Sábado, 14 Marzo 2015

“De a poquitico” avanza Jackson Mosquera en su carrera musical

“cuando veo al público que está gozando yo estoy gozando. Soy un músico de otra escuela”

twitter
facebook

Por: Juan andrés Bustamante

 

El cantante de Buchadó, un pueblo antioqueño, haciendo honor a sus raíces, deja entrever que “talento es lo que hay”. Y aunque inició en los coros religiosos, su sabrosura lo hicieron terminar en los géneros bailables: salsa y tropical. 

Exponente de pura arrechera en el escenario, Jackson lleva varios años trabajando y tratando de salir adelante en la industria musical. Él, quien combina su pasión con la educación, pues es maestro de un colegio de Medellín, maneja su propia carrera artística.

La primera vez que el país conoció a Jackson Mosquera fue en el reality de televisión “Factor X” interpretando la canción La vamo' a tumbar de la agrupación Saboreo, de la cual, él era el vocalista. En el concurso Jackson logró destacarse y a pesar de que no ganó, si logró el reconocimiento y el cariño del público.

 

 

Reconocimiento que Jackson estaba buscando y es por eso, que desde pequeño se movía en la industria musical. Esa búsqueda comenzó en Quibdó. Lugar donde hace sus primeros “pinitos” como cantante en el coro de la iglesia. Luego recorrió Frontino y Turbo, en Antioquia, municipios en donde terminó el bachillerato; después, decide regresar a la capital chocoana, en donde comenzó a cantar con las agrupaciones nacionales e internacionales que visitaban la ciudad.

Para Jackson la carrera de artista se iba haciendo más creíble, y todo gracias al surgimiento de la agrupación Saboreo de la cual él hacía parte. Ganadores de La Feria de Cali en el 2000 https://www.youtube.com/watch?v=EefXuaI9CDQ y del Festival de Música Petronio Álvarez.

Jackson Mosquera, no solo es un artista tropical, también es un profesional en Biología con énfasis en recursos naturales, carrera que estudió en la Universidad Tecnológica del Chocó, ya que “como soy una persona de campo, quería incursionar con el cuidado de lo natural y adentrarme a la selva para crear estaciones forestales”, pero como sus expectativas no se dieron en el departamento, decide trasladarse para Medellín y es allí, en donde encuentra trabajo como profesor de bachillerato. Profesión que ejercía en el momento de pasar al Factor X. Programa de televisión más visto para esa época en el país, y el cual, según él, lo graduó como artista.

Pero después de salir del reality, en su vida todo volvió a la normalidad, lo único diferente era que ya tenía reconocimiento, más no, un patrocinador que le ayudara a realizar su primera producción discográfica.

Con Discos Fuentes graba su primera producción llamada El Color del Negro, y aunque había muy buenas expectativas sobre el proyecto, el disco no funcionó. Jackson asegura no saber qué pasó: “no hubo promoción y a pesar de que existía un contrato, no se hizo nada y me ha tocado a mí solo proyectarlo y promocionarlo en los diferentes lugares que me presento”.

 

 

Ya han pasado 10 años desde que participó en el Factor X y Jackson sabe muy bien que ser músico en Colombia no es fácil y es ahí cuando agradece a sus padres por darle el estudio. El “plan b” como él lo llama, es le ha ayudado, en parte, a sostenerse en este tiempo. “Lastimosamente las grandes orquestas y los grandes artistas han surgido por la ayuda de un padrino… y pues Jackson no ha contado con la bondad de esa persona que invierta en su proyecto”.

Su gran aliado ha sido las redes sociales y aprovechando que son gratuitos y de buena difusión, se mantiene en contacto con su público, subiendo fotos y videos para que la gente se entere y sepa que la esencia y el espíritu de Jackson como artista siguen presentes.

Aunque en la actualidad no cuenta con una “fuerte” vigencia musical, y a diferencia de muchos participantes de realitys shows, que pasan al olvido, Jackson continúa la lucha por ser un artista y ya tiene un disco grabado, el cual, le dejó sinsabores y ahora se la juega por el sencillo De a poquitico, un tema que nuevamente muestra su estilo tropical.

En su ahora, Jackson ocupa su tiempo entre los tableros y cuadernos, pues su esencia alegre que lo caracteriza, le sirve para educar a los hijos de Antioquia. También se la ha pasado escuchando a baladistas como José José, Camilo Sexto, para entrar en la moda de tomar baladas y fusionarlas en salsa con ese sabor afro, y así, sacar un nuevo trabajo discográfico con una voz tropical, certificando que hay un gran artista preparado para grandes retos.

*Fotos: Cortesía del artista