Martes, 20 Junio 2017

La belleza: una forma de emprender en la ciudad

Para ser modelo no se necesita ser linda, todas y todos lo somos

twitter
facebook

Por: Andrés Felipe Guaraca

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

 

Desde vender confites en el colegio hasta minutos en la esquina de su casa, le han enseñado a Yuri Vanesa Copete Mosquera a ser una mujer independiente y emprendedora que lucha por su sueño, ser una comunicadora social y una gran modelo en el país.
Su pasión por el modelaje comenzó desde muy pequeña. Su personalidad, su alegría por la vida, por lo que hace, por su esfuerzo la han recompensado desde hace cinco años en las diferentes pasarelas del país. Su formación como modelo fue gracias a diferentes academias que le permitieron dar sus primero pasos en el mundo del modelaje.“La primera agencia en la que estuve fue Star Model, en ella me enseñaron lo que es protocolo, pasarelas, entre muchas cosas, el carisma de los profesores es excelente, muchos me inculcaron cosas para mejorar, por eso tengo mucho que agradecerles, también pasé por Colombia Model’s, y actualmente me encuentro en Stock Models, donde sigo aprendiendo”, dice.




Su color de piel y su cuerpo son parte de su atractivo; sus labios y su sonrisa llaman la atención de cualquier persona, academia o empresa. Ella es una afro que nació en Quibdó, que lucha por estar en los lentes de los fotógrafos, que vive en Medellín con su madre y sus hermanas y a pesar de no estar cerca de su padre lo llama o lo visita cada vez que puede.  Aún así, todos le brindan un total apoyo para cualquier decisión que ella tome. ¡Su familia es su gran ejemplo!
Nunca se imaginó que grandes empresas la contratarían por su belleza y su carisma “Una vez estaba viendo un desfile de Leonisa con unas amigas, y me preguntaron que cuando me verían en uno. Yo comencé a renegar, porque creía que para estar en alguno, tendría que esforzarme más. A los pocos días me llamaron para un casting de Leonisa y me presenté. Observe morenas divinas, soñé con quedar entre las seleccionadas, luego me volvieron a llamar y me dijeron que lo había logrado”, agrega.
Yuri es la dueña de su empresa: su cuerpo y su belleza. En el 2015 con 1.74 de estatura y con medidas de 87¬65¬ 94 se coronó como reina nacional de la miel. Es atractiva e inteligente y piensa en inculcar de alguna manera lo que ha aprendido desde que comenzó, porque ser modelo o tener cualquier otra profesión para un niño es un sueño.

 

“Desde niño uno se imagina que va hacer cuando sea grande, un deportista, una reina, un doctor, un cantante. Yo quiero dar mi conocimiento desde mi experiencia para las niñas que quieran ser modelo. Me gustaría tener una agencia, pero pienso que sería proyecto a largo plazo, porque creo que necesito aprender un poco más, todos los días aprendo cosas distintas”.




El mercado de la moda y la belleza es un escenario en el que los modelos afro tienen pocas posibilidades, así lo menciona Yuri: “es complicado para una persona negra ser llamado para un desfile, porque se sabe que solo van a escoger dos o tres personas afro ya que el resto serán mestizos”.
Su presencia no pasa desapercibida por donde camine, es sencilla y amigable. Estudiar comunicación social en la Universidad Luis Amigó también le ha permitido aprender más sobre la moda y la cultura afro que quiere dar a conocer al público en general.
Pese a que existe el estigma frente a la población afro, es posible conseguir trabajo como modelo en diferentes empresas. Yuri siempre se dirige positiva a cada casting que es llamada, para ella no existe barreras e incluso su propósito es sobresalir frente a las modelos mestizas.

 

“Cuando yo voy a un casting, es a competir con todas. porque el color de piel no es un impedimento para lograr las cosas que nos proponemos, quizás yo pueda quitarle el puesto a una modelo mestiza”.

*Fotos tomadas de la fanpag


Yuri es un modelo que busca sobresalir en el país por su disciplina y esfuerzo, ella se preocupa por su físico y su belleza, pero sobre todo en proponer algo más allá de lo que una modelo pueda ofrecer. Una de sus ventajas es contar con el apoyo de su familia y gracias a eso, puede sobreponer cualquier mala jugada. “Uno como modelo está expuesta a que hablen mal o bien. En el mundo del modelaje hay cosas muy buenas y malas, uno debe tener un autoestima muy alto, pero antes de una cara y un cuerpo bonito es tener el apoyo de la familia”.
“Cuando uno hace lo que le gusta, es imposible que uno no se aburra”, dice . Y eso es lo que hace Yuri Vanesa Copete, una mujer con espíritu de emprendedora que ha logrado que su belleza sea su propia empresa.

*Fotografías: Soraya Palacios