Miércoles, 01 Octubre 2014

Los afrodescendientes, son la inspiración de Rubén Crespo

En sus 35 años de carrera, el pintor y artista plástico se ha dedicado a retratar a la comunidad negra desde las diferentes manifestaciones y labores. Músicos, barequeras, monjas, deportistas entre otros, hacen parte de la amplia obra artística de Rubén Crespo.

twitter
facebook

Por: Vanessa Márquez Mena

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

 

Todo comenzó cuando el maestro era tan solo un niño, rayaba las paredes y las puertas de su casa y aunque todos los menores pasan por esa etapa, en Rubén fue diferente, porque comprendió que no quería ser bombero ni policía, ni doctor, sino que quería ser pintor.

A sus 11 años este hombre nacido en Bello, Antioquia comenzó a tomar clases de arte. En los talleres siempre les mostraban unas figuras griegas de yeso que servían como modelo para estudiar la anatomía y practicar la pintura. Ese estereotipo de cuerpo, color y expresión no le gustó a Crespo quien decidió buscar otro tipo de figura “Yo quise hacer algo distinto quizás por una silente rebeldía a eso que era la ‘figura perfecta’ que a mi no me gusto tanto”, cuenta.

 

 

Los años y la experiencia le ayudaron a encontrar su camino artístico, era otra piel, otros labios, otros movimientos los que él quería retratar en sus cuadros. Rubén no tiene una explicación exacta del porqué de su decisión, pero afirma que el color de la piel y las diversas tonalidades fue lo que más le llamó la atención, “me fue encantando eso, y lo fui fundamentando con sugerencias de personas que ya tenían alguna experiencia. Empecé a leer literatura sobre negritudes y determiné que lo quería era hacer un trabajo sobre personas negras”.

Rubén Crespo decidió complementar sus estudios en artes con la antropología, carrera que le permitió visitar comunidades afrodescendientes y vivir tres años en Quibdó, Chocó “eso me fue dando un poco de bagaje sobre la cultura y hasta el amor que ahora siento por la gente negra, han sido mi eternos modelos siempre”.

 

 

La obra del maestro Crespo es también un homenaje y un reconocimiento a los aportes de las comunidades negras a América Latina “nosotros reconocemos muy fácil lo que es el folclor y el deporte, pero no sabemos que en casi todas las actividades la comunidad afro ha tenido mucho que ver, que aportar y les debemos inmesamente”.

 

 

Aunque no ha sido fácil depender exclusivamente del arte, Rubén Crespo es un verdadero emprendedor, vivió 16 años en New York comercializando su obra en centros de arte, museos y galerías tanto en el país norteamericano como en Alemania, Suecia, Bélgica y España. Actualmente está a la espera de concretar algunos proyectos para llevar sus obras a Quibdó, Barranquilla y México.

Por ahora el maestro sigue trabajando en ideas que anota en su cuaderno y que vuelve realidad en en el lienzo, aumentando así el número de cuadros, que para él son sus hijos, su vida, su entrega y dicha.