Miércoles, 21 Junio 2017

Nelson Mandela: un grande que nos dejó hace 2 años

 

twitter
facebook

El próximo 5 de diciembre de 2015 se conmemorará el segundo aniversario de la muerte de Nelson Mandela o Mandiba, como era conocido en su país. Revista Vive Afro le rinde un pequeño homenaje hablando un poco de su vida y dando a conocer quien fue éste gran líder.

 

Por: Ferney Jaramillo

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

 

El mundo afro tiene muchas personalidades de las cuales sentirse orgullosos; políticos como Martín Luther King y Barack Obama, artistas tales como Denzel Washington y Will Smith, en fin, son muchos los afro destacados en la historia pero hay uno que le ha servido de inspiración a millones de personas en el mundo, uno que cambió la historia de un país entero y porque no, del mundo: Nelson Mandela, el fallecido expresidente de Sudáfrica.

Nelson Mandela nació el 18 de julio de 1918 en un pequeño pueblo de Sudáfrica. En su infancia se dedicaba a cuidar las vacas de su familia pero su madre entendía que la educación era necesaria para que su hijo fuera alguien en la vida. A los 7 años inició su escuela y fue allí donde su profesora le dio el nombre con el cual sería conocido por todo el mundo; Nelson, pues su tribu lo había bautizado Rolihlahla, que según Wikipedia, significa halar la rama de un árbol o también podría ser interpretado como alborotador.

 

 

 

Desde su juventud mostró rebeldía, (entiéndase rebeldía por querer hacer las cosas de manera diferente). Su padre murió cuando él era apenas un adolescente y con eso se sintió más independiente y con deseos de aprender sobre la historia africana.

Los antepasados de Nelson habían sido consejeros del rey de la tribu Tembu, a la cual pertenecía su familia, Mandela también quiso serlo y con esa intención comenzó sus estudios en un instituto de secundaria cuya educación era basada en el sistema occidental.

 

Una vida difícil

 

La mayoría conocemos la historia de que Nelson Mandela estuvo encarcelado durante 27 años en una pequeña celda y sometido a trabajos forzados durante ese tiempo, pero la vida de Mandiba fue dura desde siempre. Cuando tenía 22 años le tocó huir de su pueblo pues su familia había arreglado un matrimonio y él no lo aceptó. Llegó a Johannesburgo donde se empleó como guarda de seguridad para poder sobrevivir pero días después fue despedido porque su jefe se dio cuenta que era un fugitivo.

En la ciudad más grande de Sudáfrica conoció a los líderes del partido comunista, con ellos se enteró más de la realidad política de su país. En Johannesburgo también estudió derecho y se convirtió en uno de los principales dirigentes del Congreso Nacional Africano (CNA).

En 1948 comenzó lo que sería su martirio, ese año llegaron al poder en Sudáfrica un grupo de radicales nacionalistas que instauraron un régimen de segregación racial con el cual hacían ver que el hombre blanco era superior. El Apartheid había llegado al país.

Mandela y sus amigos del CNA no sucumbieron ante el poder absolutista y racista del gobierno. Siguieron luchando con su partido. En 1950 y gracias a la influencia que había ganado, se convirtió en miembro del comité central del CNA .

En 1952 Mandela fue arrestado por primera vez y condenado a pagar 9 meses de trabajos forzados y también le prohibieron hablar en público. Pero no fue la única vez que lo hicieron, durante los años siguientes la justicia del régimen le prohibió reunirse con otras personas, veían en él un agitador. Mandela siempre encontraba la manera de eludir todos los controles que le imponían.

El 5 de agosto de 1962, Mandela, junto a otros líderes opositores del gobierno, fueron detenidos y ahí comenzaría el juicio que lo llevó a estar 27 años en prisión. Mandela estuvo en varias cárceles pero su estadía más larga fue la de la isla Robben, allí permaneció durante 18 años.

 

 

Su estadía en la cárcel fue dura pero tuvo ciertos beneficios por tratarse de un personaje que tenía muchos seguidores entre los sudafricanos; se le permitían visitas y correspondencia.

Por otro lado, el gobierno buscaba la manera de que la gente se olvidara de él, fue así como a principios de la década de los 70 prohibió la publicación de fotografías de Mandela en cualquier medio.

Pero todas las medidas restrictivas para la población negra de Sudáfrica y para Mandela, no dieron los resultados esperados para el gobierno. A finales de la década de los 80 las protestas de los negros del país, que eran la mayoría, aumentaron y el gobierno se vio envuelto en una crisis.

Finalmente el sufrimiento para Nelson Mandela terminó el 11 de febrero de 1990 cuando le fue otorgada la libertad.

 

Presidente pacificador

 

Cuando estuvo en libertad, Nelson Mandela emprendió un recorrido por varios países reuniendo apoyo internacional para reclamar por el fin del apartheid. El pueblo negro de Sudáfrica lo adoraba y veía en él una especie de salvador o mesías.

El 10 de mayo de 1994 fue su posesión como presidente de Sudáfrica. Ese evento fue transmitido por televisión para todo el mundo, pues significaba el fin de una época de opresión contra el pueblo negro.

Muchos de los blancos creyeron que Mandela y su gobierno buscarían venganza por todo lo que les habían hecho mediante el apartheid, pero Mandela inició un proceso de reconciliación nacional que llevó a la paz en ese país.

Su país progresó enormemente durante su periodo como presidente. Lo más importante fue la paz que consiguió para su pueblo. Finalmente, Mandela dejó la presidencia el 14 de junio de 1999 pero la gratitud de su pueblo lo convirtió en un referente mundial para la paz y la reconciliación.

 

 

Su muerte

 

Nelson Mandela murió el 5 de diciembre de 2013 después de sufrir una prolongada infección respiratoria. El mundo entero se conmovió con la noticia. Al día siguiente fueron declarados 10 días de duelo nacional en Sudáfrica.

El día 15 de diciembre fue su funeral de estado en el cual participaron delegaciones de más de 90 países. Allí estuvo el presidente de los Estados Unidos Barack Obama quien en su discurso dijo que Mandela había sido una inspiración para él.

 

Su legado

 

En todo el mundo se habla de Mandela como un grande de la historia reciente del mundo. Su vida es y seguirá siendo ejemplo para muchos por el legado que dejó en la política, la educación, la paz y la reconciliación.

En Colombia, saber de su vida y de su legado es aún más importante por éstos tiempos que se habla de paz. Mandela fue un hombre que perdonó y supo guiar a su país para que consiguiera la paz después de una guerra dura que costó la vida de miles de sudafricanos.

Existe, a nivel mundial, una ong que se encarga de conservar y ampliar su legado. Se trata de la Fundación Nelson Mandela la cual investiga e informa sobre la vida de quien fuera el gran líder de sudáfrica.

 

*Fotografías tomadas de Google