Martes, 07 Noviembre 2017

Etnoeducación, la aliada fundamental de un verdadero aprendizaje

“La educación es el arma más poderosa para cambiar el mundo” Nelson Mandela.

twitter
facebook

Por: Xiomara Tejada Tejada
Estudiante de Artes UdeA

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

 

La escuela es un escenario de aprendizaje en el cual se articulan muchas formas de conocimiento que inciden radicalmente en la forma en que los niños reconocen y construyen su identidad. Si bien es cierto que vivimos en un país pluriétnico, aún hay muchas situaciones que merecen ser reconfiguradas y pensadas para los distintos contextos sociales,  la educación es una de ellas.

Los códigos de racismo se reproducen drásticamente en las aulas de clase, pero pocas veces se toman medidas contundentes para intervenir de manera positiva este tipo de conflictos.

Establecer normativas y leyes que se ajusten a las necesidades de las distintas poblaciones es una manera formal de pretender solucionar la situación, pero el real compromiso está en el acatamiento de dichos parámetros para que el cambio no se quede solo en papeles.

Los modelos etnoeducativos propuestos por entidades o colectivos que se han apropiado del tema son muy variados, pero llevar a cabo estos proyectos en las instituciones es complejo, ya que no se cuenta con el apoyo económico para la consecución de espacios e insumos necesarios en el desarrollo exitoso de dichas iniciativas.

Es claro que el sistema escolar presenta muchas falencias referidas al tema de la etnoeducación. Una de las problemáticas más significativa es la desidia que las instituciones presentan para resolver conflictos de esta naturaleza.

La falta de motivación de los educadores es un factor que agrava la situación, se manifiesta al momento  de capacitarse para diseñar estrategias y herramientas que les permitan a los estudiantes reconocerse desde su identidad Afro. Es fundamental y urgente incluir nuevos mecanismos en la enseñanza que posibiliten a los chicos el descubrimiento, respeto y cuidado de sus raíces.

La esencia de lo afro referenciada históricamente  con el relato de la esclavitud es un error demasiado grave. Lo afro es un universo sumamente amplio con una tradición milenaria que se ha ocultado y negado continuamente en los planteles educativos. De allí, que las niñas y los niños afrodescendientes se avergüencen de sus características fenotípicas y desconozcan por completo su origen. Es en esta medida  que la etnoeducación tiene que hacer parte del sistema educativo, de lo contrario ese infame ocultamiento seguirá perpetuándose gradualmente.

Las estrategias etnoeducativas no pueden ser un tema únicamente del área de ciencias sociales, pues si realmente la educación le apunta a la formación de seres integrales, entonces requiere transversalizar cada uno de los saberes  a los cuales deben acceder los estudiantes. Hay muchas maneras de proceder en este asunto, si no se cuenta con las herramientas  para hacerlo, es necesario entonces buscar los medios para lograrlo ya que existen numerosas posibilidades.

El cambio no involucra solo la institucionalidad, también debe surgir como una pregunta por lo pedagógico, para  que desde allí puedan nacer nuevos modos de actuar frente a la etnoeducación.

La educación física por ejemplo, podría convertirse en una bella manera de reflexionar y reconocer el cuerpo. El área de religión podría conectarse con la espiritualidad, el arte podría permitir el reconocimiento de talentos y saberes ancestrales, la matemática y geometría podrían revelar el ingenio y majestuosidad intelectual de los antepasados.

El área de lengua castellana podría también  apuntar al reconocimiento de lenguas nativas.  Los escenarios  educativos y las soluciones que podrían plantearse para fortalecer la etnoeducación son múltiples, pero sin desconocer la misión del  educador para  sacar de esa horrible incógnita a su estudiante, cuando la crayola de color piel lo confronte con un tono que lo niega rotundamente ante el resto de sus compañeros de clase.

 

*Fotografías: Imagen1 Imagen2 Imagen3