los 15 años en la ciudad de Medellín. El primer capítulo es sobre el canto y los alabaos surgidos desde la experiencia de Neiva, al regresar a Pogue por la muerte de una de sus familiares.

Las Musas de Pogue, representa un espacio en el cual las mujeres manifiestan sus miedos, no solo al conflicto armado, sino el temor a que la tradición de las alabadoras muera. Aquí presentamos el programa.

 

 
 

 

Verbena, peluda, guinea, gualandai, guama, cólero, roble,  son algunas plantas que utilizan las mujeres de Pogue para sanarse y limpiar sus cuerpos, debido a la mala atención en salud que afecta a los habitantes del lugar.

 

 
 

Este proyecto radial surgió en el marco de la investigación titulada Las Musas de Pogue cocinan sus cantos. Arte, política y resistencia, realizado por Natalia Quiceno, María Ochoa y Germán Arango, principalmente, también participó el grupo Cultura, Violencia y Territorio de la Universidad de Antioquia.

II Parte

Alicia Reyes, creadora de la serie.

“Me faltaron tres para dos docenas” enuncia una mujer pogueña en la serie radial. La oralidad le ha permitido a estas mujeres construir la memoria colectiva de sus  tradiciones y, sus luchas sociales y políticas.

 
 

Entre las mujeres de Pogue hay un fuerte lazo de sororidad en el cuidado de los hijos e hijas propios como de los “ajenos” o los de crianza. Esto es debido a que en muchas ocasiones, las madres deben viajar por trabajo o en casos menos afortundados, desplazadas por la violencia. De ahí que ellas se vuelven un importante apoyo para el mantenimiento y unión de la comunidad, a su vez se impide que niños y niñas queden abandonados.

El último capítulo, cierra con el viaje. Las mujeres se embarcan y no siempre salen de sus territorios por dinero o para trabajar, Alicia Reyes señala que también lo hacen  porque quieren vivir otras cosas, quieren aventurarse a ver qué encuentran. Las ciudades de Medellín, San Andrés, Cali y Quibdó han sido las anfitrionas más importantes, en donde construyen sus propios proyectos de vida, pero regularmente retornan al encuentro con su familia y su territorio.

 
 

Dicen que las mujeres de Pogue son el guayacán del pueblo: ellas cuidan la vida, acompañan los muertos, curan los enfermos y recorren largos trayectos para salir adelante y contar las historias de su pueblo, de sus vidas y sus saberes. Por ende, esta serie radial quiso reflejar un poco sus preocupaciones, posturas, ideas y sonidos sobre temas que son transversales en la cotidianidad, y que se espera  logre reflejar el encanto de haber compartido con estas mujeres.

Su primer capítulo “Cantos y alabaos” del  proyecto Las Musas de Pogue cocinan sus cantos. Arte, política y resistencia recibió un premio en 2016 en la categoría: “Distintas maneras de narrar el Patrimonio Cultural del Pacífico Colombiano” en la modalidad de radio, otorgado por el Ministerio de Cultura. 

 

 

 

*Fotografía:  Cortesía del grupo de investigación del proyecto “Las musas de Pogue cocinan sus cantos. Arte, política y resistencia”.