Martes, 26 Septiembre 2017

Las de ‘Doña Vene´ son las auténticas bebidas ancestrales

Bebidas ancestrales con atractivos nombres llaman la atención de propios y  visitantes en el Festival de música más importante del Pacífico, que buscan mejorar la salud y en la mayoría de los casos, activar la sexualidad y la función reproductiva de quienes las consumen.

twitter
facebook

Por: Ruth Mery Geovo Mosquera

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

Ingresar a las instalaciones de la Unidad Deportiva Alberto Galindo en Cali, lugar donde se llevó a cabo el Petronio Álvarez, era encontrarse con una gran galería artística, musical y gastronómica. Pero lo verdaderamente atractivo en esta visita, era caminar un poco más y descubrir todo un pabellón de bebidas que tranquilamente pueden embriagar a cualquiera. Solo  bastaba con ir a cada stand en donde se es bien recibido con una degustación del Pacífico, y en donde los más curiosos, seguramente indagaron sobre sus propiedades, preparación y los famosísimos efectos en la sexualidad humana. 

Bebidas con liderazgo femenino

Veneranda Ruiz “Doña Vene” como es conocida cariñosamente, oriunda de López de Micay (Cauca), residente en Buenaventura, fue la impulsora de estas bebidas autóctonas, y dice con propiedad si algo está bien o no preparado. Tal es el caso de una visitante en el Festival, a quien no le cayó bien un trago y recurrió donde ella ya que no podía levantarse por sus propios medios, Doña Vene le dio una toma de “Curao Amargo” una de sus bebidas preferidas, catalogada según ella, como la mejor de todas por su alto poder curativo gracias a las plantas que lleva como el denominado bejuco de la alta montaña. Ésta sirve para los parásitos, lombrices, dolor de estómago y debe tomarse un trago en ayunas, o en casos remotos si a la persona algún enemigo le ha hecho algo y vomita es muestra de la efectividad. Su precio puede alcanzar en condiciones normales los 200 mil pesos, pero para el Festival, las ofreció en botellas de 20 mil.

Doña Vene decidió dedicarse a esto porque las rentas departamentales perseguían el viche y no dejaban que las mujeres lo trabajaran. Estando en la Universidad del Valle, la Gobernación de aquel entonces invitó al decano para que enviaran participantes, quedando Doña Vene como ganadora del Pacífico.

Sus compañeras la dejaron en el viaje a propósito, pero ella supo sortear ese momento y alcanzó a llegar para hacer su intervención en el stand que le tenían preparado en la Gobernación. A partir de ese momento, cada gobernante la ha apoyado y desde allí se ha venido estableciendo y posicionando para cada versión la promoción de las bebidas autóctonas de la región, quien desde el comienzo ha participado sin falta en el Petronio Álvarez como impulsora de este tema.

Tome nota a las bebidas ancestrales

  • Agua fresca: Sirve para el hígado, los riñones, para las personas con tendencia a desarrollar trombosis, para el fuego y el calor. Se prepara con plantas como el saúco o zapatico que sirve para el hígado; y la siempreviva para los hombres que no pueden orinar.
  • Tomaseca o bebedizo: Bebida especial para las mujeres con cólicos menstruales, que no han podido tener hijos y para el frío vaginal. Se prepara con aguardiente de caña.
  • Crema de viche: Viene en diferentes sabores de acuerdo a la planta, así: pringamosa, hierbabuena, riñonera, naibí (fruta propia del Pacífico) que sirve para la anemia, cáncer y suele dar un color diferente a esta crema. Sus precios oscilan entre 20 y 30 mil pesos, dependiendo del tamaño. Puede prepararse con frutas mixtas, según la preferencia.
  • Vinete: También viene en presentación de naibí y tiene los mismos usos que la crema de viche.
  • Anisado: Es un viche preparado con anís. Las bebidas que prepara Doña Vene son calientes, y sirve para aquellas mujeres que están frías y no pueden concebir o cuando el hombre tiene la producción de esperma baja, con la bebida le ayuda a subir.
  • Pipilongo: Planta que sirve como afrodisíaco y para cocinar. En el caso de las rasquiñas se tritura, se aplica en la zona afectada y sirve también para las dolencias.
  • Calentura: Es preparada con la raíz de caña negra y trozos de la misma, pasas, entre otros ingredientes.
  • Candelazo: No contiene licor. Sirve para las personas disfónicas, con gripe fuerte; para el caso de los cantantes, para afinar la voz. Suelen prepararse algunos alimentos con ella tales como el arroz, carne, pescado y pollo al horno.
  • Vinagre de Castilla: Sirve para las lombrices y parásitos, sobre todo en los niños que no comen. En horas de la noche antes de acostarse, se les da a comer un pedazo de panela y queso y luego la bebida. Para el caso de fiebre alta a causa de parásitos, se envuelve el niño en una sábana blanca mojada y se arropa para que le sude y expulse, comentó Carmen Edith Caicedo, nuera de Veneranda, quien le acompaña en las ventas.
Las bebidas de Doña Vene son altamente reconocidas y buscadas, la gente que sabe, siempre la recomienda por la autenticidad, originalidad y garantía de sus productos que desde la primera versión del Festival ha ganado un importante lugar en los visitantes y por supuesto, en sus paladares.

