Lunes, 07 Agosto 2017

“¡Si es negro, fijo es ladrón!”

Comentarios de esta índole siguen perpetuándose en el pensamiento de una sociedad racista que no logra discernir entre el color de la piel y la falta de valores del ser humano.

twitter
facebook

Por: Xiomara Tejada Tejada

Estudiante de Artes UdeA

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

 

Entre las dinámicas racistas que se han instaurado en nuestra sociedad, está la de hacer comentarios y ventilar criterios equívocos que lo único que producen es la perpetuación del pensamiento colonialista, el cual todo el tiempo está en miras de pisotear a un grupo, en especial de personas que han sido víctimas de la trágica estupidez humana, segregándolos y llamándolos siempre con nombres que nunca les han pertenecido, en este caso el de “ladrón”.

Vivimos en un país con un alto índice de vandalismo donde apenas se le hacen rezos a la paz por si algún día se anima a llegar, de allí que todo el tiempo estemos a la defensiva frente a situaciones que pueden atentar contra nuestra integridad y seguridad, pero la pregunta es ¿hasta donde pensamos en cuidar la integridad del otro? ¿Acaso solo importa la nuestra? 

Medellín es una ciudad en la cual reside un alto porcentaje de la comunidad Afrocolombiana, sin embargo, el racismo sigue poniendo unas trincheras que distorsionan sus potencialidades y el verdadero sentido de la presencia de ellos en la capital. Un ejemplo de esto es la referencia que tienen las personas cuando los encuentran conglomerados en el centro de la ciudad, donde la única explicación que suponen a tal encuentro es que son un grupo de ladrones o en el peor de los casos, un montón de rateros.

 

 

Esta situación resulta bastante triste e irónica, estamos acostumbrados a caminar rápido, con la maleta trepada en el pecho y los ojos de lince para evitar un atraco, y si de casualidad pasa un negro corriendo en medio del trajín entonces se activa la alarma y con mezquindad e ignorancia se asegura que acabó de robar o que quién sabe qué andaba haciendo, porque claro, un negro no puede llevar afán y además ¡si es negro, fijo es ladrón! Al parecer tienen la idea de que robar es genético, pero no, no lo es, lo miserable es ser racista lo cual tampoco es genético.

Podría pasar una maratón de mestizos corriendo y no pasa nada, pero ¿un negro corriendo en pleno centro? Eso sí que les ha de parecer muy sospechoso, porque si un blanco te atraca no se anda diciendo de que los blancos son lo peor, pero dios no quiera que esto lo haga un negro porque ahí si toda su raza la paga. Todo esto es consecuencia del colonialismo, el cual ha hecho estragos en nuestras relaciones humanas y nos enseñó según sus intereses a odiar y despreciar radicalmente al otro sin ninguna razón.

La tarea de acabar con estos juicios absurdos es bastante complicada pero no es imposible, hay que empezar por corregir desde el vocabulario todas esas frases que se dicen sin pensar, sin tan siquiera entender el nivel de gravedad que poseen. Es necesario dejar de hacer parecer chistoso decir que nos negrearon, o que trabajamos como negros para ganar como blancos, pues este tipo de expresiones no aportan nada positivo a la concepción de una sociedad íntegra que en realidad esté dispuesta a ofrecer igualdad de condiciones.

 

*Las opiniones aquí expresadas son de exclusiva responsabilidad de la autora y pueden o no coincidir con las de este medio de comunicación.

 

 

*Ilustraciones: Tin Okamura (http://timokamura.com/), Penciled celebrities  (http://penciledcelebrities.tumblr.com/)

 

Lea También

  • Afronet, un espacio para mujeres poderosas y empoderadas

    Con la idea de tener una red de mujeres talentosas y que sus emprendimientos sean visibles, surge la  propuesta de Afronet la cual está generando un apoyo constante entre emprendedoras de la ciudad de Medellín. 

  • Mina y cuadrado unidos no solo por el fútbol

    Nuestros compatriotas en sus clubes ponen a gozar a sus compañeros con el baile y la alegría afrocolombiana, es así como Jerry Mina y Cuadrado no solo comparten su amor por el fútbol sino también por el baile.

  • Con Vive Afro viaja al Petronio Álvarez

    Esta será una experiencia única para disfrutar del Petronio Álvarez el evento más importante de la música del Pacífico.

  • Cinco eventos para conmemorar el mes de la Afrocolombianidad

    Conferencias, exposiciones y muestras culturales son algunos de los eventos liderados por organizaciones afro para conmemorar 167 años de abolición de la esclavitud.