Miércoles, 21 Junio 2017

Hablemos de ‘El Cuco’, Petronio Álvarez

En honor a un sobreviviente de la Buenaventura de 100 años atrás, en donde la pobreza absoluta era su mayor obstáculo y la música del Pacífico su gran salvavidas.

twitter
facebook

Por: Juan Andrés Bustamante

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

 

Mientras pensaba en el artista musical de esta edición, me enteré que en la ciudad de Cali se vivía un evento sorprendente. Es por eso, que se me ocurrió saber por qué el Festival más importante de música del Pacífico lleva por nombre Petronio Álvarez o mejor aún, saber quién era él.
De seguro muchos sabrán  a qué quiero llegar con este escrito y pensarán que esa respuesta la tienen en segundos haciendo una búsqueda en Internet. Lo cierto, es que también muchos se preguntarán lo mismo que yo, y querrán saber la respuesta. Entonces, ¡No deje de leer!
El Festival del Pacífico Petronio Álvarez se celebra en el Valle del Cauca en el mes de agosto, desde hace 19 años. Entre el kilele de sus asistentes y artistas, se logra saborear y disfrutar un momento de tradición musical afro, en donde el ritmo es el mayor exponente.
Entre marimbas, chirimías, clarinetes y otros instrumentos musicales de la región, el Petronio ha logrado volverse una necesidad musical en el Pacífico. Desde 1997, que surgió en Buenaventura, se celebra anualmente el Festival. Es tanto su arraigo cultural que desde el 2012 se realiza en la Unidad Panamericana de Cali. O sea, hace unos días se vivió el Festival y si se lo perdió, ¡alístese para la próxima!
Y bueno, ahora si a lo que vinimos. Leyendo e investigando sobre su vida, me encontré con un Patricio Romano Petronio Álvarez Quintero, poeta, compositor y músico afrocolombiano. Conocido como el ‘Rey del Currulao’, el cual, interpretó merengues, bambucos, abozaos y huapangos, todos relacionados con las historias y vida afro. ¡Así como lo lee! Un hombre de Buenaventura, que a punta de sudor y sabor, sacó su vida, su carrera y su familia adelante.
Inició desde abajo, como muchos de los grandes exponentes musicales y deportivos de nuestro país. Las empanadas de cambray realizadas por su mamá, Juana Francisca, fueron sus compañeras por algunos días de su vida. Con ellas, a los 12 años comenzó a trabajar, luego del deceso de su padre José Joaquín.
Pero su infancia no fue solo de trabajo, en ella, la música se convirtió en su mejor forma de expresión. Con los años, Petronio decidió seguir los pasos de su padre, y fue maquinista de la  locomotora “La Palmera” de los Ferrocarriles Nacionales. A su vez, también heredó, según el Festival, el sobrenombre de ‘El Cuco’ por su habilidad en el manejo de la locomotora.
Para la Biblioteca Nacional de Colombia, en ese oficio, se convirtió en un ilusionista del Pacífico. Un improvisador que evocó para todos un pedazo del paisaje del país que se despliega desde Buenaventura hasta Cali y en el sentido contrario.
En 1931, a sus 17 años,  Petronio Álvarez, compuso ‘Mi Buenaventura', tema que se ha convertido no sólo en su canción más popular, sino también en el himno del Puerto y sus pobladores. Escúchalo en la voz de ‘La Negra Grande de Colombia’, Leonor González Mina:



En 1935 creó el conjunto musical “Buenaventura” y aunque la música del Pacífico fue su principal pasión, no fue su sustento. Sencillos como bochinche en el cielo, Adiós al Puerto, El suicida, Recordación, Canto en arrabal y El pecho me está doliendo, engalanan su vida y legado musical.
A los 28 años, en 1942, conoció a Veneranda Arboleda Rodríguez, quien después de convivir por más de una década juntos, contrajeron matrimonio. Años después, en 1961, dejó a su amado Buenaventura y se radicó en Cali con su familia.
Ya hace 50 años ‘El Cuco’ murió a causa de un cáncer óseo, y en su adiós nos dejó La Despedida. Su último sencillo que para muchos fue el cierre con ‘broche de oro’ a las puertas de su carrera musical y terrenal. Gózate en la voz e interpretación de Kairim, la última nieta del ‘Rey del Currulao’, su sencillo:

 

¿Y el Festival?

Según Germán Patiño, investigador de la cultura del Pacífico y uno de los fundadores del Petronio Álvarez, en entrevista con El Espectador, el Festival tiene un componente muy fuerte de música tradicional o folclórica, pero también uno de innovación, que es a lo que se le llama la categoría de agrupaciones libres, abriendo espacio a los músicos urbanos de distintas partes del país que interpretan la música del Pacífico con otros instrumentos, en otros formatos y con otros sentimientos. Por eso, el Festival mereció llamarse Petronio Álvarez, porque es la unión de dos componentes que hace años “El maquinista trovador” dejó como legado: la tradición con Mi Buenaventura y la innovación interpretando milongas, boleros, guaguancós, que en su época venían de otros lados del mundo.

 
*Fotografía cortesía Internet.