Miércoles, 03 Julio 2019

Del sueño a la realidad: ser mujer negra y médica en el Pacífico colombiano

Durante mucho tiempo, el sueño de ser médico/a en la región Pacífica colombiana solo podía ser exactamente un mal sueño.

facebook

Por: Yeison Arcadio Meneses Copete y Claudia Lorena Guerrero Moreno

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

 

 

Durante mucho tiempo, el sueño de ser médico/a en la región Pacífica colombiana solo podía ser exactamente un mal sueño. Un imposible que mayor distancia tomaba en la medida en que más se soñaba con alcanzarle. En los juegos en la niñez y en las fiestas de disfraces muy pocos niños, niñas y adolescentes vestían el sueño-disfraz. La gran esperanza para familiares cercanos y ampliados era que, con el pasar del tiempo, el niño o la niña se deshiciera del sueño, aunque en el fondo se deseara el milagro del santo local, de una ánima bendita abre caminos o de un buen samaritano. 

 

De Izquierda a Derecha: Darling Sinisterra, Flora Murillo, Giselle Salazar, Nasly Garcés, Claudia Guerrero, Eva María Quiñones, Gina Valencia, Claudia Palomino.

 

Las imposibilidades frente a los sueños instaladas en los imaginarios y representaciones sociales tienen razón de ser, así como las velas encendidas al santo patrono y a las benditas/sabias almas del purgatorio, las y los ancestros. Indudablemente, hacen parte de los acumulados históricos de la colonización de las Áfricas, las tratas transatlántica y transmediterráneas, las esclavizaciones, las exclusiones radicales del republicanismo, las lógicas capitalistas, la racialización territorial y las neo/colonizaciones. 

 

 

La exclusión del sistema educativo fue y sigue siendo una estrategia perfecta para la explotación, deshumanización y opresión. Para algunos/as simplemente no pudo ser. Por consiguiente, no era “la ignorancia”, “la baja autoestima”, “la poca perseverancia”, “el poco esfuerzo” o “los complejos de inferioridad”, que pueden construirse cultural y sistemáticamente con el pasar del tiempo, desde donde hablaban las abuelas, abuelos, padres, madres y demás familiares. 

Es la concreción de un sistema social fundado en la injusticia. No por nada hemos estado festejando y mostrando el orgullo con nuestra ekobia Gloria Prado Pino, la primera chocoana y quizás del Pacífico, graduada de la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard, quien responde de forma contundente en una entrevista en Revista Semana: “el hecho de que yo sea en este momento la única chocoana graduada de Harvard, tiene que decirnos algo. Nosotros tenemos en el país un racismo estructural e institucionalizado, y eso hace que las oportunidades se concentren en el centro y no en regiones como el Pacífico

 

 

Los jóvenes negros estamos encasillados en un estereotipo que nos marca en cada paso que damos, entonces ver a una mujer negra, joven, con dos hijos en un espacio en el que no se espera, aún sorprende”.

 

Aunque esta realidad no ha cambiado sustancialmente, en el empeño por escribir desde las polifonías, diversas orillas evidenciaron los caminandares del sueño de ser médico/a en el Pacífico colombiano. En este marco, entre las orillas abrecaminos encontramos cada vez más sueños hechos realidad. La comunidad de médicos y médicas del Pacífico, particularmente médicas y médicos afrocolombianos, crece. Actualmente encontramos un número más amplio de médicas que con rigor, empeño y el acompañamiento innegable de sus familiares, han logrado abrirse caminos en universidades nacionales y extranjeras de Brasil, México, Panamá, Cuba, Argentina, Chile entre otros países, ya no solo en el pregrado en Medicina, sino avanzar en niveles de especialización de gran relevancia para Suramérica, Colombia y concretamente para la región Pacífica. 

 

 

Muchas de ellas persiguen el sueño de regresar al país y sus regiones, el ideal, para poder contribuir en el mejoramiento del sistema de salud y la salud de las gentes de la Región Pacífica colombiana. También, continúan utopiándo en convertirse en mujeres médicas inspiradoras, afrorreferentes de la niñez, adolescencia y juventud Pacífica y afrocolombiana. Afrotopiando, la Doctora Claudia Lorena Guerrero Moreno, decidió liderar una posibilidad de encuentro, intercambio y visibilización entre médicas nacidas o pertenecientes por herencia a la región Pacífica. Esto, también, con el fin de crear un grupo de profesionales de la salud que puedan aportar sus conocimientos para el beneficio de la comunidad afrocolombiana, propuesta acogida con gran entusiasmo por sus colegas. 

