Viernes, 07 Julio 2017

Lorena, una mujer de pura “cepa”

Dicen que para ser un empresario exitoso, hay que ser paciente y Lorena sabe muy  bien que esa es una de sus virtudesal ser una vendedora en la web.

twitter
facebook

Por: Andrés F. Guaraca

 

Lorena se siente  orgullosa de  haber nacido en Istmina, un municipio de Colombia  que  también  es  conocido  con los nombres de  Boca  de  San  Pablo, esta  es  una  ciudad amable y acogedora, capital de la provincia del San Juan, ubicada en el sur  del  departamento  del  Chocó,  hogar  de  23.639  habitantes,  según  datos  del  DANE  (DepartamentoAdministrativo Nacional de Estadística) en el censo del 2005.
Itsmina es un pueblo que vive de la minería y el comercio, fue fundado en el año de  1983  por  Juan  Nepomuceno  Mosquera,  es  una  tierra  de  personas  amables  y  hermosos paisajes, lugar de hombres y mujeres con capacidades de sobresalir en  sus quehaceres como Lorena Mosquera Benítez, una istmineña luchadora que dejó el calor de hogar para seguirsus metas en la ciudad de la eterna primavera.
Lorena es una mujer de 25 años que tras terminar la secundaria decidió estudiar en  la capital de la montaña, buscandocumplir su sueño, ser Ingeniera Financiera de la  Universidad  de  Medellín.  Pero  no  solo  logró  ese  sueño,  también  fortaleció  su  conocimiento  con  una  especialización  en  Gerencia  Financiera  en  la  Universidad  Pontificia Bolivariana.


Desde febrero del presente año,  Lorena  emprendió  un  nuevo  proyecto como distribuidora de Afronia. Una  tienda  virtual  que  ofrece  productos  capilares  creados  a  partir  de  los  frutos  que  brinda  el  Pacífico  colombiano.  Con  tratamientos  naturales  y  artesanales pretende  ayudar  a  las mujeres que alguna vez se sintieron señaladas, avergonzadas  y discriminadas  en el entorno social y laboral por llevar un cabello con un tipo de textura diferente. El  tan conocido afro.
Una mujer de cejas delineadas, de una enorme sonrisa y muy sincera, asesora día a  día  por  las  redes  sociales  a  mujeres y  hombres  que  se  ven  interesados  en  los  productos, que como dice ella “espera que le sirvan tanto como le han ayudado en  su cuidado capilar”. 
Los parámetros estéticos frente a un cabello afro, han venido de tiempo atrás, en la  época de la esclavitud, según Lorena, el hombre blanco le dice a la mujer negra que  el cabello era feo y por eso tenía que cambiarlo, pero “gracias a Dios la gente ha ido  dejando  esa  estigmatización  en  cierta  medida,  convirtiéndose  en  un  gran  avance”  agrega.
La idea de su proyecto viene ligado a la certeza de los productos desde el día que  ella los utilizó. Cuando inició el procesode recuperación de su cabello afro, se dio  cuenta que no todos los productos podrían ayudarla.“Estaba ensayandoproductos que le sirvieran a mi cabello, busqué en las tiendas del peluquero, pero no le hacían  bien”, dice Lorena.
Aunque  la  solución  la  encontró  en  la  web.  “Buscando  en  la  Internet  encontré  la  marca  Afronia  y  comencé  a  usarlos.  Como  me  dejaron  el  cabello  a  mi  gusto,  contacté  a  la  dueña  de  la  marca  en  Cali,  Yessica  Bravo,  y  le  dije  que estaba  interesada en ser distribuidora de ella en Medellín”.
Ella espera expandir la comercialización de los productos, pero ha decidido por el  momento,  usar  la  mejor  estrategia  de  mercadeo,  la  cual  es  digital  y  consiste  en  ofrecerlos por las redes sociales. Y una vez que le cancelan el pedido, el producto  se despacha.



El  aceite  de  coco,  la  manteca  de  cacao,  el  shampoo,  el  acondicionador  y  la  mascarilla capilar son losproductos con precios más accesibles, oscilando entre un  los 13 mil hasta 23 mil pesos.
Y aunque ella no es la propietaria de la marca Afronia, si siente suyo el trabajo que  realiza  al  venderlos,  por  eso  es  que  siempre  está  dispuesta  a  resolver  las  inquietudes que le hacen los usuarios y no se cansa de promocionar ‘sus productos’  por  las  redes  sociales.  “Desde  mi  tienda  virtual:  Afronia Medellín - Productos Capilares, logro dar solución a muchosproblemas sobre el cuidado del cabello y así, obtengo no solo una ganancia económica, sino, clientes felices” dice.
Es claro que para salir adelante se tienen que afrontar los obstáculos. Es por eso  que Lorena no desfallece por la primerapiedra que se encuentra en el camino, pues  siempre  esa  piedra  es  una  oportunidad  para  mejorar.  “Hasta  ahora  no  he  tenido  ningún  inconveniente  con  la  venta  de  los  productos,  ni  mucho  menos  alguna  inconformidad por parte de los clientes. Antes me escriben diciendo que eso era lo  que estaban buscando, lo cual, me reconforta y me anima aseguir trabajando desde  la web” agrega.
Su municipio, Istmina, cuenta con una extensión de 2.500 km2, lugar de personas  trabajadoras,  pujantes  y  recursivas.  Personas  que  como  Lorena,  aprovechan  los  diferentes recursos para emprender. El recurso de  ella es impulsado por el deseo  de poder lucir su afro y dejar a un lado los estereotipos de su cabello y de su cultura,  convirtiéndola en una mujer de pura ‘cepa’.

*Fotos: cortesía de Facebook