Miércoles, 30 May 2018

Llevar el cabello afro y cuidarlo también es cosa de hombres

“Ahora ya grande y luciendo mi cabello me siento libre, es mi esencia, y no hay porque ligarlo a lo mal visto o incorrecto” (Yulian Payán).

facebook

Por: Jessica Quejada Duran

Estudiante de Comunicación social y Periodismo – Uniminuto

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

  

Yulian Steven Payán Rentería se atreve con su cabello afro  a reestructurar  imaginarios que envuelven la masculinidad, demostrando que los hombres también pueden cuidarlo y estilizarlo sin atenuar su hombría.

Yulian es oriundo del Valle del Cauca y reside en la ciudad de Cali, creció en el seno de una familia construida en valores, buena vibra y muy alegre; pero en cuanto a su cabello desde pequeño siempre tuvo reproches por querer llevarlo de la manera que a él le gustaba y lucirlo a su estilo, básicamente dejar crecer su cabellera.

 

 

 

Desde la casa y el colegio asociaban el cabello largo a una mala presentación personal, con la delincuencia y hasta con la homosexualidad, sumado a todo esto el uso de aretes, por lo que durante años Yulian se mantuvo en el vaivén de tener el cabello largo, trenzado o corto, sintiéndose en la obligación de seguir las reglas y lo que se veía políticamente correcto.

En la secundaria, también comenzó una lucha por “demostrar” su masculinidad, Yulian hacía planes con sus amigos para acercarse a colegios de mujeres y conquistarlas, siendo el que más consiguiera números telefónicos o usuarios de Messenger el que “controlaba”, cosas que suelen pasar en la adolescencia y en el deseo de explorar, tratando de comprobar también quién era más “hombrecito”.

 

 

Aproximadamente hace unos 13 años comenzó a forjar su personalidad e identidad siendo su cabello parte de todo eso, por lo que decidió omitir malos comentarios dejándolo crecer paulatinamente y es allí cuando se siente pleno logrando ser él con toda su esencia.

Hace un año y medio, Yulian se interesa un poco más por el cuidado de su cabello y siente la necesidad de  investigar, porque el hecho de ser hombre no equivale desprotegerlo y descuidarlo, así que se propone a conocer su cabellera y es cuando comienza a crecer su motivación al comprender el mundo del cabello afro y tratamientos caseros para nutrirlo y lucirlo impecable.

 

 

Tras poner todo en práctica y sentir el cambio en su cabello, Yulian decide compartir su experiencia a través de sus redes sociales en videos documentando sus mascarillas capilares, tratamientos y peinados, ya que logra percibir que muchos hombres no se apropian de los temas que tienen que ver con el cuidado del cabello, además de buscar ser un referente para ellos y motivarlos así como él lo hizo, y a su vez llegar también a las mujeres para que aprendan a amar el cabello afro.

 

 

Yulian profesionalmente es productor de audio y video, actualmente trabaja en el Hotel Mara en Cali y ofrece sus servicios de pautas publicitarias, a modelos, artistas, y de fotografía; por lo que aprovecha sus conocimientos para fomentar y liderar dos proyectos: Curly Peoplee y Amor Propio; La primera es una página en Facebook que se dedicada a compartir contenido de personas que manejan el cabello afro-rizado, mediante fotografías de niños, jóvenes y adultos, como también contenido audiovisual de técnicas, tratamientos y tips para definir nuestro cabello.

También encabeza la iniciativa llamada Amor propio, “trata de dar un mensaje de amor , aceptación y orgullo a todas esas personas que aún no aceptan su cabello, que nuestras raíces y nuestra cultura parte desde nuestro hermoso cabello afro , que es una corona que debemos representar y lucirlo con orgullo cada vez que salimos, trata de que tanto hombres como mujeres no deben sentirse intimidados por lucir el cabello al natural, que los hombres dejen la inseguridad y la timidez de cuidar más su cabello, que dejen a un lado ese machismo de que eso es solo para mujeres” dice Yulian.

 

Con los estereotipos que acarrea ser un hombre negro, Yulian comenta lo incómodo al tildarlos negativamente, que los exploten, o que las referencias sean tan vacías y sexuales, los comentarios discriminantes solo por el color de piel no se pueden normalizar ni en chistes o dichos al azar, la comunidad afro puede llegar a superar expectativas y sobresalir en espacios fuera de los que se les encasillan.

 

En cuanto a la población afro y sus cambios con el entendimiento de las nuevas masculinidades Yulian cree que “impacta desde la inclusión con líderes, como muchas personas se preparan para conocer más el tema y orientar siendo una forma de resistencia hacia las diferentes problemáticas e imaginarios, iniciativas y proyectos para que el hombre negro tenga más participación y construir una mejor sociedad con mentalidades diversas y unidas al mismo tiempo”.

 

  

 

Finalmente, Yulian considera que a pesar de tantos reproches desde pequeño y tildarlo de tantas cosas solo por imaginarios arraigados desde su cabello hasta su color de piel, ahora ya grande y luciendo su cabello crespo se siente libre a plenitud es su esencia sin ligarlo a lo mal visto o incorrecto.

Los límites nos los ponemos nosotros mismos, los estereotipos no nos definen como personas y hacer lo que se haga por convicción ahora, somos diversos, con cualidades y potencialidades que nos hacen únicos.

 

 

 *Fotografías y video: Cortesía de Yulian Payán

Edición: Alexandra Lopez Asprilla.