 

 

 

Es de este modo como el 31 de marzo del presente año, en el Hospital Universitario del Valle Evaristo García, actualmente gerenciado  por el Administrador de Empresas afrocolombiano, Irne Torres, con la ayuda del Subgerente de Servicios, en ese momento Gerente encargado el Odontólogo Jefferson Ocoró, y bajo el lente del reconocido fotógrafo Carlos Ramírez Gómez, quien tiene una amplia trayectoria y experiencia en la fotografía afro, plasmó en sus imágenes a las Doctoras Maria Darly Sinisterra Benítez, Nazly Garcés Murillo, Giselle Salazar Caicedo, Gina Marcela Valencia Riascos, Flora Patricia Murillo Aguilar, Eva María Quiñones Ibargüen, Claudia Palomino Díaz y Claudia Lorena Guerrero Moreno, 8 mujeres médicas afrocolombianas, con diversas especializaciones y subespecializaciones médicas. 

 

Diferentes rostros e historias de vida bajo un mismo sueño nacido en geografías múltiples del Pacífico que hoy son una realidad. Ellas muestran no solo los caminos espinosos recorridos, sino también su ímpetu, las ganas de creer para crear y las conquistas de familias herederas de una tradición libertaria. En breve, ellas son voces renovadas de la lucha constante por desestigmatizar y transgredir los roles hegemónicamente asignados a las mujeres negras.

 

     

Maria Darly Sinisterra Benítez, nacida en Buenaventura, sus padres son de Buenaventura. Estudió Fonoaudiología en la Universidad Católica de Manizales. Medicina General en la Fundación Universitaria San Martín, Especialización en Otorrinolaringología de la Universidad de Panamá, Hospital Santo Tomás.

Nazly Garcés Murillo, nacida en Cali, su madre es también de Cali, su padre de Buenaventura, estudió Medicina en la Universidad Santiago de Cali. Cirugía General en Hospital Santa Casa da misericordia en Río de Janeiro. Cirujana Plástica de Universidade Federal do Estado do Rio de Janeiro.  

Giselle Salazar Caicedo. Nacida en Buenaventura, padres de Buenaventura. Estudió Medicina en la Universidad Santiago de Cali. Anestesiología del Hospital Universitario Cajuru Curitiba Brasil.

Gina Marcela Valencia Riascos. Nació en Buenaventura. Padre de Istmina, madre de López de Micay. Estudió Medicina en la Universidad Central del Valle del Cauca (UCEVA). Pediatría en la Universidad Libre Seccional Cali. 

Flora Patricia Murillo Aguilar. Nacida en Cali, padres de Condoto. Estudió Medicina en la Universidad del Valle. Pediatría en la Universidad Libre Seccional Cali. Hematooncología Pediátrica en Universidad Militar Nueva Granada. 

 

 

Eva María Quiñones Ibargüen. Nacida en Buenaventura. Padres de Buenaventura. Estudió Medicina en Universidad Libre Seccional Cali. Radiología en Universidad de Ciencias Médicas de la Habana. Actualmente cursa Subespecialización en Radiología Intervencionista Vascular y Periférica en Universidad Autónoma de México. 

Claudia Palomino Díaz. Nacida en Quibdó. Madre Caleña, Padre chocoano. Estudió Medicina en Universidad Militar Nueva Granada. Actualmente cursando el último año de Especialización en Ortopedia y Traumatología en Universidad el Bosque.

Claudia Lorena Guerrero Moreno. Nacida en Buenaventura, padres de Buenaventura. Estudió Medicina en Universidad Libre Seccional Cali. Especialización en Administración en Salud Universidad Javeriana Cali. Pediatría Universidad de Panamá, Hospital del Niño Dr. José Renal Esquivel. Actualmente cursando último año de Subespecialización en Neonatología en la Universidad de Panamá en dicho hospital. 

 

 

Sobre el fotógrafo: 

Carlos Ramírez Gómez. Nacido en Cali, hijo de Madre de Tumaco y padre de Jericó, Antioquia. Fotógrafo desde el año 1981. Estudió inicialmente fotografía en la ciudad de Bogotá con Nereo (uno de los mejores fotógrafos colombianos), luego continúo sus estudios en Parson Art and Design School en New York. Posteriormente en la Escuela de Fotografía del Valle en la ciudad de Cali. Posicionado como uno de los mejores en fotografía afro del País.

 

Yeison Arcadio Meneses Copete: Miembro del Colectivo Ampliado de Estudios Afrodiaspóricos, CADEAFRO. Magister en Educación de la Unviersidad Pontificia Bolivariana -Sede- Medellín. Doctorante en Estudios Hispánicos y Latinoamericanos de la Universidad de Perpignan, Francia.  

 

*Las opiniones aquí expresadas son de exclusiva responsabilidad del autor y pueden o no coincidir con las de este medio de comunicación.

 

Ver más columnas de Yeison

 

 *Fotografía: Cortesía.