Martes, 20 Noviembre 2018

Sigo siendo de mi tierra

Sandra lleva 10 años en Medellín, pero cuando piensa en su tierra trata de disimular que sus ojos se llenan de lágrimas. 

twitter
facebook

Por: Katerin Panesso

kEsta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

 

Es que allá, en el Valle de Sibundoy, deja no solo a su familia. También se queda parte de su historia, sus orígenes y ese aroma a hogar que solo lo siente con su comunidad Inga, del municipio de Santiago (Putumayo). 

Llegó aquí, como muchos de sus coterráneos, a buscar mejores oportunidades. Y como muchos de ellos, la ciudad la cuestionó, la impresionó y la asustó. “Es que aquí todo se mueve a un ritmo muy acelerado y si seguimos ese ritmo perdemos nuestra identidad”, dice.

 

 

Entró a la Universidad de Antioquia a estudiar Psicología, y la manera que encontró para no sentirse sola fue integrándose con otros paisanos que estaban en la ciudad, indígenas de todas las regiones de Colombia que se encontraban en un grupo llamado Carlos Tamabioy, que tiene como misión fortalecer la identidad indígena y proyectar su trabajo en la comunidad, un grupo en el que es reconocida por su liderazgo.

 

 

Y ese entramado de saberes comenzaron a conocer las características y talentos individuales que tenían y así nació el Grupo de Danzas –Dansur Andino- conformado desde hace 9 años con el propósito de hacer arte y contar historias a partir de la cultura y la danza para el fortalecimiento de sus ideologías,  costumbres y creencias tradicionales. 

 

 

Por ahora, el grupo de danzas lo integran 32 personas, entre estudiantes de toda el área metropolitana y egresados. “Es un proyecto de familia”, manifiesta Sandra quien también asume el rol de tesorera, líder y bailarina. No puede asumir más, porque también es madre y se encuentra realizando una Especialización en familia, infancia y adolescencia con la Corporación Universitaria Uniminuto.

 

 
“Nos hemos ido vinculando a proyectos, abriendo caminos, tocando puertas y diciendo con arte que los indígenas estamos aquí, así sea de paso. Ya las universidades saben que existimos y nos tienen en cuenta. Nosotros somos más que estadísticas y tenemos otras formas de reivindicación y aportes al desarrollo social”.

 

 

 

*Este contenido se realiza gracias al apoyo de la Alcaldía de Medellín, en el marco de la campaña Medellín Siente sus Raíces.

 

 *Fotografías: Alexandra López Asprilla.

Lea También

  • ¿Ya conoces el programa Generación E?

    El programa Generación E es la oportunidad que tienen miles de jóvenes del país, para acceder a la Educación Superior.

  • Medellín reinauguró su primera ludoteka étnica

    Se realizó en Medellín la reinauguración de la primera ludoteka étnica de la ciudad, un espacio para que los visitantes se conecten con sus raíces y su cultura.

  • Quinamayó, el pueblo afro que celebra la navidad en febrero

    Este pueblo habitado en su mayoría por descendientes de personas traídas de África en condición de esclavización, adora al Niño Dios en una fiesta en febrero y no en diciembre.

  • Conexiones de una ciudad artística, estética y cultural

    El pasado 12 de diciembre Vive Afro se hizo presente en la Feria de la Formación Artística y Cultural 2018, conociendo cómo desde las comunas de Medellín se están construyendo conexiones por medio del arte y la cultura.