 

Ancestralidad y sabor

El conocimiento y dominio en la elaboración de las bebidas se basan en los productos netamente naturales, altamente concentrados y potentes, frente a otras personas que recurren al hielo y agua para hacer rendir y cambiar el sabor inicial. Doña Vene aprendió la preparación del viche, el vinete y la tomaseca de su abuela,  y de ahí en adelante, empezó a explorar el amplio, complejo y productivo campo medicinal.

Este saber ancestral lo ha compartido con sus hijos y nietos, quienes saben prepararlas, pero no han logrado sacarle el provecho suficiente, porque de lo contrario, afirma, sería un gran negocio.

Para la preparación de las bebidas, se requiere no sólo de conocimiento, sino también de tiempo, dedicación y dinero suficiente para invertir, si se quiere lograr productos de alta calidad, como los que logró mostrar en el Petronio.

Afrodisíacos tipo exportación

Y aunque reconoce que no ha viajado fuera del país, sus productos sí lo han hecho a países como Estados Unidos y Canadá, en este último una pareja tomó alrededor de 5 botellas de tomaseca, ampliamente reconocida por su poder fertilizante (al igual que el pipilongo) y en dos partos la mujer tuvo 6 hijos. Recientemente a Canadá, envió una galoneta (equivalente a 25 botellas) de la misma bebida. A nivel nacional su acogida no es menor, en Manizales por ejemplo, una mujer en 2 partos tuvo 5 hijos, 2 y 3 respectivamente. Boyacá, Bucaramanga, Bogotá son algunos de los lugares donde han tenido alcance y asegura que casi todo el territorio alguien las ha degustado.

Durante el desarrollo del Petronio, le llevan los niños que nacieron como resultado de las bebidas, motivo que la hace sentir orgullosa y la impulsa a seguir trabajando por ofrecer estos productos con responsabilidad y respeto.

En el caso de la tomaseca, quienes vayan a consumirla deben sacudir bien la botella y fijarse que en el asiento tenga el azufre, si no lo tiene, es dudosa su procedencia ya que muchos en su afán por vender no utilizan la fórmula correcta, asegura Doña Vene, quien afirma además que éste purifica la sangre y que en otrora, los mayores tenían una tinaja de este elemento para este mismo fin.

Servirse en una copita, calentarlo y tomarlo en la mañana y tarde, es su su uso adecuado.

Es indiscutible el reconocimiento y trayectoria de Doña Vene, quien cimentó las bases para que este espacio hoy exista para propios y visitantes, aunque asevera que muchos se ufanan de habérselo ganado por gestión propia. Es y se siente tranquila del trasegar que en 21 años ha acompañado al Petronio con pujanza y sensatez, valores que la hacen única y privilegiada en no pagar un stand en el Festival, gracias al respaldo, hasta ahora firme, de la Secretaría de Cultura Municipal, apoyo ganado con ahínco y profesionalismo.


 

*Fotografías: Ruth Mery Geovo Mosquera.