Miércoles, 01 Marzo 2017

Johana Moreno Valencia

es experta en lanzar martillo y sonrisas

twitter
facebook

En apariencia, Johana es una madre convencional que todos los días madruga a las 5:00 a.m. a despachar a su hijo para ir al colegio. Pero lo cierto, es que no solo es mamá sino también una deportista de alto rendimiento que ha obtenido grandes logros en campeonatos nacionales, centroamericanos, mundiales y olímpicos.

 

Por: Fernando Hurtado
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.
Instagram @yofernandoh

 

 Nacida en Apartadó, pero criada en el municipio antioqueño de Carepa, Johana llega al atletismo de manera casual al ser vista por su primer entrenador cerca del estadio de Carepa. Este, la invita a una práctica de atletismo en la que ella se enamora de la disciplina empezando así, su trayectoria a la edad de 14 años en categoría infantil.

 



Con los años, y gracias al talento demostrado por la joven atleta y la gestión de Armin Luna entrenador en ese momento, Johana se desplazó a Medellín a residir en la Villa deportiva como parte de la selección Antioquia. Allí, ella llegó con la intención de mejorar y potenciar su rendimiento deportivo a un nivel superior.

Dejar su tierra natal le implicó un gran sacrificio, ya que tuvo que dejar a su hijo, o el ‘Baby’ como ella lo llama, de un año de edad, al cuidado de su esposo y familia.

Dentro del atletismo en la modalidad de lanzamiento de martillo, prueba específica de Johana, la función consiste no en clavar, sino, en lanzar una esfera metálica unida a una empuñadura mediante un cable de acero. Para las mujeres, el peso es de 4 kilos y para los hombres 7 kilos. Esta prueba deportiva está regida por distintas reglas y técnicas que se depuran a tal nivel que permita generar más fuerza y alcance a la hora del lanzamiento.

 



Por lo general, los días de Johana resultan extensos y llenos de actividades. Comienzan muy temprano despachando a su hijo al colegio, estando pendiente de su esposo y de sus quehaceres como deportista y estudiante. En la actualidad, cursa séptimo semestre de la licenciatura en educación básica con énfasis en educación física, recreación y deporte.
Los entrenamientos de Johana van desde trabajo de pesas en el gimnasio hasta trabajos específicos de lanzamientos y perfeccionamiento de la técnica. Procesos que van de la guía de su entrenador y mano a mano con sus compañeros dándose moral y corrigiéndose.

 


¡Johana parece no cansarse!, y no contenta con su apretada agenda, cumple otra faceta. Ella es entrenadora de atletismo en la Villa deportiva, en el área de discapacidad física con deportistas de alto rendimiento. Proceso que viene realizando hace más de un año junto a su compañera de entrenamiento y trabajo, Anyela Marcela Rivas.

 

 

“Aquí no hay espacio para generar lástima o pesares, todo lo contrario, ellos se vuelven ejemplo de superación, lo motivan a uno a dar mucho más al competir”, expresa Johana mientras sigue observando y corrigiendo, entre bromas y sonrisas mutuas, los lanzamientos de sus alumnos.

 

 

Pese al imponente porte de Johana, al conversar con ella y observarla trabajar, se hace notoria lo tranquila, alegre y, sobre todo, lo cortes que es. Ella no presume de sus triunfos, pero lo cierto, es que es de admirar su entrega por el deporte. Ha sido campeona en lanzamiento de martillo en los Juegos Suramericanos, Centroamericanos, y es la actual campeona nacional, con récord, en la categoría sub 23 y mayores. Johana, además, ha participado de forma destacada en los Panamericanos, Iberoamericanos, Juegos Olímpicos de Beijing 2008 y de Londres 2012.


Johana, es una mujer que ha sabido afrontar con inteligencia y tolerancia las situaciones en donde se ha sentido rechazada o discriminada. Es por eso, que tiene la certeza de que ser mujer afro es lo máximo, es una bendición, y es algo de lo que se siente orgullosa. “Somos inteligentes, fuertes, bonitas y valientes. Somos mujeres con poder de convencimiento y resistencia, que logramos disfrutar los espacios a los que siempre hemos tenido derecho”, dice.

 

 

Para esta deportista, mujer, madre, profesional y esposa, las metas a cumplir son muy claras. Espera culminar las 18 materias faltantes para obtener su título profesional, trabajar en su área de formación y continuar con especializaciones que vayan en la misma línea. En lo deportivo, espera afianzar el trabajo con sus alumnos en el área de discapacidad física ayudándolos a obtener más triunfos y, en su caso, pretende seguir entrenando duro buscando la oportunidad, ¿por qué no?, de ir a unas próximas olimpiadas.