Martes, 26 Septiembre 2017

En la Comuna 13 se disfruta de ‘Mi Palenque’

En un territorio muy lejano al de su tradición, en el Restaurante de ‘Carmelo’, se puede disfrutar un buen plato con la sazón chocoana y del Pacífico.

twitter
facebook

Por: Juan Andrés Bustamante

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

 

Hay muchos placeres en la vida, y uno de ellos es comer. Solo basta con repetir la palabra C-O-M-E-R o imaginar un plato de comida para sentir deseos de satisfacerse gastronómicamente. Placer que en el Restaurante Mi Palenque le es saciado, eso sí, si desea un buen menú chocoano o del Pacífico.

Mi Palenque está ubicado en el inicio de la Comuna 13, cerca de la estación San Javier del Metro. Allí, es cotidiano sentirse como en un restaurante del Pacífico colombiano. En sus platos no falta el pescado o un buen jugo de borojó. Delicias que generan sonrisas y rememoran momentos de un ayer.

“Más que ser un sitio de comida, Mi Palenque es un espacio en donde se busca empoderar nuestra cultura afrocolombiana”, así, lo deja entrever su propietario Jadinson Martínez o ‘Carmelo’, como la gran mayoría de sus amigos y habitantes de ‘La 13’ lo conocen. 

Y ese pensar no es solo un discurso, en realidad, es un sentido de ser que desde hace más de un año se instauró con la creación del restaurante. El olor de la comida, la decoración del espacio, más la presencia de sus propietarios y empleados, demuestran que ahí hay algo más que comida… ahí, hay Chocó, que “en realidad es Colombia”.

Comida con sentido social

Es algo inusual que un restaurante tenga tantas intenciones en su misma ejecución. Y es que en Mi Palenque no solo se busca complacer los paladares y empoderar la cultura afro, allí, también se busca dar una nueva imagen y acabar con un estigma negativo de la Comuna 13 de Medellín. “La Comuna 13 es uno de los lugares de Medellín en donde más personas afro hay, y el futuro de ellos, de nosotros, debe dejar a un lado la historia negativa”.

Historia que ‘Carmelo’ ha vivido desde hace 13 años, la cual lo ha llevado a ser músico. Y es en forma de agradecimiento y de apoyo a sus hermanos afro que viven en el lugar, que decidió montar un negocio en la puerta de acceso a la Comuna. Un restaurante en donde reciben de la mejor manera y con el mayor de los gustos a los visitantes, generando de forma indirecta que el estigma negativo se transforme al pasar la puerta para dar inicio al recorrido por los barrios de ‘La 13’.

En Mi Palenque hay mucho que mostrar, y eso se logra por un requisito de su propietario: “el restaurante tiene sello afrocolombiano”. Desde sus empleados, la música, las bebidas y las pinturas que engalanan el espacio son afro. ¡Un restaurante-galería que deleita los sentidos!

Para Jadinson la comida del Pacífico se realiza muy intuitivamente, o por lo menos, así lo aprendió de su mamá. Comida que evidencia la buena sazón que al final termina atrayendo a las personas. “Todo lo que vendemos es pescado, y sin importar el día de la semana los clientes podrán disfrutar de róbalo, pargo rojo, bagre, trucha, salmón y atún; según el deseo del cliente”.

Desde 12 mil pesos, precio del arroz de camarones, se puede comer sabrosamente en Mi Palenque. El plato más costoso, cazuela de mariscos, cuesta 24 mil pesos. Los sábados se hace el plato de la casa: el arroz bochinche. “Este es un arroz netamente chocoano y muchos lo llaman paella chocoana o arroz de longaniza, pero con más ingredientes”. Arroz que tiene verduras, longaniza del Chocó, queso costeño, carne y el gran secreto de la casa que entrega el sello de Mi Palenque. ¡Anímense a probarlo!

La aceptación de las personas ha sido favorable, es por eso, que Carmelo siente necesario encontrar un sitio más amplio en donde las personas puedan disfrutar de la misma buena comida, acompañada de música y galería con los retratos de las personas más notorias en la lucha de la reivindicación afro.

Si le gustó Mi Palenque y quiere ir, debe tener presente que solo venden almuerzos desde las 12 del día hasta las 5 de la tarde. El restaurante no presta servicio los lunes, y cuando es festivo, no se abre los martes.