Martes, 07 Noviembre 2017

Bailando por la educación de Colombia

En la vida muchas cosas valen la pena, pero ayudar a otros por medio de una pasión es algo significativo y poderoso. El baile más allá de diversión es un canal para lograr cosas maravillosas y en este artículo se encuentra la muestra de ello.

twitter
facebook

Por: Katherine Marín Ramírez

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

 

Las cifras de educación superior en Colombia no son las más alentadoras, ni tampoco las que nos destaquen, aunque hay más oportunidades que antes se sigue presentando que las personas que habitan zonas alejadas a las grandes ciudades del país les sigue costando poder acceder a un pregrado o posgrado, por diferentes circunstancias.

La falta de estrategias en este tema hace que se creen (afortunadamente) iniciativas poderosas que dan ese empujón que muchos necesitan para completar su educación profesional o empezarla, esa oportunidad que han estado esperando para desarrollar su potencial en el tema que los apasiona, en eso en lo que sueñan en convertirse para seguir aportando desde su conocimiento al desarrollo de una mejor sociedad.

Una de esas iniciativas viene desde la Fundación Juan Pablo Gutiérrez Cáceres, que dentro de sus múltiples programas y ayudas este año se estrenó con Chocó to Dance, que es sencillamente educación por educación, si así como lo leen, ellos cuentan con personas muy talentosas en el baile que por medio de una plataforma enseñan a otras personas a encontrar el ritmo que tenían perdido, a moverse básicamente o también a ser los más tesos en el baile, a cambio de qué… de ayuda económica para impulsar el talento de quienes se quieren seguir preparando en la vida para ser grandes profesionales.

Cuenta Juanita Sáenz directora de la fundación que el proyecto Chocó to Dance se genera para aportarle sostenibilidad a la fundación, para que mientras baila la gente se apoye la educación de los jóvenes del Chocó y ayudar a construir sus sueños.

¿Y por qué empezar por Chocó?, sencillo, porque resaltar el talento de los chocoanos es necesario, porque además tienen limitaciones para acceder a la educación superior, también porque saben que allá bailan por naturaleza y explotar (en el buen sentido de la palabra) ese talento es un buen canal para lograr solidaridad.

Franklin Moreno que es el coordinador de los bailarines de esta bonita iniciativa, él cuenta con entusiasmo como con las clases virtuales la gente puede aprender a bailar champeta, salsa, reggaeton y salsa choke, lo único que necesita son las ganas y querer contribuir a la causa. Él lleva dos años poniendo su baile como medio para que la gente done con amor a la educación y que esos recursos lleguen a quien más lo necesita y anhela. Enfatiza Franklin que la plataforma está permitiendo que su cultura se pueda visibilizar y mostrar que cuando varias fuerzas se unen por causas tan positivas el resultado no va ser otro que el éxito.

La plataforma digital funciona las 24 horas del día y por medio de ella las personas pueden aprender a bailar, con el plus que el pago de 99 dólares por sus clases va a una buena causa. Cuenta Juanita que la idea de este proyecto tan llamativo es unir cultura, educación y arte, ya que esta es una alianza ganadora, con la intención de mostrarle a las entidades gubernamentales las bondades de este proyecto.

Daniela Giraldo, beneficiaria de educación por educación

Daniela es historiadora y geógrafa, ella realizó un seguimiento a la fundación y vio que tenía la posibilidad de ser beneficiaria y estudiar la especialización en Gestión Ambiental, algo que para su carrera ha sido un excelente complemento, dado que el enfoque de su proyecto es recolectar las memorias de las mujeres víctimas de la violencia y la gestión ambiental le permite trabajar desde el tema territorial, ver como tienen injerencia estas mujeres en su territorio desde la planeación y cómo lo entienden si fueron desplazadas, canalizando esto como una herramienta para su empoderamiento.

Esta chica soñadora ha logrado por medio de la beca sacar adelante sus ideales y por medio de su pasión aportar a la sociedad con su trabajo, de la mano de todas las mujeres que han sufrido la violencia.

Entonces, si en la ciudad donde usted se encuentra querido lector llega esta danzatón, no dude ni cinco minutos en hacer parte de esta maravillosa iniciativa, recuerde que por cada paso que de está aportando a la educación de una persona con muchos sueños; o si lo prefiere acá le dejo el link  (da clic aquí) para que entre, pague su membresía, se vuelva un experto bailarín y le quede en su corazón esa linda sensación de apoyar a alguien que quiere seguir construyendo su futuro por medio de la educación. 

 

 

  
Fotografías: Melissa Márquez Mena.