Jueves, 15 Junio 2017

FABRICANDO SONRISAS

“Uno no da lo que le sobra, uno da lo que puede dar”

twitter
facebook

Por: Yuliana Mina Carmona

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

 

Llegar a una ciudad, puede ser algo sencillo; con solo tomar  tomar un bus, automóvil,  moto o avión, en cuestión de unas horas puedes estar sin contratiempos. 

Pero llegar a Unguía-Chocó,  ubicado en el atlántico colombiano, limítrofe con el Urabá Antioqueño, puede significar una odisea.

Se comienza en Medellín, se llega a Turbo por carretera, después a Unguía en lancha, sin contar los problemas como el mal estado de las vías y las condiciones climáticas de esta región. 

Por eso llevar un poco de felicidad a niños que por diferentes circunstancias: geográficas, políticas, educativas o motivacionales, sientan que su futuro es limitado, es lo más gratificante para los miembros de la Fundación Color y Esperanza

 

El nombre de su fundación está explicado de esta manera:

 

Color: Chocó es color y alegría

Esperanza: los niños su razón de ser, el cambio, transformación y progreso.

 

 

La creación para la felicidad

 

El cumplir el sueño de ser una Abogada, Especialista en Derecho Administrativo, disfrutar de una ciudad en constante crecimiento e innovación y poner en práctica una profesión respetada y necesaria para el acontecer citadino, hace pensar que el pueblo donde creció Nellysabeth Murillo Ramírez quedaría en el recuerdo de una niñez en medio de la naturaleza.

 

Pero son todos estos privilegios,  (de los cuales carecen en Unguía, su pueblo natal,) los que la llevaron,  junto con un grupo de amigos,  a crear la Fundación Color y Esperanza, después de escuchar a Doña Diana decirle a su hija que no podía darle la bicicleta que quería porque era muy costosa. En ese entonces decidieron recoger fondos y fue tal la  acogida, que resultaron además regalos para otros niños del barrio.

 

 

“La fundación es mi oxígeno, es mi proyecto de vida y el ser Abogada me ha servido para el tema legal. Mi gran sueño es ver a los niños del Chocó felices, que los proyectos los beneficien y por eso queremos construir 30 parques infantiles, uno en cada municipio”

 

Para estos jóvenes, era importante ver esa sonrisa en los niños porque no hay mejor recuerdo en un ser humano, que una infancia feliz; por eso su hashtag #FabricandoSonrisas es tan diciente, porque eso es lo que hace que la Fundación se fortalezca.

Conforme pasaban los años, no solo se enfocaban en regalos, sino en la construcción de un parque infantil, en fomentar la educación y en el desarrollo integral de los niños.

El voz a voz, el amigo, del amigo del amigo y apoyados del poder infalible y el buen manejo de las redes sociales, es como han logrado conseguir aportes importantes y hoy llegan a ser un referente para visibilizar este apartado municipio, manteniendo siempre presente la palabra esperanza.

 

Nellysabeth enfatiza que están desligados de la política, porque ésta ha dejado malas experiencias en la región. Lo que hacen es por pasión en lo social y lo único que quieren es retribuir a los pequeños de este municipio para que no vivan una niñez triste, una niñez sin futuro. 

*Si quieres apoyar esta iniciativa, puedes visitar la página www.funcoes.com.co 

En Instagram y Facebook @yoapoyolosniñosdelchocoytu