Martes, 31 Julio 2018

Moda colombiana, clasista y racista

Queridos lectores, hoy voy a escribir de una situación desafortunada por la cual tuvimos que pasar y las enseñanzas que me ha dejado.

twitter
facebook

Por: Bettssy Cortés*

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

 

Desde mediados del mes de mayo se abrió convocatoria para acreditaciones de prensa para Colombiamoda.  Como amante de la moda (yo) hablé con Vanesa Márquez Mena, Directora de la revista Vive Afro; en ese diálogo yo le decía que era muy interesante postularnos para la acreditación ya que desde esa plataforma podíamos hacer cosas muy interesantes para la revista, tales como entrevistas, Street Style y contar nuestra experiencia con ustedes, nuestros lectores, en una de las feria más importantes del país y de América Latina. 

En todo esto Vanesa se animó y nos inscribió como directora del medio.  Créanme que durante el proceso de confirmación estuve con un sinsabor, de que algo iba a pasar y, pues sí señores, después de más de 10 días de espera nos llegó un correo electrónico donde nos indicaban que nos negaban la acreditación porque el medio no tenía el tiempo mínimo para participar de la feria, lo cual no es así, pues la revista tiene 4 años de existencia y 2 constituida legalmente.  Lo que más impotencia dio  era que se  evidenciaba un rechazo de parte de INEXMODA a nuestra participación, pues en varios correos que intercambiamos respuesta, hacían caso omiso a la información envidiada, a lo que entendimos que era en vano todo.

Si usted (es) me preguntan qué sentí, les diría que al principio mucha rabia e impotencia, después una tristeza y por último un sentimiento de segregación profundo. De todas maneras, eso me genera más ganas de hacer muchas cosas por la moda Colombiana, prepararme mucho más y aunque yo siempre he pensado (y de hecho desde esa posición escribo) que la moda es mucho más que las grandes marcas y diseñadores famosos (que también son muy importantes), también es muy interesante  la construcción de moda que tenemos desde nuestro territorio, que aquí tenemos talento, pero sobre todo que la cultura y estética afro cada día está más vigente y con nuevas ideas, por eso quiero que esto sea un espacio para escribir y mostrar todo el talento que hay y que muchas veces pensamos que es invisible o no existe. 

 

 

De todo esto creo que he tenido una lección de vida, muy interesante y para esta columna traeré a colación unas palabras de Vanessa Márquez: “que nadie nos quite el positivismo pero también implica que debemos tener los pies en la tierra y entender las dinámicas sociales y económicas del país”. Con todo lo anterior, o sea, el hecho de que nos hayan negado la acreditación con una excusa inexacta me hace pensar que la moda colombiana es racista, clasista y que te tienen en cuenta cuando sienten que la cultura afro les puede dar caché o “sabor” a su evento, pero cuando no es así no es interesante, mostrando el pensamiento de que todo lo del negro es muy bueno, su estética, su sabrosura, su cultura, su cocina, su flow, pero no en los negros.  Es doloroso, pero es la realidad. 

Con todo lo anterior, el hecho de uno hablar de racismo, es tocar fibras muy sensibles porque muchas personan vienen y te dicen que eres un resentido, un reactivo o negativo cuando no lo es. Todo esto es más que un desahogo, pues también tiene su aspecto positivo, y es el de tomar estos incidentes como una motivación para continuar con el activismo por los derechos de las personas negras, desde cualquier rol que nos encontremos.

Más que comentar la situación, esto nos debe servir como reflexión y que de las cosas malas o incómodas pueden surgir ideas maravillosas. 

 

*Trabajadora social y Tecnóloga en Diseño de Modas.

 

Blog:  Siempre Pispa

 

*Las opiniones aquí expresadas son de exclusiva responsabilidad del autor y pueden o no coincidir con las de este medio de comunicación.

 

Ver más columnas de Betsy

 

 

 

 *Fotografías: cortesía de Paz Serna.