Viernes, 01 Febrero 2019

Las palabras son poderosas

Las palabras con las que nos comunicamos de manera cotidiana, al referirnos a un ser humano sin importar su etnia, género, edad o estatura en los diferentes ámbitos en que nos movemos, suelen tener un efecto en nuestras vidas para bien o para mal. 

facebook

Por: Saslyn Mena*

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

 

Es importante comunicarnos sin utilizar etiquetas que hieren o lastiman a las personas que nos rodean, estas palabras empiezan a construirse en nuestra primera escuela, la familia, y dejan huellas para siempre y pueden ser positivas o negativas.

Procura usar tus palabras de manera correcta ya que a través de estas puedes transmitir un mundo de emociones que tienen capacidades de sanar las perspectivas del mundo interior de otros. Las palabras tejen emociones, con ellas vendemos, negociamos, enamoramos y posteriormente, cambiamos el curso de la vida.

Las palabras tienen contenidos poderosos con capacidad de llevarte al cielo, evocan y provocan energía a cada célula de tu cuerpo, llegando a cada fibra y permiten activar la epigenética y bioquímica de nuestros estados mentales y emocionales, dando rienda suelta a la expresión de nuestros sentimientos, los cuales se construyen con las diferentes experiencias de vida.

Las palabras sanan siempre y cuando al comunicarnos lo hagamos de manera asertiva, ya que son un mar de emociones que cada ser humano desde su mente transmite y son diversas, como un arcoíris llegando a nuestras vidas a transformar, trascender, enriquecer, fortalecer; en fin son infinitas las bondades de las palabras en cualquier circunstancia de la cotidianidad. Permítete siempre comunicarte sin disminuir la condición humana de nadie, llama a todos por su nombre o utiliza palabras que inspiren, que eduquen y engrandezcan el espíritu, fortaleciendo sus emociones y la interpretación de cada ser humano al mundo que le rodea.

 

 

*Psicóloga

 

*Las opiniones aquí expresadas son de exclusiva responsabilidad del autor y pueden o no coincidir con las de este medio de comunicación.

 

Ver más columnas de Saslyn

 *Fotografía: cortesía.