Miércoles, 21 Junio 2017

El cuerpo y el tambor

“Cuando un tambor suena, lo que nos dice es; recuerda tu origen, y eso da tanta felicidad al reconocerlo, que lo expresamos bailando” Rafael Palacios.

twitter
facebook

Por: Yuliana Mina Carmona

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

 

El cuerpo y la música siempre han tenido una relación. En la mayoría de los ritmos musicales la segunda guía a la primera para para llevar un compás.
Pero en el legado africano, la música y el cuerpo siempre han estado unidos, tanto así, que en este continente se estudia una carrera que une estas dos artes, mientras que en occidente lo hacen por separado.
“Los africanos entienden lo artístico como un complemento en  comunión sagrada y en el caso de la música es normal que un bailarín, sepa tocar un instrumento, y viceversa,  hay una visión más amplia sobre lo que son las artes”, explica Rafael Palacios, director y coreógrafo de la Corporación Sankofa. Quien estudió y estuvo en gira  como bailarín por más de 18 países africanos.


ÁFRICA

En África, la música o el instrumento no está al servicio de la danza, ni viceversa. Cuando se baila, es un momento creativo en el que el músico y el bailarín, se conectan y cada uno aporta.
Feliciano Blandón,  mejor conocido en el medio artístico como “Beto”, músico y bailarín, coincide en decir que el instrumento puede seguir al bailarín a través de los pies, que son los que marcan el compás.



Para estar más ligados a su descendencia africana, la Universidad  Tecnológica del Chocó, UTCH, en donde Rafael es profesor, tiene la carrera Danza y Música, es decir, que se titulan como bailarines y músicos y así explotan la integralidad del artista.
 
“El baile y la música pueden estar juntas en un escenario y no estar hablando de lo mismo”,  enfatiza Rafael, recalcando la importancia de unir estas dos artes.
 
Mientras este bailarín profesional explica que el origen del hombre viene de África, siendo esta, la cuna de la civilización, aclara que cualquier persona, sin importar su etnia, siente un tambor y comienza a sentir el deseo de bailar, de moverse, porque lo que está celebrando es el origen.
El cuerpo, los tambores, el corazón, el origen y la música en África se fusionaron a tal punto que sin importar el tiempo, las distancias y las diferencias culturales, se mantiene fiel a la hora de expresar la conexión y de generar un lenguaje: tambor-cuerpo-tambor.

 *Fotos: Archivo Revista Vive Afro*Creditos foto- utilizar siempre Heading 6 en negrita y justificado a la derecha