Miércoles, 21 Junio 2017

Entre tinta, agujas y placer

“No  hago un tatuaje por estética, sino por el significado que tiene”

twitter
facebook

Por: Andrés F. Guaraca

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

 

Eran las 10: 20 de la mañana cuando crucé la puerta de la casa de Juan Carlos Murillo, un hombre multifacético que ha soñado con varios proyectos y hasta ahora ha materializado cada uno de ellos. En una primera impresión se puede ver una persona amable, auténtica y alegre.

Su casa al igual que él, me hace sentir como si no hubiera salido de mi hogar. Irradia una energía positiva a partir de un estrechón de manos. Nos dirigimos hacía un cuarto, su oficina, donde la magia y la creatividad se expande sin algún aviso.


En la habitación se encuentra Jaime Cuesta Dávila, un cliente que ha estado bajo el sonido de la máquina de tatuar. “Inicié comprando las máquinas y tatuando amigos en España, luego me asesoré con primos y amigos que son también tatuadores y viendo muchos tips en Youtube que me permiten mejorar”, narra mientras las agujas penetran el brazo derecho de Jaime.


Como todo tatuador tiene algunos diseños en su cuerpo. A simple vista se le ven algunos, pero afirma que son diez en total. “El primero me lo hice yo cuando tenía 14 años, uno pequeño en la mano, tengo tres en el brazo izquierdo, uno en el derecho, tres en el pie izquierdo y dos en el derecho”.

Además de pintar en la piel es un apasionado por el dibujo y la fotografía, un luchador que rompe los estereotipos que la sociedad tiene frente a este tema, que catalogan arte o vandalismo. Pero Juan es un profesional con conocimientos artísticos,  capaz de plasmar en los cuerpos de los clientes hermosas imágenes.


El origen del término tatuaje se deriva de la palabra Ta del Polinesio "golpear", a través del golpeteo de un hueso contra otro sobre la piel con el consiguiente sonido "tau-tau" y en su definición moderna se refiere a "marca hecha con un instrumento afilado".
 

Una de sus metas era estudiar algo en relación con el área de la salud. Su primera inclinación fue formarse como médico pero al no pasar decidió optar por enfermería, y en la Universidad de Antioquia conseguiría graduarse y aprender a combinar la tinta y las agujas para ser el jefe  en  su empresa de tatuajes.


Con la experiencia de varios años de trabajo, tuvo la oportunidad de viajar a España, donde laboró siete años en hospitales y asilos. “Después de varios años regresé en el 2014  y para el 2015 el proyecto era hacer la especialización de auditoría en salud y calidad, pero como no fui elegido, decidí cursar otra carrera que siempre me ha llamado la atención, ahora estudio Derecho en la Corporación Universitaria Americana y en esas ando. Estoy en el 4 semestre”, agrega.

Esta no es la primera vez que Juan tatua a Jaime. Es la quinta  ocasión que los dos reúnen por algo que los apasiona, es el quinto tatuaje que este quibdoseño le realiza, pero han sido muchos más los encuentros que han tenido gracias a la buena amistad que se ha gestado entre cliente y artista.



La piel recién tatuada es extra sensible al sol, y así se mantiene hasta un tiempo después de que este haya sanado. La tinta puede reaccionar con los rayos ultravioleta y provocar una lesión parecida a una quemadura por sol. Esto puede ocurrir con tinta de cualquier color, pero es más común cuando el tatuaje incluye tinta roja o amarilla.


 
 

 
 Su hogar está compuesto por su esposa y su hija que recientemente ha nacido y un  acompañamiento incondicional por parte de sus amigos al igual que sus mentores Mauro Gutiérrez, Steven Correa, Alan Palma, John Fredy Pérez, Juan Pajo que lo han apoyado en todos los procesos y metas que se ha propuesto.

“Yo le digo a él que es una persona que nunca se detiene ante nada, todos sus sueños los consigue y hace realmente lo que se propone. Yo me siento muy orgullosa  y eso fue una de las cosas que me enamoró”,  dice Yamileth Heredia Serna, esposa de Juan.


El barco, el pulpo, el ancla, las aves, van surgiendo de la profundidad de la tinta del brazo de Jaime quien ha sido uno de sus tantos clientes. “Yo no cobro caro, tampoco soy la súper máquina, lo que me interesa es practicar, es un beneficio para mí y para ellos porque voy mejorando mi técnica”, dice Juan.
   


Antes de tatuarte pregúntale al artista qué es lo que necesitas para el cuidado posterior de tu tatuaje. De esta forma, tendrás todo lo necesario, como ungüentos y lociones, antibacteriales, a la mano. Seguir las instrucciones al pie de la letra, asegurará que el tatuaje sane adecuadamente y se vea tal y como lo imaginas. 

 

En esta vocación sus miedos surgiero ncuando realizó su primer tatuaje (un decimoquinto, risas) remunerado. “Uno tiene que practicar en piel sintética, en amigos, en uno mismo, al principio uno se pone nervioso, todo tatuaje es diferente, la piel es diferente. Hay personas que se mueven mucho, y uno se pone más nervioso cuando el cliente es complicado. Cada persona es un reto”, añade.

Entre eso miedos también surgen los disgustos y las sugerencias. Para él, un cliente debe estar dispuesto a soportar las agujas, como también saber las prevenciones antes de hacerse un tatuaje, dice. “Primero: que las personas tengan una idea de lo que quieren, segundo: venir desayunados o almorzados para evitar desmayos, tercero: que las personas tengan disposición y que sepan que un tatuaje es permanente, y por último que tengan el placer de exhibir una obra artística en la piel”.


Jaime ha pasado la prueba, termina cansado pero orgulloso de su nuevo tatuaje. Juan por su lado se levanta tranquilo y con una sonrisa igual como cuando me recibió. Estrechan sus manos  por la buena disposición y el resultado de un buen tatuaje. Por último, Juan afirma que le gusta hacer muchas cosas, “es una necesidad, unir el área de salud, el derecho y lo del tatuaje, porque todo eso es indispensable para mí. Lo del tatuaje me relaja mucho, lo disfruto, los que me conocen saben que esto lo hago porque me encanta, porque es un arte”.


Nuevamente cruzo la puerta de su casa, esta vez es para despedirme y corroborar que esa primera impresión que genera de ser una persona amable, auténtica y alegre es cierta. Ahora busca descansar para continuar con su próximo cliente.

Todo los tatuajes que ha realizado Juan Carlos Murillo, los puedes encontrar en sus redes sociales. En Instagram  y Facebook.

*Fotos: Andrés F. Guaraca