Viernes, 01 Diciembre 2017

112 kilos para impulsarse con fuerza hacia el futuro

Wilinton es un atleta de alto rendimiento que no pasa desapercibido al cruzárselo en la calle, conoce porqué.

twitter
facebook

Por: Fernando Hurtado

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

 

Wilinton Aguilar Murillo, nacido en Chocó pero criado en Medellín es un atleta de 24 años de los cuales los últimos 7, han sido  dedicados a la práctica de impulsión de la bala.

Su nombre  recuerda al conocido ex jugador Willintong Ortiz, pero él en lugar del fútbol encontró su pasión en el lanzamiento de jabalina, y más adelante  con el ánimo de ser más eficiente, comenzó a practicar la impulsión de la bala donde encajó de manera más acertada, dando mejores resultados y logrando más nivel.

La impulsión de la bala, como práctica deportiva requiere al igual que otras disciplinas atléticas dedicación y entrenamiento. Consiste en lanzar a través del aire y con un ángulo específico, una esfera de metal de 7,26 kg en el caso masculino y de 4 kg en la categoría mujeres.

El lanzamiento está delimitado por un círculo de 2,1 metros de diámetro y diferentes aspectos técnicos de posición, ángulo, fuerza y demás movimientos  que involucran todo el cuerpo para alcanzar la mayor distancia al atravesar el aire con la bala.

Como deportista de alto rendimiento, Wilinton comienza sus jornadas de entrenamiento bastante temprano junto a sus compañeros en la liga de atletismo, bajo la mirada experta de su entrenador que corrige cada lanzamiento.

"Ser deportista es  hermoso pero muy exigente, a uno le toca hacer sacrificios para llegar a otro nivel".

Las semanas transcurren con entrenamientos en la zona de lanzamiento y fortalecimiento en el gimnasio. Como resultado de la disciplina Wilinton cuenta que entre sus logros deportivos ha estado en el podio de juegos departamentales, nacionales y otras competencias, en repetidas ocasiones. Al igual que otros atletas la meta a futuro es llegar a participar y ganar unas olimpiadas, por eso se prepara para Tokio 2020.

La vida de un atleta  se trata también de equilibrio, de estar bien consigo mismo y con los suyos. Es por eso, que este tecnólogo en electricidad dedica tiempo para sí, con actividades sencillas como, jugar play, compartir con amigos y familiares y caminar por ahí para relajarse, como lo dice él. También tiene en sus planes próximos comenzar su formación en gastronomía porque a quien que le gusta comer bien y saludable, le termina apasionado hacer sus propios platos.