Sábado, 11 Febrero 2017

Escobas y arepas para preguntarse sobre la cultura afro en Medellín

A William Murillo le gusta experimentar, moverse, jugar diferentes roles, aprender. Por esto, decidió realizar su primera curaduría con la exposición Entornos Culturales, en el Centro de Integración Afrodescendiente.

twitter
facebook

Por: Laura M. Cañas P. 

Comunicadora Social UPB

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

 

William es un joven inquieto, con muchas preguntas, reflexiones y deseos de aprender. Actualmente cursa los últimos semestres de la carrera Artes Plásticas en la Fundación Universitaria Bellas Artes, y también se desempeña como Consejero de Cultura para la Secretaría Municipal de Cultura y tallerista. Para la exposición congregó a tres artistas, Vanesa Yacira Borja, Barubaro y Esteban Restrepo, con los que compartió un espacio para presentar su obra. 

Entornos Culturales es una muestra de la experimentación individual de estos artistas que hablan sobre los temas de la identidad y la cultura afro, de cómo en Medellín se vive un intercambio cultural, permitiendo que costumbres y tradiciones de diferentes regiones se expresen en un mismo territorio. 

 

“La ciudad es una esponja que lo absorbe todo”: William Murillo, curador.

 

Gestionar el espacio de exposición tardó tres meses entre formularios y permisos. William dice que son muy pocos los artistas que gestionan la curaduría de su propia exposición y que éstas están restringidas a una élite, que le dicen al artista ‘usted no puede ser curador, no tiene las bases para esto’, William enfatiza en su deseo de ir más allá de esta imposición para buscar sus propias oportunidades y sus medios para expresarse. 

Esteban Restrepo presentó sus experimentaciones con la pintura y el dibujo, en las cuales no trata un solo tema, “no es el tipo de artista que quiere encasillar su obra, sino que quiere explorar los temas de la pintura”, aclara William. Por su parte, Barubaro, de Cartagena, presentó su obra Gestación, con la que a través del dibujo expandido con lienzo y alambre como materiales, expresa interrogantes del arte contemporáneo en el que el lienzo como objeto en sí mismo se vuelve arte y lo relaciona con el arte tradicional del dibujo. 

Cuando William vio la exposición del trabajo de grado de Vanesa Borja en Bellas Artes  dijo “esta obra va para la exposición”. Así, consiguió que las obras Arando la belleza y Pelo de casa estuvieran dentro de su curaduría. Dos obras que se preguntan por las tradiciones y el rol de las mujeres afrodescendientes, el primero abarca la transformación estética que viven cuando deciden alisar su cabello y teñirlo de tonos rubios, y el segundo, el social al que han estado restringidas, el  doméstico. 

 

 

 

Vanesa se graduó el año pasado como artista plástica también de la misma universidad, ésta es su primera exposición formal fuera de la academia. Aclara que “no es un delito alisarse el cabello”, y muestra que ella misma lo tiene alisado, sin embargo, esta es una pregunta que le ha permitido profundizar desde el arte y desde lo conceptual para obtener su propia respuesta, la cual “aún no está solucionada”. Su idea también es abordar otras preguntas sobre los roles masculinos y la relación entre la mujer afrodescendiente y la mujer mestiza, y las diferentes dinámicas sociales que se tejen en estos temas.

 

“La mujer afrodescendiente es la que ha estado a cargo de la crianza. El ejemplo más cercano es en la novela donde la niña blanca es cuidada por la mujer afro”: Vanesa Borja.

 

Escogió a la escultura y la fotografía como técnicas para trabajar, así como el uso de elementos cotidianos como escobas. También le interesa experimentar otros medios de expresión como el video y el performance, afirmando que a partir de esta obra también “estoy realizando un proceso con mi cuerpo”. Sus referentes más directos para su trabajo son la artista bogotana Liliana Angulo Cortés, la estadounidense Kara Walker y el documental Gente de pelo duro.

Las obras que William decidió exponer son Calor de cocina, una reflexión sobre los lazos familiares que se tejen en la cocina, se sirve de elementos como arepas y el rastro de una parrilla en un lienzo, y Palabras de la tierra, como una obra para visibilizar las fiestas patronales de Chocó, las fiestas de San Pacho, y su proceso de adaptación en Medellín, donde se realiza una réplica, que da lugar a una hibridación de estas tradiciones diferentes y sus expresiones. 

 

 

La exposición estará abierta hasta el 2 de mayo de 2017 en el Centro de Integración Afrodescendiente. “Que este sea un lugar de la cultura afro no significa que sólo sea para este público, estos lugares fueron creados para la inclusión social”, es la invitación que hace William Murillo para disfrutar de todos los espacios culturales de la ciudad. Allí encontrará una exposición que lo invita a reflexionar sobre el origen de la propia cultura, de sus expresiones y tradiciones. 

 

*Fotografías: Laura Cañas.