Miércoles, 31 Octubre 2018

El auge de los emprendimientos afro en la industria de la moda y la cosmética

En los últimos dos años viene creciendo considerablemente el emprendimiento en Colombia. En este texto me centro en conocer e investigar sobre dos emprendimientos de mujeres negras que hoy en día tienen grandes ventas y generan empleo.

facebook

Por: Maily Yiseth González*

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

 

En el año 2017 una investigación realizada por Global Entrepeneurship Monitor (GEM), evidencia que los colombianos son los que más emprenden en Latinoamérica y los terceros en comparación con países de otros continentes: 53% de los ciudadanos afirmó que tiene interés en emprender, mientras en otros países de la región la intención es de 35,5%. Pese a las limitantes que presenta el entorno e incertidumbre que genera emprender, algunos jóvenes ya no piensan en estudiar, graduarse y conseguir un empleo en una gran empresa, por el contrario quieren crear sus propios modelos de negocio.  

Es importante mencionar que existen barreras como falta de financiamiento, infraestructura, acompañamiento y otros, pero también hay que decir que se vienen creando iniciativas privadas, públicas y mixtas para impulsar ideas innovadoras de negocio, lo que viene robusteciendo el ecosistema del emprendimiento y la innovación, siendo más fuerte en algunas ciudades como: Bogotá y Medellín, la primera por ejemplo concentra el 50,2% de las startups de Colombia, según un estudio de INNpulsa. 

 

El anterior contexto se da para afirmar que también hay un auge importante de emprendimientos afro y en este artículo quiero destacar especialmente, los emprendimientos de mujeres, en donde sobresalen los productos para el cuidado del cabello, la piel, accesorios como collares, turbantes, bolsos y aretes. A propósito, recientemente se realizó en Bogotá la feria “Vive tu pelo Afro”, en donde se dieron citan empresarias del cuidado del cabello afro y crespo, un mercado que sigue en crecimiento, pues se pasó de no tener oferta a contar con cerca de 1.500 emprendimientos, así lo afirmó la reconocida periodista, Edna Liliana Valencia, a la Revista Portafolio. 

Veo con gran optimismo este fenómeno, pues es una oportunidad para suplir las necesidades hasta ahora insatisfechas para el cuidado del cabello y la piel de la mujer negra, así como para crear empresa, generar empleo en nuestros territorios y por qué no, consolidar y posicionar marcas con la capacidad de competir con marcas comerciales y tradicionales en el mercado, que hoy son compradas por un gran número de consumidoras afro, que se acostumbraron a usarlas al no tener opciones ajustadas sus necesidades.

 

 

De otro lado, existen referentes importantes a nivel internacional, como dos afroamericanas que crearon empresa cosmética y de moda enfocadas en las características de la mujer afro. Estos casos me parecen interesantes y pueden ser inspiradores para esta generación que hoy decide emprender, es la historia de Madam C.J. Walker y Ade Hassan. 

Madame C.J. Walker nació en las plantaciones de algodón del Sur de los Estados Unidos en 1867 y fue la primera de sus seis hermanos en nacer libre. En 1890 Madame, al igual que otras mujeres, empezó a sufrir de alopecia a causa de la sosa cáustica en los productos para el cabello. Debido a esto, ella decidió empezar a fabricar productos con recetas caseras y venderlos puerta a puerta a mujeres con el cabello afro y crespo, por todo los Estados Unidos. Así Walker, abrió una fábrica y fundo su compañía en 1919, convirtiéndose en la primera mujer afroamericana más rica de los estados Unidos. Madame murió a los 52 años, y para la época, la compañía generaba 3 millones de dólares y contaba con 40.000 empleados. Actualmente, los productos se comercializan en Sephora, un reconocido establecimiento de venta de cosméticos.

 

 

El otro caso inspirador que quiero compartir, es mucho más reciente, se trata de la ropa interior Nude para diferentes tonos de piel: Nubia Skin. Una marca que nació de la frustración de su fundadora por no poder encontrar medias nude que coincidieran con su tono de piel. 

Su creadora Ade Hassan, al crear lencería y medias para una variedad de tonos de piel, vio en Instagram y Twitter el medio ideal para difundir su mensaje, convirtiéndose en una de las pioneras del movimiento de la moda del "Nude inclusivo" y ahora tiene clientes en más de 50 países.

 

    

De esta forma, estas mujeres afroamericanas convirtieron su problema en una idea de negocio para beneficiar a otras mujeres, rompiendo con esquemas miopes en la industria de la moda y la cosmética. Por último, es importante mencionar que con un buen uso de los medios digitales y redes sociales, entre otros, los emprendimientos pueden saltar fronteras.  

 

*Maily Yiseth González: comunicadora de la Universidad de Antioquia, emprendedora y estudiante de la maestría en Gerencia de Mercadeo de la Universidad EAFIT e integrante del semillero de investigación en mercadeo SMART de la misma Universidad.

 

*Las opiniones aquí expresadas son de exclusiva responsabilidad del autor y pueden o no coincidir con las de este medio de comunicación.

 

 

 *Fotografías: cortesía.