Viernes, 12 Septiembre 2014

Dorkas Baustista: “en mi corazón siempre habrá una sonrisa”

“De la abundancia del corazón habla la boca y en mi corazón hay cultura, hay música, hay amor y está Dios, eso es lo que van a encontrar en mis canciones”.

twitter
facebook

Por: Juan Andrés Bustamante 

 

Con una sonrisa la cual estuvo presente en todo el tiempo de la entrevista, nos recibió la cantautora Dorkas Bautista en la comodidad de su hogar. Estuvo descalza como si estuviera en la playa de su tierra natal; San Bernardo del Viento, Córdoba, lugar que nunca ha olvidado a pesar de llevar tiempo fuera de el. Nos dejó ver esa mujer luchadora y creyente en Dios, que solo piensa en cómo hacer música.

Desde niña estuvo rodeada de artistas, de ahí, de forma empírica nació y fue creciendo el gusto por la música folclórica de su región. Y aunque siempre encontró una voz de apoyo que la motivara o le dijera que era una buena cantante, nunca tuvo una ayuda real para decidir vivir de la música. Fue en el 2010, cuando ya estaba radicada en Medellín, que comienza a experimentar sus dotes de cantante en compañía de amigos, es así como ha ido descubriendo la gran artista que es.

 

 

Dejó su carrera de planeación y desarrollo social para ser Dorkas la artista. No le ha temido a las repercusiones por tomar esta decisión, pues siempre se siente acompañada y apoyada por Dios y su familia.

El paisaje costero, la playa, la brisa, la tranquilidad de su pueblo o la comodidad al vestir, le han servido de inspiración para escribir todas sus canciones. “El lugar de donde vengo tiene tanta belleza y es tan inspirador, que siempre veo la gran obra de Dios. Ver el mar, Las palmeras, la arena, mi vida, es ver a Dios y es por eso que desde los 12 años sentía la necesidad de contar lo que veía y desde ahí comienzo a escribir y componer canciones”. 

En Medellín ha logrado escribir varios temas, pero el más representativo es Conversar Contigo: Quiero yo encontrar la fuerza para llegar, poder sentarme contigo,  conversar y preguntar eso que no he entendido en el camino. La cual escribió mientras tenía una discusión con Dios pues pasaba por un momento fuerte. Y si bien, asegura que cada una de sus canciones se dan por algo, es clara en decir que necesita de la soledad para sentirse en conexión con su pueblo, su gran musa de inspiración.

 

 

Música soy es su canción preferida, pues Dorkas no duda en asegurar que quien no la conoce al escuchar este tema, de inmediato sabrá quien es ella. “Música soy, la escribí en un momento que me sentía orgullosa de mi. Habla sobre quien soy, de donde vengo, es la muestra de esas curiosidades que forman parte de mi vida. Definitivamente amo ser quien soy y venir de dónde vengo”.

Esto me fluye por las venas y no lo puedo evitar, porque mi alma se congela si yo dejo de cantar. Esto me fluye por las venas y no lo puedo evitar, porque mi alma se congela si yo dejo de bailar. Coro de Música soy.

El bullerengue, los tambores y Dios, son tres de los pilares que han forjado a la Dorkas Bautista del ahora. La connotación femenina que tiene el ritmo del bullerengue hacen que ella vibre, el canto de mujeres y el ruido de los  tambores transforman a esta artista y generan en ella el deseo de no desprenderse de sus tradiciones. Al rock, al vallenato, al pop- géneros que no trabaja- le incluiría tambores si llegase a inclinarse por uno de estos estilos musicales, pues cuando escucha el sonido de este instrumento en la música, le recuerda de donde viene. 

 

 

Su familia no solo es de músicos, sino de líderes cristianos, esto ha hecho que su conexión con Dios sea directa y por ende no teme mencionarlo en sus canciones. Veo su rostro en cada paso que yo doy, lleno de amargura cuando cristo es la cura, o que te adoren, que te canten, me dice su creación, con tambores y muy fuerte; son fragmentos de sus canciones en donde hace mención de él.

La ciudad ha sido amena con ella, es donde pudo iniciar como artista y le dio la posibilidad de conocer otros músicos de la costa. Asegura sentirse incluida en Medellín, pues esta es la puerta para entrar en las otras ciudades que se vienen a futuro para la expansión de la cantante.

Pero Dorkas no es solo música, alterna su pasión con el trabajo social, ya que forma parte de una fundación que trabaja con niños de San Bernando del Viento, en donde utilizan el medio ambiente, el surf y otras prácticas deportivas de la región, para crear nuevas realidades en ellos. “Yo no puedo aislar lo que hago de mi pueblo. Siempre me van a ver con una guitarra y rodeada de muchos niños, pues ellos son mi motor”.

Sueña conocer el mundo cantando y aunque cumplirlo puede llevarle mucho tiempo, ya lo inició. El año pasado estuvo de gira por Ecuador,  y gracias a la música y la cultura pudo conocer Australia y Estados Unidos, el cual visitará por segunda vez y con mayor tiempo en el 2015. 

Dorkas aparte de cantar toca la guitarra, pero entre risas, y con la afirmación de algunos integrantes de su banda, dice no ser capaz de tener el ritmo al bailar, cantar y tocar el instrumento al mismo tiempo, es por eso que no hace uso de él en sus conciertos. 

 

 

Ha estado alejada de los escenarios y de lo público últimamente, lo que no indica que haya dejado su carrera, la causa de esto es la planeación y grabación de su primer trabajo discográfico el cual estará listo para finales de este año y tendrá ese sello característico de Dorkas. 

Buena música con el sabor del bullerengue, de los ritmos afros y de la costa, la esencia de los tambores y todo lo que venga de África - champeta, hip hop, soul y algunas guitarras del bluss – estarán en este “mágico” álbum, que entre los posibles nombres, podría titularse, según ella: Música soy. 

Vea el resto de la entrevista aquí