Miércoles, 28 Noviembre 2018

Las barberías siguen siendo tendencia

“Imagen y estilo, hacen la diferencia”.

twitter
facebook

Por: Iván Mena

Estudiante de Comunicación y medios periodísticos - IME

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.  

 

Las barberías se han proliferado en diferentes zonas del país y Medellín no es la excepción, en cada cuadra de la ciudad hay uno o dos establecimientos dedicados a este arte. 

 

 

Desde tiempos de antaño, el corte de la barba y el cabello fue un tema de necesidad, privilegiado para quienes podían tener su propio barbero. Esto desde la antigua Roma, que podían tener estos privilegios y ser dueños y señores de sus necesidades y gustos. 

 

 

Medellín ha sido un lugar muy importante para esta práctica; hace aproximadamente cuatro años, este arte se ha venido proliferando y creando espacios que fortalecen el tema y llevan a que siga difundiéndose con rapidez. 

 

 

En la cultura afro los cortes de cabello y estilos de barbas son una tendencia en diferentes volúmenes, porque es esta población la que hace cortes excéntricos, jocosos y muy particulares que se vuelven virales en otras poblaciones. 

 

 

Estiwar Rodríguez de 26 años de edad, más conocido como Sty Barber entre sus amigos y clientes, es un joven afro oriundo de Tutunendo (Chocó) que vive en San Javier – Comuna 13 de Medellín. Él es un barbero muy reconocido en el sector por sus estilos en los cortes de barba y cabello. Tiene su local en el sector del 20 de Julio, en donde ejerce su labor desde hace tres años.

 

 

Estiwar tuvo sus inicios como barbero en su tierra, salía de trabajar construcción y en las noches empleaba su arte. Desde ese momento comenzó a darse cuenta que quería tener su propio negocio y ser independiente. No descansó hasta lograrlo y hoy vive de ello. 

 

 

Llegar a Medellín, posicionarse en el área que se quiera y ser reconocido, no es fácil porque es una ciudad muy competitiva y llena de muchas potencialidades por parte de sus habitantes. Y más cuando se habla de la perspectiva afro, de ciudadanos negros que quieren tomarse la ciudad – en buen sentido – para ejercer sus habilidades, materializar sueños y metas.

“Me considero una persona natural llena de motivación para lograr cada uno de los objetivos que me propuse al salir de mi lugar de nacimiento” dice Sty. Además de eso, no sólo le aporta a su vida; sino también a la de muchos jóvenes que ven en él un referente en el arte de las barberías. 

 

 

Por ese motivo, “mi arte le aporta a la ciudad de Medellín tanto en lo económico como en lo social. Jóvenes  que tienen la aspiración de ser personas independientes con el arte que las apasiona, y ven en mí la persona que los puede ayudar a cumplir sus objetivos, eso es algo que me gusta”. 

 

 
 *Fotografías: cortesía.