Martes, 03 Abril 2018

Arte negro, Presencia en tierra extranjera

“Basta ya que el colono cuente mi historia, basta ya que el colono  me  estudie. Voy a  estudiarme yo,  voy a estudiar a los míos y  vamos a construir nuestra información”. (Astrid González, 2017)

twitter
facebook

Por: Isabel González Quintero

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

 

Astrid González Quintero, es una artista plástica colombiana quien ante la urgencia y la necesidad como mujer afrodescendiente, ha basado su trabajo artístico en contar nuestra historia negra. En este mes inauguró su segunda muestra de la exposición “Cultura negra” en la ciudad Santiago de Chile, serie fotográfica que revisa el anterior cimarronaje y las dinámicas de destierro contemporáneas.

“Mi obra es un proyecto de investigación,  creación que partió en los últimos semestres de carrera en una búsqueda personal íntima, que me llevó rápidamente a constituir y encaminar mi proceso de identidad afrocolombiana”

 

 

“Cultura negra” reúne una serie de reflexiones sobre cómo se ha manifestado simbólicamente el legado africano en la diáspora negra presente en América. A través de objetos como el joto afrodescendiente, series fotográficas, textos y videos; la artista nos muestra los símbolos milenarios que fueron traídos en la trata esclavista y confundidos por la estereotipada perspectiva del contexto colonial.

 

 

El escenario del arte plástico en Colombia es bastante diverso, en ciudades como Bogotá, Medellín y Cali, los artistas han estado realizando múltiples propuestas para deselitizar el arte plástico, y hacerlo asequible para todas las personas interesadas. Así, Las propuestas de un público nuevo, con artistas emergentes que tienen ofertas culturales inclinadas a lo étnico y lo identitario han estado en auge, y son  estos espacios del arte los que le interesan a Astrid. Por ello, el deseo de marcar la diferencia la motivó a partir del país y radicarse en la capital chilena.

 

 

Sin embargo “al llegar a Chile, encontré que este tipo de reflexiones no están tan en auge como en Colombia, y de alguna u otra manera, eso generó un choque con el ritmo con el que venía trabajando en la universidad”.

No obstante, ha logrado llevar a cabo sus dos exposiciones individuales en el año y medio que lleva en dicho país. De igual modo, se destaca como miembro activo de la organización a nivel mundial de Universal Zulu Nation, siendo la coordinadora del Capítulo Quimbaya en Colombia y subdirectora del Capítulo Chili Mestizo en Chile. Además, trabajó durante un año en el colectivo de mujeres negras y migrantes llamado Microsesiones Negras.

“Este es un espacio para hacer reflexiones relacionadas directamente con la mujer negra/afrodescendiente, su relación con el contexto no negro, y las estrategias que ha utilizado para reivindicar el legado africano en América”. 

 

 

La recepciones de sus obras en un país extranjero, no fue un obstáculo para el crecimiento profesional  de esta artista “me ha impresionado la buena recepción que ha tenido la obra, con público de todo tipo, creo que estoy en el inicio del camino a lograr conciliar el discurso de lo negro en obra plástica”.  Así, ante la pregunta ¿qué nuevas propuestas preparas para el futuro? La colombiana de veintitrés años nos comenta que “aparte de agendar nuevas exposiciones, planeo mediarlas para un público en particular y son niños, niñas y jóvenes migrantes afro”.

Su exposición estará disponible hasta el 31 de marzo del 2018 en la biblioteca Viva sur, en el Centro comercial Mallorca Plaza Sur (Chile).

 

 

 

 

 

 

*Fotografías: Cortesías de la artista.